Back to top
Question: 
Buenas tardes, ¿el consumo de cannabis es motivo para ser sancionado por dopaje?
Answer: 

Hola Lectores,

La Agencia Mundial Antidopaje (en adelante AMA) no sólo persigue aquellas sustancias que mejoran la fuerza, la velocidad o la resistencia sino que prohíbe cualquier otra que tenga cualquier efecto sobre el deportista, incluidos los relativos a cuestiones tan subjetivas como el incremento de la confianza o la mitigación del estrés.

El hecho de que el cannabis esté considerado como una droga es una circunstancia que, desde luego, ha ayudado a que el Comité Olímpico Internacional vede su utilización.

Viene esta introducción al caso porque a día de hoy no existen pruebas científicas concluyentes sobre el hecho de que el cannabis favorezca o mejore el rendimiento deportivo. Si enfocamos el debate desde este punto de vista podemos perdernos en un marasmo de opiniones encontradas: desde las que lo consideran inane, pasando por las posiciones intermedias que le confieren efectos relajantes y antiinflamatorios, hasta aquellas que lo conceptúan, incluso, como pernicioso.

No es éste el espíritu de estas líneas. Lo que se pretende con este artículo, a no ser que los comentarios nos lleven por otros derroteros, no es disertar sobre la fenomenología del cannabis sino determinar la legislación vigente al respecto.

España es un país firmante de la Convención Antidopaje de la UNESCO y es por ello que está obligada a cumplir con las proscripciones dimanantes de este compromiso. En lo que atañe a nuestro ordenamiento jurídico, el Código Antidopaje se ha actualizado mediante la Resolución de 30 de diciembre de 2016, de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes, por la que se aprueba la lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte.

Esta norma es un trasunto del Código Mundial Antidopaje redactado por la AMA. La AMA facilita anualmente una lista en la que relaciona las sustancias (y los métodos prohibidos) que los deportistas no pueden tomar. Dentro de esta lista se encuentra el cannabis en los siguientes términos:

Nótese que el Cannabis Sativa está conformado por unos 420 compuestos químicos de los cuales los más importantes son el Δ9-tetrahidrocannabinol (Δ9-THC); el Δ8-tetrahidrocannabinol (Δ8-THC); el cannabinol (CBN) y el cannabidiol (CBD) y que la lista de la AMA sólo incluye el componente que más descolla por sus efectos psicoactivos.

Sentada esta curiosidad, es fundamental destacar el hecho de que el cannabis sólo está prohibido en competición. Remarco las palabras en competición porque, a diferencia de lo que sucede con, por ejemplo, los anabolizantes, la hormona del crecimiento o las transfusiones sanguíneas, que están prohibidos en todo momento, el uso del cannabis está tolerado fuera de estos períodos.

Es más, no basta con que en los análisis se detecte la presencia de cannabis sino que es necesario que se rebase una determina concentración. La cantidad a partir de la cual se considera positivo se ha incrementado considerablemente en los últimos tiempos; así, antes del año 2013 el límite estaba estipulado en 15 ng/ml y desde ese año el límite se ha elevado hasta los 150 ng/ml.

En román paladino, antes se podía dar positivo por el mero hecho de ser fumador pasivo, ahora, con la elevación del límite en diez veces más, es necesario ser fumador habitual para superarlo.

Sobre la justicia o injusticia de castigar al deportista que ha consumido cannabis es ilustrativo el caso del español Gervasio Deferr a quien la Federación Internacional de Gimnasia (FIG) le privó de la medalla de plata que ganó en los Mundiales de Debrecen (Hungría) en noviembre de 2002.

Y ese debate, que se rehuía al principio del texto, no deja de ser, en definitiva, la esencia de la prohibición. Las normas no pueden ser caprichos: tienen que responder a una finalidad. En el caso del dopaje, el incremento del rendimiento deportivo.

No parece muy lógico castigar a una persona por la ingesta de una sustancia si antes no se ha demostrado que puede influir positivamente en sus resultados deportivos.

Saludos glaucos,

The cultivation of cannbis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.

Comments

The cultivation of cannbis for self-consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.