Back to top
The Culture High, el documental sobre los motivos de la prohibición que tienes que ver

El comienzo de The Culture High (Brett Harvey, 2014), Cultura colocada en español, es tan impactante que no sé si podría volver a verlo de nuevo. Un equipo armado de policía del SWAT de Columbia (Armas y Tácticas Especiales) allana una morada familiar, solo porque entre su basura habían encontrado restos de marihuana y una pipa. Disparan al perro, un corgi, y la familia despierta aterrorizada. El mensaje es demoledor. Aunque el cannabis sea algo común en tu vida, que no esté aún regulado significa que las autoridades pueden tomarse la justicia de muchas formas, incluso con violencia. 

Podemos ver The Culture High a través de la plataforma Netflix o de su página web. Este documental de 2014 se estrenó en el Festival Cinematográfico Internacional Cinéfest de Sudbury. Ganó el premio al Mejor Documentaly fue nominado como Mejor Guión de no ficción, Mejor Sonido y Mejor Narrador en los premios AMPIA 2015, entre otras muchas nominaciones. Su puntuación en Filmaffinity es de 7,3 y su precuela, The Union: The Business Behind Getting High (2007), del mismo director, Brett Harvey, es de 7,5.  

Para hablar de cannabis, el narrador nos habla de cuidados y de que actualmente los hemos sustituido por el individualismo. Además, en el documental nos hacen algunas preguntas: “¿Qué es lo que define una cultura? ¿La forma de controlar a la población? ¿Los cuidados que se dispensan a los enfermos? ¿El modelo de gobierno? ¿La manera de compartir información?” y viajamos a 1937, momento en el que se prohibió la marihuana en EEUU, setenta y siete años atrás. En 1961 su criminalización tenía ya un alcance global. 

La pregunta de si la marihuana debería ser legalizada es resbaladiza para los gobiernos, que prefieren no responderla. Y el tabú y estigma que arrastra su sombra se convierte en caricatura deformada según lo que cada medio de comunicación se atreva a afirmar sobre la planta sin corroboración científica ninguna. “Un estudio nuevo revela que fumar marihuana puede incrementar el riesgo de cáncer de testículo”, “La marihuana te vuelve idiota”, “La marihuana favorece el aumento de las mamas en los hombres”.

Además de la voz del narrador, el documental va enriqueciéndose con testimonios de expertos, profesionales y celebrities. Algunos de los nombres son el profesor emérito de psiquiatría en Harvard, Lester Grinspoon; Annie Machon, ex oficial de inteligencia del MI5; Ben Dronkers, fundador del banco de semillas Sensi Seeds y Hemp Museum; el comediante y escritor Joe Rogan; Jason Reed, escritor y blogger de Huffington Post; Grahan Hancock, periodista y escritor; la presentadora y productora del programa “The Young Turks”, Ana Kasparian; el rapero Snoop Dogg y muchos más.

En el documental se habla sobre dos de las razones que se dan como posibles para no legalizar el cannabis. La primera es que con fumar un solo porro puedes volverte loco. Lester Grinspoon cuenta que en los siete años de estudio que dedicó a investigar la esquizofrenia no vio ninguno. “Suele haber desencadenantes. Puede consistir en la pérdida de un ser querido o un accidente de tráfico, una borrachera del quince”. También cuenta que si esto fuera cierto, debería haber habido un aumento de casos de esquizofrenia desde que su consumo se ha elevado y, sin embargo, esto no se ha producido. 

Hay voces muy conocidas y queridas dentro del movimiento cannábico, como la del recientemente desaparecido Mr. Nice, Howard Marks, distribuidor de cannabis internacional. Este icono del narcotráfico internacional cuenta algunas anécdotas como que dejó su carrera académica por vender marihuana y que escondían hachís en los altavoces de grupos tan consagrados como Pink Floyd, Eric Clapton o Genesis, cuando estos iban de gira, sin que los miembros de la banda lo supieran. Las anécdotas que este británico enamorado de la planta cuenta no tienen precio, hay que verlo. “Volvería a montar el negocio, porque me encantaba”, dice.

The Culture High también nos habla de otros episodios más oscuros como los asesinatos que se cometen en México en la guerra contra las drogas. A los cárteles, al igual que al gobierno, no les interesa que la droga sea legal allí. Mucha gente cree que todas las personas que aparecen muertas y mutiladas son narcotraficantes, pero no es verdad, se trata de familias normales. 

Otro de los capítulos que dejan la piel helada es el referente a 1971 cuando Richard Nixon dijo que el enemigo público número uno de EEUU era el consumo de drogas. El fiscal general Kleindienst declaró estar afligido por haber participado en aquello, porque dijo que el gobierno de Nixon sabía que la rehabilitación funcionaba y el encarcelamiento no, pero había un gran beneficio político en declarar la guerra a las drogas. Durante los mismos años hicieron propaganda para hacer creer a la población que la marihuana era la pasarela directa a drogas más duras. Esta estructura se mantiene actualmente, “el 85% de las personas que consumen alguna sustancia ilegal, consumen solo marihuana, de modo que si se eliminara a esas personas del sistema judicial, el resto de consumidores de drogas ilegales de todo el país no justificarían esta burocracia tan colosal que hay en torno a la lucha contra la droga. Y el gobierno lo sabe. No quieren renunciar a ello porque hay mucho dinero en juego”, dice Judge Jim Gray, ex juez del tribunal supremo del condado de Orange.

La actual estructura de la guerra contra las drogas, las multas desorbitadas, las leyes absurdas, la relación de desgaste que estas crean entre los cuerpos de seguridad y la población, el elevado presupuesto para armamento y vehículos, el negocio que suponen las cárceles privadas y la cantidad de dinero que se embolsan las empresas privadas encarcelando a gente… Casi dos horas de documental con mucha y muy interesante información. Además de muchas voces plurales y de sectores profesionales muy distintos. Es un largometraje que, sin duda, merece la pena ver, para comprender mejor cómo funciona este sistema en este largo camino para la legalización del cannabis.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.