Back to top
Recetas de cannabis medicinal con Twenty21 Project

El proyecto Twenty21 tiene como objetivo llevar a cabo un estudio en Reino Unido en base a un registro de pacientes que serán tratados con cannabis medicinal para demostrar la eficacia y tolerabilidad de esta planta. Es uno de los proyectos de mayor envergadura en el ámbito del cannabis medicinal en Europa.

En Inglaterra, la investigación sobre cannabis para uso médico ha ido tomando relevancia durante estos últimos años, así desde la Universidad de Oxford, o desde la Universidad de Nottingham se han venido recopilando y publicando los resultados de diversos estudios.

Se pretende ampliar el número de ensayos clínicos en personas y crear un precedente sólido en el uso del cannabis terapéutico. Para tal fin, se han seleccionado seis patologías susceptibles de tratarse con compuestos activos derivados de esta planta:

  • Epilepsia
  • Esclerosis múltiple
  • Síndrome de Tourette
  • Dolor crónico
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés Postraumático

Este proyecto augura un futuro muy prometedor para la medicina cannábica, que ya va siendo cada vez más evidente desde la publicación de los resultados preliminares del mes de mayo en la página web de Drug Science.

Drug Science, es un organismo científico independiente que lidera la investigación sobre drogas en el Reino Unido, fundado en 2010 por David Nutt, director de la Unidad de Neuropsicofarmacología del departamento de Ciencias del Cerebro del Imperial College de Londres, que acaba de publicar su biografía Nutt Uncut (‘Nutt sin cortes’). A través de esta entidad, se recopilarán los resultados en base a este proyecto Twenty21 para proporcionar la evidencia científica necesaria, libre de influencia política o comercial, para conseguir la financiación del National Health Service (NHS), la seguridad social en Reino Unido, y así demostrar que los beneficios del tratamiento con cannabis medicinal superan los riesgos y efectos secundarios potenciales de este.

Para llevar a cabo este proyecto se han seleccionado los pacientes de manera meticulosa, debiendo pasar éstos una serie de entrevistas y exámenes que determinan su idoneidad para ser medicados con cannabis. Una vez se estipula que cumplen con los requisitos establecidos, deben firmar un formulario de consentimiento. A partir de este momento, el paciente tendrá acceso al tratamiento a un precio máximo establecido y deberá someterse a seguimiento cada tres meses. Estos pacientes tienen un estado de salud más precario que la población en general y su calidad de vida no se ha podido mejorar con otros medicamentos comúnmente recetados para estas dolencias. Alrededor de 900 pacientes ya están siendo tratados y han recibido recetas para cannabis medicinal, y Drug Science se encargará de recopilar y analizar los datos médicos en el marco del Proyecto Twenty21 para un seguimiento adecuado.

El tratamiento médico de cannabis comienza con una consulta privada entre el médico especialista y el paciente en una clínica de cannabis aprobada por el proyecto Twenty21. Durante la consulta, el médico especialista discutirá cualquier tratamiento médico con cannabis que se adapte a las necesidades del paciente. Las clínicas podrán establecer la tarifa para las consultas iniciales y de seguimiento, costes que deberán ser asumidos por el paciente. A medida que se sumen más clínicas, se espera una reducción de los precios de la consulta para facilitar el acceso a este tipo de tratamientos. Ya que el coste que debe asumir el paciente puede llegar a ser un obstáculo importante.

 

 

Una vez que la receta ha sido prescrita por el médico, la farmacia se pone en contacto directo con el paciente para que el medicamento sea enviado al domicilio de este, previo pago del mismo.

Las prescripciones consisten en productos derivados del cannabis medicinal, tales como flores y aceites, procedentes de sus propios productores con licencia T21. En los aceites predomina el CBD pero con un porcentaje equilibrado de THC. En las flores, por otra parte, el THC es el compuesto activo predominante, el 61,6% de las muestras se orientan a esta molécula psicoactiva, que se encuentra principalmente en plantas sativas. Estos productos tienen un precio estipulado de 150£ por mes (unos 174€) de acuerdo con la guía de MCCS.

Las recetas médicas de cannabis proporcionan una alternativa muy esperada y bienvenida a los medicamentos que se han venido usando en la medicina tradicional que tienen un alto riesgo de dependencia y efectos secundarios graves. Según una declaración del Instituto Nacional para la Excelencia Clínica (NICE) en abril de 2021 en la que se recomienda alejarse de depender de los opioides para tratar el dolor, hacia un enfoque más holístico, "hay poca o ninguna evidencia de que los medicamentos comúnmente recetados, como benzodiacepinas u opioides, mejoren la calidad de vida, el dolor o la angustia psicológica de las personas, sino más bien de que pueden llegar a causar daños a largo plazo, incluida una posible adicción”. Hay testimonios muy alentadores sobre estos tratamientos con cannabis.

El cannabis medicinal es legal en el Reino Unido desde finales de 2018. Ya que durante el verano de ese año tras conocerse el caso de Billy, un niño de doce años con epilepsia, el gobierno inglés decidió revisar la legislación para presentar cambios y evitar estos casos en el futuro. El caso de Billy no ha sido el único que salió a la luz exigiendo un cambio en la legislación. El caso de Alfie Dingley también causó gran revuelo. Y recientemente debido a las nuevas restricciones comerciales tras el establecimiento del Brexit también se ha vuelto a generar una gran polémica y descontento entre los pacientes que ya venían siendo tratados con derivados de cannabis.

Reino Unido se coloca a la vanguardia del cannabis medicinal gracias a este proyecto Twenty21 que va a generar una evidencia científica pionera en este ámbito de la medicina cannábica que quizás marque un hito en la medicina pública de uso común en un futuro cercano. Sin duda, esta serie de estudios, proyectos e investigaciones están teniendo un gran auge en la actualidad y también debido al creciente interés entre la población en general y a la divulgación de los más recientes descubrimientos en la investigación sobre el sistema endocannabinoide se va ganando terreno al rechazo y a la desinformación que ha venido siendo la resistencia o muro de contención ante el uso de esta planta como un remedio más, para tratar un amplio abanico de dolencias y enfermedades.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.