Back to top
La marihuana, alimento básico de la vida de Hunter S. Thompson

Marihuana, fuente de alegría y consuelo

“Siempre me ha gustado la marihuana. Ha sido una fuente de alegría y consuelo para mí durante muchos años. Y todavía pienso en ella como un alimento básico de la vida, junto con la cerveza, hielo y pomelos. Y millones de estadounidenses están de acuerdo conmigo”-Dr. Hunter S. Thompson

Es fascinante lo que la marihuana ha hecho por la literatura universal. Podríamos decir que sus efectos han sido notables en casi todas las disciplinas artísticas: cine, arte plástico, música… Pero si hacemos una generalización tan grande, también el alcohol,  el opio, el chocolate (del cacao) o el helado  han hecho lo suyo. Por supuesto, no hay que olvidar,  que no se trata de una sustancia inspiradora per se, que cada artista tiene un proceso individual a la hora de crear. Hay mucho que contar sobre la influencia de la planta y otras sustancias psicoactivas en la cultura, pero hoy vamos a centrarnos en las historias escritas de un personaje norteamericano que fue padre de un tipo de narración, Hunter S. Thompson.

Nace el periodismo gonzo


Símbolo del periodismo gonzo

El creador del periodismo gonzo y escritor de la célebre novela Miedo y asco en Las Vegas, usaba el cannabis, así como otras muchas sustancias, para crear. Lo desveló él mismo en su agenda de rutinas diarias y pudimos leerlo en la biografía que le dedicó la periodista E Jean Carroll en 1993, Hunter. The Strange and Savage Life of Hunter S. Thompson. Su rutina empezaba a las 15.00 horas, cuando se despertaba y cinco minutos después ya estaba leyendo los periódicos del día, junto con un cigarrillo Dunhill y un trago de Chivas Regal. Una hora después tomaba su primera taza de café. A medianoche, después de un ritmo desenfrenado de muchas otras sustancias (cocaína, ácido, ginebra) el autor ya estaba listo para escribir.

Una vida de excesos

“La vida no debería ser un viaje hacia la tumba con la intención de llegar seguro y hermoso en un cuerpo bien conservado, sino más bien derrapando en una nube de humo, totalmente agotado y desgastado, proclamando fuerte: ¡Wow, qué viaje!”, dijo en una ocasión. Y es que tanto este escritor, como otros autores norteamericanos de la segunda mitad del siglo XX: los llamados beatniks (Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs…) o Charles Bukowski, tuvieron en común la experimentación y el uso excesivo de algunas sustancias. Y ese abuso quedó plasmado en sus textos. Sin embargo, este último, también conocido por su alter ego Henry Chinaski, no era muy amigo del cannabis, y llegó a decir “La marihuana es destructiva, si vas a ser algo, sé un alcohólico”.

Hunter S. Thompson destacó en la narrativa desde que estaba en la secundaria y muy pronto consiguió grandes logros, como ser admitido en la prestigiosa Athenaeum Literary Association.  Sin embargo, no fue el típico niño modelo y pronto se caracterizó por lanzar sarcásticos e incendiarios comentarios. También por su afición a la bebida, a las drogas y a las armas. Después de evitar la cárcel, uniéndose a las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, estudió periodismo. Aunque su constante elección por la vida salvaje le costó frecuentemente la pérdida de sus trabajos, simultáneamente se convirtió en un símbolo fuerte de la contracultura y muchos lo admiraban por ser una voz valiente y única del periodismo.

Contar la noticia siendo parte de ella

Pronto empezó a escribir las noticias sumergiéndose de lleno en ellas y contándolas en primera persona, como si fuese un protagonista más de la historia. Hizo de este estilo tan particular y desconocido hasta entonces su sello. Y así nació el periodismo gonzo, un tipo de comunicación caracterizada porque el narrador,  lejos de buscar la objetividad, se involucra tanto en los hechos que a veces llega a influir en ellos. Cubrió capítulos de la historia tan icónicos como el movimiento hippie, la guerra de Vietnam o las campañas presidenciales de 1968, y lo hizo con su voz narrativa tan irreverente.

Su consagración definitiva llegaría con la novela Miedo y asco en Las Vegas. Y desde ese momento Rolling Stone se convirtió en la revista que publicaría sus míticas crónicas.  Porque él siempre apostó por esta como una plataforma que contó la historia de una generación, no solo como una publicación de música.

El padre del gonzo y la marihuana

Es también famoso el capítulo en el que  el creador de la Asociación NORML (National Organization for the Reform of Marijuana Laws), Keith Stroup, se topó con Hunter S. Thompson. Desde entonces se Convirtieron en amigos íntimos y el periodista Gonzo Formó parte de esta organización,  la más antigua dedicada a legalizar la marihuana en Norteamérica,  desde que se fundó en 1970.

Después de una vida muy activa, siempre involucrado en primera persona en una aventura,  en 2005 Hunter se despidió de este mundo con la ayuda de una  escopeta. El paso de la edad no era compatible con la visión que él tenía de vivir y por eso dejó una nota de suicidio que explicaba a su esposa Anita sus motivos. “ No más juegos. No más bombas. No más paseos. No más diversión. No más nadar. 67 años. Han pasado 17 de los 50. Son 17 años más de los que yo quería o necesitaba. Aburrido. Estoy siempre insoportable. No soy divertido para nadie. Te estás volviendo codicioso. Compórtate de acuerdo con tu avanzada edad. Relájate, no te va a doler”.

Un funeral a lo gonzo

 
Johnny Depp.

Fuente: https://www.flickr.com/photos/micadew/9124022358/

El actor Johnny Depp, muy amigo del escritor, desde que protagonizara la película Miedo y asco en Las Vegas, corrió con los gastos del funeral. Organizó un entierro Gonzo que consistió en El último deseo  del periodista,  que sus cenizas volaron por los aires lanzadas por un cañón  que tenía forma de puño cerrado apretando un botón de peyote,  símbolo del periodismo gonzo.  mientras  tanto sonaba la canción favorita The Hunter S. Thompson, “Mr. Tambourine Man” de Bob Dylan.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.