Back to top
La Ruidoteca Vol. III

Antonio Arias-Desde una estrella enana

Para los aficionados a la música y a la astronomía, el primer disco en solitario de Antonio Arias supuso un trabajo que aúna una serie de factores que lo hacían algo especial. El líder de Lagartija Nick empezaba a mutar de nuevo y los astros se alinearon para volcarse en Multiverso (Everlasting Records, 2009), una alquimia sonora donde el profeta granadino adapta la poesía astronómica con su personal visión musical para cantarle al universo en un disco que consigue emocionar por su naturaleza.

El proyecto surge por la colaboración entre Antonio Arias y José Antonio Caballero, gran admirador del trabajo de Lagartija Nick y premio a la mejor tesis doctoral en el bienio 2006-2008.  El artículo “Música y Astronomía” y el posterior “Poesía y Astronomía” del astrofísico en la revista Astronomía, sirvieron para empezar a dar forma a la idea.  Antonio Arias consigue llevarnos  a otro plano metafísico gracias a la poesía del siglo XXI de autores como David Jou o Natalia Carbajosa, entre otros.

Sumergirse en Multiverso supone un gran viaje por la belleza y misterios del universo. Un disco mágico con canciones que tocan la fibra por cómo se aborda la temática, siendo accesible ante temas que son siempre complejos. El sacerdote astral Arias nos deja momentos memorables con temas como “Laika” o “Génesis”, canciones grabadas en la soledad del observatorio de Calar Alto (Almería). Gracias a la reverberación de la cúpula se respira una atmósfera espacial, una vibración que consigue diluirnos en esa lírica astronómica tan bien construida y que nos hace soñar.

Antonio Arias se vio rodeado de las colaboraciones de otros músicos granadinos como Noni y Alejandro de Lori Meyers o Los Planetas, donde J, Eric y Florent añaden su visión planetaria a algunos temas. En esta ocasión archivaremos en nuestra Ruidoteca el tema “Desde una estrella enana”, recordando nuestra esencia cósmica como dice en los versos (somos hijos de una estrella, del viejo planeta), hechos del mismo material que los cuerpos celestes que iluminan la noche infinita. Por lo menos, en este Multiverso.

Anna Calvi-Desire

Recuerdo con especial cariño las horas muertas que me pasé aquel verano tirado en la playa, mirando al infinito escuchando el primer disco de Anna Calvi. Esas canciones del nuevo descubrimiento del artrock del 2011 destilaban clase y estilo por los cuatro costados. Apadrinada por Brian Eno, las puertas del Olimpo del rock se le abrieron a esta inglesa de ascendencia italiana con su primer trabajo Anna Calvi (Domino Records, 2011).

De apariencia tímida e insegura, Anna Calvi posee el glamour de las estrellas de cine de los años 30, un estilo guitarrero muy a lo Hendrix y una voz deudora de Maria Callas y Edith Piaf, que sabe adaptar a varios registros y estilos. Todo este pack se ve incrementado por una cuidada composición de los temas en los que Anna Calvi sabe añadir ese extra de sensibilidad que hace que las canciones adquieran otra dimensión. En todo momento los temas se ven arropados por las rítmicas contundentes y minimalistas de Daniel Maiden-Wood, al igual que los arreglos de la multinstrumentista Mally Harpaz, que sabe aportar con ellos ese toque para apuntalar las canciones con detalles de calidad.

Este disco posee una cuidada evolución, donde podremos encontrar mezcla de pop, rock y una elegancia en todos los aspectos musicales. Sobre todo por el contraste entre fragilidad e intensidad que se le insufla a los temas. El tema que me metió de lleno en la lírica de Anna Calvi fue uno de los sencillos que lanzó por aquel 2011, en concreto “Desire”. Tiene ese aire épico desde el comienzo, que hace que te eleves con esas pocas notas que marca el harmonio, mientras el fraseo de la sensual voz de Anna Calvi te mete poco a poco en el estallido final. Un temazo que archivamos en nuestra Ruidoteca a la espera de que Anna Calvi saque nuevo material o decida intentar de nuevo volver a Salobreña, para desquitarnos a los que nos quedamos con ganas de verla en el cancelado Monafest en 2014. La imagen de imaginar a Anna Calvi en El Pesetas bien merecía la pena.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.