Back to top
La industria legal del cannabis: un sector en alza

Que la industria del cannabis se encuentra en alza es algo que se puede apreciar a simple vista, observando el constante y sostenido crecimiento que experimenta gracias a la apertura de mercados, por las políticas cada vez menos restrictivas y al aumento de la demanda, entre otros factores. Lo cierto es que se estima que este crecimiento impulse, como es lógico, un aumento significativo del empleo en este sector.

Según un análisis de 2021 realizado por MJBizFactbook, cuando acabe 2021 se habrán empleado entre 340.000 y 415.000 trabajadores, número que crecerá en cuatro años hasta alcanzar los casi 600.000 puestos de trabajo. Con estas cifras nos estaríamos refiriendo a trabajadores en empleos directos en empresas de cannabis, desde encargados de cultivo, procesado, técnicos, investigadores, etc. También aumentarán en número aquellos que desempeñan sus labores en compañías que apoyan esta industria, como serían consultores o abogados. La mayoría de los puestos se encontrarían enmarcados dentro de lo que se conoce como “sector minorista”, debido a los requisitos exigidos por casi todos los estados para la comercialización de los productos que contienen marihuana. Es importante tener en cuenta que en esta industria una parte muy considerable de los trabajadores ocupan puestos de trabajo de manera estacional o a tiempo parcial, debido a las especiales características del producto, por lo que dos trabajadores a tiempo parcial contarían como uno a tiempo completo. Pese a todo, en 2020 el empleo en la industria del cannabis superó al de otras industrias, algunas tan significativas como la del desarrollo web y, curiosamente, resultó ser algo más elevado que en el sector sanitario, por ejemplo, siendo este un sector de alta demanda debido a la pandemia de COVID-19. De hecho, la pandemia no provocó una merma en el mercado de la marihuana como sí ocurrió en otros sectores. Aunque en puntos concretos, como aquellos donde gran parte de las ventas dependen del turismo, sí se vieron afectados, otros muchos vieron aumentado el volumen de las mismas respecto a años anteriores.

 

 

En Canadá, por ejemplo, durante la pandemia la industria del cannabis creció un 50%, con una diferencia más que considerable con la industria de la agricultura, pesca y caza, que lo hizo en un 11%. Tras el primer año después de su legalización se alcanzaron cantidades cercanas a los 1.200 millones de dólares canadienses en ventas y durante los tres primeros meses se habían triplicado las ofertas de trabajo en este sector.

Así pues, es de esperar que el ansiado fin de la pandemia, así como los cambios a nivel global en cuestiones relacionadas con la legalización de la marihuana y los productos derivados de ella, tanto para uso medicinal y terapéutico como recreativo, además de la apertura de mercados, consoliden esta tendencia creciente que viene siendo constante y sostenida en los últimos tiempos.

En EE. UU., donde las ventas minoristas de cannabis medicinal y recreativo alcanzaron los 12.000 millones de dólares en 2019, se espera que para 2023 aumenten hasta los 30.000 millones. Se prevé que las ventas en el ámbito medicinal aumenten en la misma medida que las del recreativo a corto plazo, aunque a largo plazo todo indica que las ventas de cannabis para uso medicinal experimenten una leve disminución. Actualmente, más de 320.000 empleos en EE. UU. pertenecen al sector de la industria legal del cannabis, exportaciones y productos derivados de este se situaron en 2020 por encima de los 15 mil millones de dólares. A nivel mundial, las ventas de cáñamo industrial y productos derivados superaron los ocho mil millones, y se estima que para 2026 se sitúe por encima de los 65 mil millones. Desde el sector se reclama una seguridad jurídica para las exportaciones, ya que los requisitos de importación y los cambios en la regulación suponen un problema que limita las oportunidades de exportación a un mercado creciente como es el intraeuropeo.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.