Back to top
El OECM encourage le gouvernement à une régulation urgente du cannabis médicinal

Los pacientes españoles que usan cannabis con fines médicos no están comprando lo que las marcas dicen venderles. Según un estudio del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, solo cinco aceites enriquecidos en cannabidiol, de los quince analizados, cumple con los niveles de CBD que dicen tener en su composición. El OECM insta al gobierno a una regulación urgente del cannabis medicinal, para que esta situación cambie.

Imagina que vas a la farmacia a comprar una caja de Ibuprofeno 600 mg y te venden uno que en realidad tiene 550 mg o 560 mg. Estás pagando por una cantidad y crees que la dosis que vas a tomar es la que se indica en la caja. ¿Qué cara se te quedaría al saber que los niveles del fármaco que estás comprando están por debajo de los que promete en su composición?

Aceites más demandados por los usuarios

Esto es lo que ha analizado el OECM en un estudio analítico de muestras de aceites comerciales de cannabis enriquecidos en cannabidiol realizado durante 2018. Lo han hecho con la colaboración de personal técnico cualificado de dos entidades diferentes. Por un lado, la Unidad de Análisis de Estupefacientes del Laboratorio de Salud Pública de Madrid (Ayuntamiento de Madrid). Y por otro lado, del Laboratorio de Fundación CANNA.

El objeto de estudio han sido dos lotes distintos de 15 marcas de aceites. Han elegido los que más suelen comprar los pacientes y los que suelen tener más búsquedas en buscadores web como Google. “Consideradas como representativas de las pautas de consumo por los usuarios medicinales de España”, según indica el OECM en el estudio analítico de calidad y seguridad de aceites comerciales con cannabidiol.

“Hemos comprado los aceites como si fuéramos pacientes, de hecho, tenemos todas las facturas que dan fe de ellos. La compra se ha hecho en enero y luego en julio, para ver qué pasa con la continuidad del lote. Saber qué cannabinoides se obtienen comprando en enero y que cannabinoides se obtienen comprando meses después. Creemos que es importante”, ha declarado en rueda de prensa la presidenta del OECM, Carola Pérez.

Niveles de CBD insuficientes

Solo 3 de los 15 aceites analizados presenta niveles de CBD que se adecuan a lo etiquetado en uno de sus lotes. Sin embargo, el otro lote no se corresponde con lo que promete. 7 de los 15 aceites analizados presentan niveles de CBD que no se corresponden con el etiquetado en ninguno de sus dos lotes. En dos de los casos las cantidades de CBD detectadas son muy inferiores a las etiquetadas. Solo hay un caso curioso de un lote que presenta más CBD del que dice contener en su etiqueta.

El resumen, con respecto a los fitocannabinoides, es que solo 5 de los 15 aceites analizados cumplen muy bien, 3 de las marcas cumplen parcialmente y 7 tienen diversos problemas en cuanto a la cantidad real de CBD que presentan en su etiquetado. Se pueden conocer todos los detalles técnicos en el informe publicado en la web del OECM.

Metales pesados y plaguicidas

Este estudio del OECM también ha analizado como variable los materiales pesados presentes en los 15 aceites. En general, según ha comentado el Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Guzmán, en rueda de prensa, estas cantidades son insignificantes. También lo son los niveles de plaguicidas encontrados, tercera variable analizada. 6 de las 15 marcas analizadas están completamente limpias de plaguicidas y de metales pesados, pero no hay nada alarmante.

Etiquetas que llevan a la confusión

Además, el OECM considera que algunos términos que usan las marcas en su etiquetado son equívocos y podrían mejorarse, ya que pueden llevar a una confusión sobre lo que el aceite contiene realmente. Fitocannabinoides naturales, extracto de cáñamo rico en fitocannabinoides, extracto de aceite de cáñamo o aceite de cannabinoides son algunos de los términos usados.

“Muchas veces no queda claro lo que la marca ha utilizado como materia prima y lo que quiere llevar como producto final al consumidor”, ha señalado en rueda de prensa Manuel Guzmán.

“Sería recomendable en general, que las marcas revisaran con detenimiento el etiquetado de sus productos y comprobaran que es completamente preciso. Y la trazabiildad de un producto conlleva un conjunto de medidas, acciones y procedimientos que permiten identificar cada lote de dicho producto desde su origen hasta su destino final. Lo cual asegura al usuario un consumo seguro y controlado. Por ello sería deseable implementar un marco regulador ad hoc para poder evaluar adecuadamente la calidad y seguridad de los aceites de CBD utilizados por usuarios medicinales. Así como para controlar su producción, elaboración y distribución”, ha declarado Manuel Guzmán.

La solución es la regulación

“No es el primer estudio que el observatorio hace de calidad. El año pasado hicimos un estudio junto con Madrid Salud en el que analizamos la calidad del cannabis de 10 clubes de Madrid. Nos preocupamos mucho por la calidad de qué estamos tomando los pacientes”, ha declarado la presidenta del OECM Carola Pérez.

Aunque en general el estudio indica que los niveles de CBD indicados son moderadamente inferiores, hay que subrayar que el paciente no está ingiriendo por lo que está pagando. Según ha informado Manuel Guzmán, el deseo del OECM es continuar vigilando, realizando este tipo de estudios analíticos.

“La no regulación de ciertas sustancias conlleva el no control de la sustancia”. Por ello, la solución a un consumo seguro por parte de los pacientes sería la regulación urgente del cannabis con fines medicinales, han manifestado desde el OECM.

The cultivation of cannbis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.

Comments

The cultivation of cannbis for self-consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.