Napoleon_def

Napoleón, el emperador que invadió Rusia por el cáñamo

Por: Daniel C. Cultura

Debido a la estigmatización de la planta, nuestro sistema educativo a menudo parece haber pasado por alto detalles importantes sobre la historia si están relacionados con el cannabis. Esto es quizás más evidente cuando se observa el papel que desempeñó el cáñamo durante la época colonial, donde no solo fue un cultivo importante en toda Europa y América, sino que fue el más importante, jugando un papel fundamental en eventos capitales de nuestro pasado.

¿Sabías que el cáñamo alguna vez alimentó el comercio mundial, de la misma manera que lo hacen los combustibles fósiles en la actualidad? Todo se debe al poder económico asociado con esta planta. Durante la época del colonialismo, gobernar los océanos era una importante señal de poder y los países que podían comerciar libremente usando barcos obtuvieron un gran acceso a bienes de todo el mundo. Gran Bretaña, Francia y España eran conocidas por su capacidad para colonizar tierras extranjeras gracias a sus flotas. Y, en pocas palabras, el cáñamo era absolutamente esencial para construir un barco.

El cáñamo, por ejemplo, se utilizaba para hacer la lona utilizada para las velas. Cada juego de velas requería casi media hectárea de cáñamo, y cada barco requería dos juegos completos de velas. Para las cuerdas y los aparejos, solo serviría el cáñamo, pues de todas las plantas de fibra disponibles, era la única que podía resistir después de meses en el mar. Cada barco llevaría entre cincuenta y cien toneladas de aparejos de cáñamo. Por tanto, se necesitaba mucha tierra para cultivar el cáñamo necesario para equipar a los navíos.

Rusia, tierra de cáñamo

Y tierra era algo que Rusia tenía en abundancia. En el cambio de siglo entre los años 1700 y 1800, Rusia se había establecido como el principal proveedor mundial de cáñamo debido a su mano de obra servil bajo el yugo de los zares. Alrededor de 1740, el país producía al menos el ochenta por ciento del cáñamo que se usaba en Europa para velas, cuerdas, redes, etc., gracias a su capacidad para dominar un proceso llamado «enriado en húmedo», que utilizaba la humedad para descomponer la corteza externa de los tallos para poder separarla fácilmente de las fibras.

El enriado con agua producía textiles de cáñamo más suaves y duraderos. La calidad de las cuerdas y aparejos de cáñamo de Rusia se consideraba tan superior que muchos marineros requerían que cualquier barco en el que pretendieran cruzar el océano estuviera equipado con aparejos hechos de cáñamo ruso.

Las ambiciones de Napoleón para Europa

Pero, ¿qué tiene que ver el cáñamo ruso con Napoleón? De todos es sabido que era un hombre ambicioso. Comenzando como general en la Revolución Francesa, ganó batallas clave que elevaron su notoriedad hasta que en 1804 se convertiría en emperador. Sin embargo, su ambición no era solo gobernar Francia, sino controlar toda Europa.

Tuvo éxito en extender su control a través de casi todo el continente a través de una combinación de músculo militar y nepotismo político, poniendo a su propia familia a gobernar naciones como España e Italia. Su ambición no se detuvo ahí: llegó hasta el borde del agua y Gran Bretaña estaba en su lista de deseos. 

Pero, a pesar de todo lo que sucedió en la escena mundial, con Estados Unidos obteniendo su independencia y Francia afirmando su poder sobre Europa, Gran Bretaña aún dominaba el mar. La Royal Navy seguía siendo la principal potencia en el agua a finales de los siglos XVIII y XIX. Esto fue evidente en las victorias sobre los franceses en las campañas de Trafalgar, así como en las limitaciones impuestas a los comerciantes estadounidenses que intentaban llegar a Europa, aislando a todo el continente al controlar el Canal de la Mancha y el Estrecho de Gibraltar.

Y deseando gobernar toda Europa, Napoleón buscó debilitar económicamente a los ingleses. Si pudiera cortar los suministros a la Marina británica, entonces tendría la oportunidad de derrotarlos en el mar.

Eliminando a la pérfida Albión

A principios de 1800, Rusia exportaba miles de toneladas de cáñamo al año. Aproximadamente entre la mitad y dos tercios iba a alimentar a la Marina británica. Sabiendo que Gran Bretaña dependía del comercio con Rusia (un aliado de Francia), Napoleón logró que el zar Alejandro I aceptara firmar el Tratado de Tilsit en 1807 que, de facto, imponía un bloqueo continental contra el Reino Unido.

Cortar el suministro de cáñamo a Gran Bretaña pudo haber sido buena idea si hubiera tenido éxito. Pero Gran Bretaña pudo reemplazar el comercio que perdió con Francia y sus aliados, por el comercio con las colonias americanas. Francia, que fue cercada por la Marina británica, no pudo hacer lo mismo.

Del mismo modo, Estados Unidos pudo comerciar con Rusia. De hecho, dado que Rusia ya no suministró cáñamo a Inglaterra, hubo un mayor suministro disponible para Estados Unidos. Coincidentemente, los barcos estadounidenses tenían que pasar por Inglaterra de camino a Rusia. Siendo los niños mayores en el patio de recreo, la Armada británica fue esencialmente capaz de tomar el dinero del almuerzo de los comerciantes estadounidenses y apoderarse de sus posesiones; o exigir a los estadounidenses que compraran cáñamo de Rusia para Inglaterra si deseaban continuar con su comercio.

La invasión napoleónica de Rusia

Dándose cuenta de lo que estaban haciendo los británicos, Napoleón necesitaba un método diferente para controlar el suministro de cáñamo ruso. Intentó que el zar Alejandro I permitiera que sus hombres estuvieran estacionados en los puertos rusos, para asegurarse personalmente de que el cáñamo no acabaría en manos de la Armada británica.

Cuando el zar se negó (Rusia no respetó el embargo por mucho tiempo porque la industria del cáñamo era demasiado importante para su economía), Napoleón decidió invadir Rusia. Luego aprendió, de la manera más dura, lo que cada nación que ha tratado de invadir Rusia ha sufrido en sus carnes: Rusia no es un país para los débiles de corazón y, como nación, su resiliencia frente a la invasión son y han sido insuperables.

A Napoleón, con todo su genio militar, no le fue mejor. Después de reunir el ejército permanente más grande del mundo, marchó hacia el oeste de Rusia con su ‘Grande Armée’ en 1812. El Ejército ruso fue superado en número de casi 3 a 1. Después de sufrir importantes pérdidas tempranas, Rusia se basó en una estrategia que es bastante común a los estrategas militares rusos con respecto a los invasores: sobrevivir.

Una victoria que se convirtió en derrota

Pasar a una campaña de retirada mayoritariamente calculada hacia el interior de Rusia y confiar en el desgaste del Ejército francés resultó ser una táctica exitosa. Napoleón ganó casi todas las batallas y tomaron Moscú. Pero cuando lo hicieron, Moscú era una ciudad fantasma, incendiada por los propios rusos. Y el poderoso Ejército francés, que alguna vez tuvo casi 600.000 efectivos, se redujo a menos de 100.000. El resto fueron enterrados por el camino.

Napoleón permaneció en Moscú alrededor de un mes antes de regresar a Francia, sin éxito en su verdadera misión. Nunca pudo cortar el suministro de cáñamo a la Royal Navy. Paralelamente, y en el otro extremo del continente, la Guerra de la Independencia en España terminaba de dar la puntilla al emperador. Aunque España pagó un alto precio por su libertad, desangrándose no solo en el campo de batalla, sino también en la sociedad, la economía y la política, el fracaso de sus ansias expansionistas en la Península Ibérica supuso el fin para Napoleón Bonaparte (“Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia: todas las circunstancias de mis desastres se relacionan con este nudo fatal” escribiría luego en su exilio).

Tras verse obligado a abdicar en 1814, Napoleón fue desterrado a la isla de Elba. Regresaría unos meses después para una última batalla en Waterloo, pero finalmente fue exiliado a otra pequeña isla en medio de ninguna parte donde viviría los últimos años de su vida.

La historia perdida que es necesario conocer

Lo que es realmente más sorprendente de esta historia es que casi nunca se enseña. La mayoría de la gente aprenderá sobre Napoleón que era ambicioso y con una gran mente militar, pero probablemente no aprenderán lo importante que era el cannabis para su estrategia militar.

Muy pocos libros de texto escolares podrían decirte que alguna vez el cáñamo gobernó el mundo como hoy lo hace el petróleo o el gas. Claro, todos saben que las armadas alguna vez dominaron el mundo, pero casi nadie se da cuenta de que el cáñamo gobernó las armadas. Un poco más de cien años antes de que ocurriera la Primera Guerra Mundial, casi todos los mismos jugadores participaron en las Guerras Napoleónicas.

El centro de la estrategia en estas guerras fue la importancia que jugó el cáñamo en la batalla marítima y el comercio internacional. Tal vez sería mejor llamar a esas guerras las ‘Guerras del Cáñamo’. Tal vez, sin embargo, eso empujaría demasiado los límites para la comodidad de algunos. Pero, aunque nuestro sistema educativo no esté preparado para afrontar todo el peso que ha jugado el cannabis a lo largo de la historia, al menos merece la pena mencionarlo.

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Cannabinoides

BCN Diesel CBD

Desde: 8.50€

Nueva, Genética americana

Dream Sherbet

Desde: 139.00€

Mataro Blue

Desde: 139.00€

Comparte: