Back to top
Regulación responsable, un paso adelante por el cannabis en España

Regulación Responsable de la Marihuana es una iniciativa que agrupa a ciudadanos, ciudadanas y organizaciones sociales que apoyan la iniciativa de la regulación del cannabis. Esta unión de colectivos en pro de la legalización surge primero en Uruguay y, después del éxito de este país en esta lucha, España copia la iniciativa para comenzar también un proceso de información, sensibilización y desestigmatización de la planta en nuestro país. Su objetivo es que haya un cambio integral de la ley española lo antes posible.

El 10 de diciembre de 2013 se aprobaba una ley en Uruguay que comenzaba a regular el mercado del cannabis en todo el país. José Mújica presidía el gobierno en aquel momento. Con esta nueva legislación los uruguayos estrenaban un nuevo panorama político y social al que no estaban acostumbrados. A partir de ese momento el Estado controlaría la producción de la planta y se regularía su tenencia, así como sus usos recreativo, medicinal e industrial. 

Algunos pensarán al leer esto, ¿tan fácil? No, esta victoria no llegaba de la noche a la mañana, sino que lo hacía tras una década de activismo por parte de algunos colectivos cannábicos. Como apunta la socióloga y activista uruguaya Clara Musto, miembro de esta iniciativa, “hoy Uruguay es un referente en regulación, pero hace 10 años nadie quería hablar de esto. La opinión popular pensaba que era una preocupación de clase media o de clase media-alta, que lo único que querían era fumar porros tranquilos. Fue un proceso largo”. 

En este contexto, para informar a la población, surgió la iniciativa Regulación Responsable. Personalidades del país de todos los ámbitos, líderes de opinión, referentes de la cultura, de la salud o del derecho se sumaban a esta iniciativa. Algunas de ellas reconocidas internacionalmente, como el músico Jorge Drexler o el futbolista Nicolás Olivera. 

Primeros pasos de una regulación responsable

A principios de 2015 nacía también la iniciativa Regulación Responsable del cannabis en España, que reúne a ciudadanos, ciudadanas, movimientos sociales y organizaciones cannábicas y representa a la sociedad civil. “Esta plataforma es una oportunidad de trabajar en red, principal herramienta para el cambio”, admitía Gemma Lago, portavoz de la Federación CatFac. 

En enero celebraron en Madrid su asamblea constituyente y en mayo se reunían de nuevo para llevar a cabo su primer workshop en San Sebastián. Los principales puntos a tratar de esta propuesta estaban relacionados directamente con los derechos humanos, la salud pública y la reducción de daños. “La salud pública es también la suma individual de las personas. Tenemos que caminar hacia un clima de libertad”, declaraba Bernardo Soriano de S&F Abogados, miembro de esta iniciativa. 

Una alternativa al prohibicionismo

En esta plataforma ya está integrado casi un 80% del sector cannábico y reúne a más de cuarenta organizaciones. Regulación Responsable pretende sumar argumentos a favor de un debate que ya es urgente y consideran “impostergable”. Solo hay que echar un vistazo al avance en política de drogas de los últimos años en muchos países de todo mundo. En este sentido España ha hecho lo contrario, ir hacia atrás, tal y como apunta Araceli Manjón Cabeza, “hemos tenido más de una señal de alarma de que se invierte la tendencia tradicionalmente progresista en España en materia de drogas desde hace muchísimos años”.

Regulación Responsable se plantea en España como una alternativa al actual prohibicionismo. Como dice Juan Muñoz, Catedrático de Derecho Penal de la UMA, “el modelo prohibicionista ha fracasado y es necesario pensar otra forma de control social de las drogas”. 

Objetivo, cambiar la ley española

Más de una decena de agrupaciones se ha unido para presentar una propuesta de regulación integral que abarque todos los aspectos: consumo, producción y distribución. “Es la herramienta que propone la sociedad civil para apoyar a los partidos políticos, que andan un poco perdidos con respecto a este tema”, decía en rueda de prensa Ramón Morcillo. 

En España se consumen cada año más de 1500 toneladas de cannabis. Más de 3 millones de personas lo utilizan. El 80% de esta gente llega a la planta a través del mercado negro. Solo el 20% cultiva o se abastece a través de los Clubes Sociales de Cannabis. Esta legislación hace que haya una inseguridad para el consumidor, pero también para el no consumidor. Con la iniciativa Regulación Responsable se pretende hacer presión política para llegar a una regulación integral del cannabis a través del Congreso de los Diputados.

El reto de Regulación Responsable y de todos las personas y organizaciones que la conforman es hacer ver a los y las ciudadanas, aunque no sean usuarias, la importancia de esta reforma por el bien común de la ciudadanía. Porque, como declaraba Gemma Lago,  “Cuando ponemos al ser humano en el centro tenemos que empoderarlo, prepararlo y hacer políticas educativas que conciencen esa conciencia crítica y preparación para tomar uno mismo esas decisiones con la máxima preparación y libertad”.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.