“El tramadol me estaba matando, el cannabis me salvó”

“El tramadol me estaba matando, el cannabis me salvó”

Por: Fundacion Daya Medicinal

Debió dejar el tramadol que consumió durante 17 años, por que sus efectos secundarios afectaron a su hígado y riñón: “El cannabis ha sido un muy buen aliado para manejar el dolor, se lo recomiendo a todos”.

Durante sus 59 años de vida, Julia Fuentes ha sido operada en cinco oportunidades de su columna producto de un síndrome lumbar severo (conocido popularmente como lumbago) el que le fue diagnosticado a sus 15 años. Desde esa época Julia se ha debido hospitalizar en reiteradas ocasiones, tomando diversos antiinflamatorios y analgésicos de manera crónica desde su adolescencia.

Luego de un episodio de dolor que la dejó sin poder caminar, Julia fue operada por primera vez a los 40 años. A causa de lo que describe como  “dolores insoportables”, debió regresar a pabellón siete meses más tarde para una nueva intervención quirúrgica. Procedimiento que le produjo un alivio provisorio, por lo que tuvo que volver a someterse a tres nuevas operaciones.

“El tramadol me estaba matando, el cannabis me salvó”

El último de esos procedimientos se realizó en la Posta Central de Santiago de Chile en el año 2003, ocasión en que Julia se  mantuvo hospitalizada durante un mes, controlando los dolores con morfina. Cuando luego de unos meses los médicos le señalaron que debería operarse una sexta vez, Julia decidió no hacerlo por temor a quedar inválida.  

En ese período llegó a tomar 30 gotas de tramadol diarias, en combinación con otros cuatro tipos de analgésicos, lo que le provocó daños tanto en su hígado como en su riñón. Los médicos le prohibieron seguir consumiendo tramadol porque “me podía morir”, señala Julia.

En su búsqueda por recuperar calidad de vida, Julia comienza a buscar alternativas para sus dolencias. Una de las primeras ocasiones en que se enteró del uso medicinal del cannabis, fue en una peluquería. “Una señora  me comentó que su hijo le daba un cigarro de cannabis para calmar sus dolores con buenos resultados”, relata. “Antes estaba muy en contra de la marihuana; pensaba que cómo iban a legalizar una droga para que anduvieran todos volados y nada que ver. Ahora soy la primera defensora de esta planta”, asegura.

Ello, luego que su hija le comentara sobre el trabajo de Fundación Daya y de su directora ejecutiva, Ana María Gazmuri, como una posible solución. Julia buscó información por internet y se contactó con la directora de la organización, asistiendo a su primera consulta cannábica en Fundación Daya en 2015, donde recibió todos los conocimientos necesarios para realizar su primera cosecha de cannabis.

“El tramadol me estaba matando, el cannabis me salvó”

Con la materia vegetal ya disponible, Julia participó en un taller de preparados medicinales impartido por Andrea Acevedo, fundadora de la organización Mamá West. Actualmente Julia se trata con el doctor Diego Cruz de Fundación Daya, quien le recetó resina y macerado de cannabis para el manejo del dolor de su síndrome lumbar, además de mantener el fármaco T4 que utiliza para el tratamiento de su hipotiroidismo.

Actualmente Julia trata sus dolores exclusivamente con cannabis medicinal, lo que le permitió dejar definitivamente las gotas de tramadol que ingirió durante 17 años, mejorando su calidad de vida de manera notoria, ya que según relata, su día a día con la ingesta de medicamentos tradicionales era bastante extenuante emocionalmente.

“Andaba idiota, estresada y de mal humor. El cannabis ha sido un muy buen aliado para manejar el dolor, se lo recomiendo a todos. A quienes aún no creen en sus propiedades medicinales, yo les cuento mi historia y les digo que la consumo hace dos años y no me considero una tonta, ni me siento volada. Hago todos mis deberes y me siento súper bien”, resume.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: