Back to top
El reformista Benoît Hamon vence a Manuel Valls en las primarias socialistas

El ex ministro de Educación, que representa el ala más idealista de la izquierda socialista francesa, consiguió desbancar al actual Primer Ministro con el 59% de votos frente al 41% obtenido por Manuel Valls en la segunda vuelta de las primarias abiertas del Partido Socialista (PS) celebradas el pasado domingo. Antes de enfrentarse a sus “verdaderos enemigos” (Marine Le Pen y François Fillon), Hamon deberá ganarle la batalla por la intención de voto a los dos contrincantes que le flanquean, Emmanuel Macron por la derecha y Jean-Luc Mélenchon por la izquierda.

El futuro presidente de Francia para los próximos 5 años se decidirá en apenas tres meses más (primera vuelta: 23 de abril, segunda vuelta: 7 de mayo) y la mayoría de los que se anunciaban como favoritos (Alain Juppé, Nicolas Sarkozy, Manuel Valls e incluso François Hollande) se han ido cayendo estrepitosamente por el camino. La segunda vuelta de las elecciones primarias organizadas por el PS este domingo 29 de enero ha dejado fuera a los a priori más “presidenciables” (Manuel Valls o Arnaud Montebourd), para erigir como candidato al “soñador”, “contestatario” o incluso “idealista”, Benoît Hamon.

A pesar de la amplia victoria (58% de los votos frente al 41% de Valls), al ya candidato oficial del Partido Socialista francés le espera ahora la ardua tarea de congregar apoyos dentro de su propio campo para la que, además, no cuenta con mucho tiempo. Los sondeos de intención de voto le sitúan actualmente en cuarto lugar (15%), lejos de Marine Le Pen (25%), François Fillon (22%) y Emmanuel Macron (21%). Tan sólo parece desbancar a Jean-Luc Mélenchon (10%) con quien se disputa el electorado más a la izquierda de la izquierda.

Si en algo coinciden la mayoría de analistas y medios de comunicación es en confirmar que el éxito del representante del ala izquierda del PS abre aún más el espectro electoral en el centro, donde tiene su caladero Emmanuel Macron. Al final de ambas primarias de derecha y de izquierda, el candidato de En Marche no podía soñar con un guión mejor, pues los dos vencedores, François Fillon y Benoît Hamon, vienen de los extremos de sus propios campos. En vista de los resultados, Macron acertó cuando optó por no presentarse a las primarias socialistas, posicionándose en un centro indefinido y un tanto ambiguo, pero al margen de la tradicional criba ideológica izquierda-derecha.

El que era hasta ahora el gran favorito de la elección presidencial 2017, François Fillon (UMP), no consigue recuperar el prestigio perdido a causa de las revelaciones del periódico Canard Enchaîné. Según publica el semanario satírico, el que fuera Primer Ministro de Sarkozy habría conseguido un “empleo ficticio”  a su esposa como asesora parlamentaria en la Asamblea Nacional. La policía está realizando una investigación desde hace días en el Parlamento donde, por el momento, no han aparecido ni las nóminas, ni la acreditación que permite el acceso al edificio, ni la dirección email a nombre de Penelope Fillon.  Es decir, la supuesta asesora parlamentaria no habría puesto un pié en el hemiciclo desde su contratación, ni habría recibido un solo correo electrónico en el marco de sus funciones.

En este contexto, el nombre que más suena como ganador de la primera vuelta es el de Marine Le Pen. La presidenta del Frente Nacional, oficialmente candidata desde el 8 de febrero de 2016, parece tener confirmada su plaza en la segunda vuelta de la elección presidencial que tendrá lugar el próximo 7 de mayo. Al otro extremo de la balanza, Jean-Luc Mélenchon parece ganar adeptos y sumar fuerzas al conseguir a finales de noviembre el apoyo del Partido comunista. En el centro, Emmanuel Macron se postula como el candidato de la renovación, mientras que François Bayrou ya no oculta sus intenciones de presentarse.


Manuel Valls

¿Cuál es la posición de Benoît Hamon sobre el cannabis?

El flamante candidato del Partido Socialista lo dice sin ambages en su programa“Legalizaré el cannabis y regularé su distribución”. Basa su posición en la necesidad de “acabar con el tráfico de raíz” y de “proteger a nuestros ciudadanos de las prácticas de los traficantes”. Se trata pues de un enfoque más centrado en el control de la seguridad que en la promoción de la libertad. De hecho, la cuestión del respeto al derecho del ciudadano a consumir sustancias estupefacientes sin perjudicar a terceros está muy lejos del planteamiento de Benoît Hamon.

En su web se puede leer: “Utilizaré los 568 millones de euros anuales que se usan para la represión con fines de prevención y de información sobre los riesgos asociados a este consumo. Más que nunca, la prevención debe estar en el corazón de nuestra política de Sanidad Pública. Debemos servirnos de todos los recursos posibles para hacer saber a la población los riesgos asociados al consumo de drogas”.

En cuanto a la regulación de la producción, el candidato del PS no da detalles en su programa, pero se ha expresado a favor del control estatal en diversas intervenciones mediáticas. “De la misma manera que éramos hace algunos años un productor importante de tabaco, deseamos implantar un sector agrícola francés del cannabis supervisado por el Estado”, explicaba el diputado Alexis Bachelay, portavoz de Benoît Hamon, hace unas semanas a Franceinfo.

En cuanto a los lugares de venta del cannabis, el equipo de Hamon se mostraba hasta ahora inclinado por una distribución del cannabis vía una licencia que sería concedida -bajo condiciones- a los estanqueros  “que serían favorables a ello porque sus rentas están bajando”. Con respecto al precio de la marihuana vendida legalmente, el candidato socialista se ha mostrado a favor de alinear los precios con los del mercado negro actual, con una tasación del cannabis calcada del modelo del tabaco.

Ahora que Benoît Hamon necesita apoyos dentro de su partido y alianzas con los de su mismo color político, veremos si la legalización del cannabis gana puntos dentro de sus temas prioritarios (si quiere acompañar a Jean-Luc Mélenchon en esa línea) o si, por el contrario, se ve relegado a un cajón o considerablemente descafeinado para atraer a los potenciales votantes de centro, es decir, de Emmanuel Macron.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.