Back to top
Laut einer Studie verbessert Cannabis die Freude an und die Erholung von körperlicher Ertüchtigung

¡Ha llegado la operación bikini! Seguro que ya estás a tope con el gimnasio o haciendo alguna actividad de moda, como crossfit, para ponerte en forma. ¿Asociarías cannabis con deporte? La mayoría dirán que no. La Universidad de Colorado en Boulder lo ha hecho, tomando como muestra a 600 consumidores de marihuana, y este es el resultado.

El cannabis es positivo para el deporte, ya que favorece la práctica del mismo y también lo hace más placentero. No lo decimos nosotros, lo dice la Universidad de Colorado en Boulder. Esto que podría parecer sacado de una afirmación vaga y sin fundamento, tiene consistencia científica. Para llegar a estos resultados, han preguntado a 600 personas usuarias de cannabis si habían consumido antes o después de hacer ejercicio.

El deporte es salud

Según las estadísticas, menos del 50% de los estadounidenses cumplen con el mínimo de ejercicio físico indicado para llevar una vida saludable: unos 150 minutos a la semana aproximadamente. Esto indicaría un problema de salud importante y urgente. El estudio nos recuerda que hacer ejercicio de forma regular previene o mejora algunos cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes, depresión, pérdida de memoria y el Alzheimer. ¿Cuáles son las principales excusas que ponen estas personas para no hacer deporte? Que no sienten motivación o que experimentan una mala recuperación del ejercicio. Sobre todo esto ocurre en los individuos más adultos.

Como el cannabis se encuentra en estado emergente y su legalización es cada vez mayor en el mundo, era importante saber cuál es su relación con el deporte, ya que parece que no abunda la literatura científica que examine el consumo de la planta en el contexto de la salud, como el ejercicio físico. Además, siempre se ha asociado a la marihuana con la falta de motivación y un estilo de vida sedentario.

Mejor experiencia y recuperación

La responsable de esta investigación de la Universidad de Colorado se llama Ángela Bryan. La principal tesis de su estudio desmonta el estereotipo de que las personas que consumen cannabis sean más perezosas. El 81,7% de los 600 participantes (la mayoría hombres jóvenes) usaban cannabis a la vez que hacían deporte. Algunas conclusiones que muestra este estudio es que los encuestados recomendaban consumir poco antes o después para mejorar la experiencia y la recuperación tras el deporte.

La mitad confesó que aumentaba su motivación para practicar deporte. Otra de las conclusiones a las que llegaron fue que, con la planta, hacían más minutos de ejercicios aeróbico y anaeróbico por semana. El 78% también declaró que experimentó una recuperación mejor tras el ejercicio físico.

¿Cómo es eso posible? ¿Cuál es la hipótesis de los investigadores del equipo de Ángela Bryan sobre esta positiva recuperación? Ellos parten de una realidad, y es que se trata de una planta con beneficios terapéuticos para disminuir el dolor. También creen que este dolor está asociado a la edad. Según este grupo de investigación, a medida que envejecemos, combinar cannabis con deporte es perfecto, ya que podremos ser más activos, disminuyendo el dolor que nos provoca el ejercicio.

El cannabis potencia el rendimiento deportivo

Aunque la información sobre cannabis y deporte sigue siendo escasa, esta investigación supone un paso pionero para tener una referencia sobre cómo afecta el consumo de la planta en países con mercados legales. El uso del cannabis está prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje debido a su potencial para mejorar el rendimiento deportivo. Sin embargo, todo lo que se habla sobre la planta normalmente es negativo: conducción deficiente, psicosis o aumento de la ingesta calórica.

Y, aunque la obesidad es un problema en EE.UU, parece que las últimas encuestas nacionales indican que los consumidores de cannabis tienen menos obesidad que los no consumidores. Otras encuestas sugieren que el uso del cannabis está asociado a una mayor probabilidad de cumplir con las pautas de ejercicio, debido a la influencia positiva en la motivación y a la reducción de la inflamación y el dolor durante y después del ejercicio.

Algunos datos sobre la investigación

La edad promedio de este estudio es de 37,5. 419 vivían en Colorado, 99 en California, 38 en Oregón, 36 en Washington y 13 en Nevada. Un 78,3% de los participantes eran blancos no hispanos, un 10,6% eran hispanos, un 4% americanos, un 3,8% afroamericanos, un 1,5% asiáticos, un 0,05% isleños del Pacífico y un 1,3% se negó a responder.

494 participantes dijeron usar cannabis antes y/o después de hacer ejercicio y 111 no lo hicieron. Por lo tanto, la mayoría de personas de la muestra consume cannabis antes y después de practicar ejercicio. El 40,1% de las personas que consumieron hicieron o superaron las recomendaciones del American College of Sports Medicine de un mínimo de 150 minutos de ejercicio aeróbico por semana.

 

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.