Back to top
Ricardo Gaete, absuelto por incautación de cannabis medicinal: “Se nos detuvo la vida seis meses”

A Ricardo le ofrecieron la libertad siempre y cuando se declarara culpable. Nosotros no cedimos nunca y demostramos que teníamos la razón, gracias a Fundación Daya”, afirma la cónyuge de Gaete, Nadia Morales.

La Corte de Apelaciones de Valparaíso absuelve a Ricardo Gaete Valdés de la acusación formulada en su contra como “autor  del delito de cultivo de cannabis sativa y de tráfico de drogas,  previsto y sancionado en los artículos 3º y 8º  en relación al 1º de la ley 20.000”, extracto del juicio 25/10/2016.

Ricardo Gaete Valdés es oriundo de Los Andes y padre de tres hijos. Debido a una psoriasis reumática, dolorosa enfermedad que afecta a su piel, comenzó a utilizar  cannabis medicinal, fabricando aceites y cremas para su tratamiento. Carabineros ingresó al hogar en busca de las plantas y desde ese día la vida de Ricardo y su esposa Nadia Morales, cambió drásticamente.

Carabineros contactó vía telefónica con el Fiscal, para posteriormente allanar la casa debido a que Ricardo permitió el ingreso de la policía, pues pensó que no estaba cometiendo ilícito alguno.

“Ricardo se sintió un poco presionado, aunque pensaba que nada malo estaba haciendo. Le comentó a Carabineros que tenía sus aceites, sus cremas, les mostró el patio, pero ellos sólo buscaban las plantas. Él sabía que no estaba haciendo nada malo, por eso deja entrar a Carabineros”.

Luego de allanar la casa con autorización telefónica del Fiscal, lo detuvieron. “Según el OS7 iba por cultivo. En la audiencia ya era por tráfico, porque las plantas tenían cogollos, ese era el argumento. Como nunca se pudo comprobar esta teoría, lo absolvieron”, relata Nadia.

En el primer juicio de audiencia de control de detención, el juez a cargo argumentaba, según Nadia, que el cannabis no tenía uso medicinal. Tras esto, Morales contactó con Fundación Daya. “Sabíamos que había una fundación que trabajaba con personas que ocupan el cannabis medicinal. Y en el juicio teníamos que comprobar el uso medicinal de las plantas. Envié un mail a Fundación Daya y me respondieron rápidamente,  me entregaron bastante información”, comenta.

Tras el contacto, Fundación Daya envía como testigo a la Química Farmacéutica Alejandra Ahumada, Directora Técnica de Daya  y  Diego Cruz, Médico Cirujano de la fundación. Diego Cruz visitó a Ricardo Gaete en la Penitenciaría y comprobó que, efectivamente, el acusado padece de psoriasis reumática, por lo que extendió un certificado médico. Este documento se entregó a la defensora de Gaete, María Isabel Montenegro, junto al Certificado de Usuario Medicinal de Fundación Daya, firmado por la Químico-Farmacéutica, Alejandra Ahumada.

Mi testimonio estuvo concentrado en evidenciar las propiedades farmacológicas de los cannabinoides y su uso medicinal en la patología de Ricardo Gaete  y desde el punto de vista técnico evidenciar el proceso de cultivo de la planta cannabis sativa y las etapas que esta sufre durante un cultivo en exterior” argumenta Alejandra Ahumada.

Con seis meses de embarazo, su esposa tuvo que congelar sus estudios de Trabajo Social, porque el dinero que ella generaba no alcanzaba para mantener una casa: “Salí de un embarazo sola y  busqué los medios para poder defender nuestra postura”. Ricardo estaba siendo acusado de tráfico sin existir pruebas.

El Tribunal de Valparaíso absolvió a Ricardo y posteriormente se presentó un recurso de nulidad por parte del Fiscal Adjunto de Los Andes, el cual fue rechazado.

“La prueba pericial presentada por el ente persecutor para acreditar los efectos tóxicos y dañinos para la salud de la marihuana no pueden ser considerados desde que se ha establecido en forma científica los efectos medicinales […] Se rechaza el recurso de nulidad deducido en contra de la sentencia de seis de septiembre de 2016, la que no es nula ni el juicio que la antecede”, concluye la sentencia definitiva otorgada por la la Cuarta Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

“A la larga, demostramos que no era mentira. A Ricardo lo estaban presionando para que se acusase, pero él siempre dijo que prefería estar preso 10 años antes que  reconocer algo que no es”, expresa Nadia.

La vida después del allanamiento

“Fue un daño a nivel psicológico, mi esposo no estuvo presente en el parto”, describe la cónyuge. Además, sus hijas mostraron problemas tanto de conducta como académicos, “Mi hija mayor tuvo graves problemas de conducta. El colegio me dio mucho apoyo, mi otra hija bajó sus notas drásticamente”.

Afortunadamente, cerca de Nadia Morales hubo quienes la ayudaron a sostener su precarizada economía. “Tuvimos que empezar de cero. Perdimos muchas cosas. Yo estaba postulando al Subsidio Habitacional y me faltaban 2 millones, los cuales Ricardo iba a gestionar en su empresa, pero perdió su trabajo. Nos sentimos un poco frustrados, porque se nos detuvo la vida seis meses. Pero sabemos que empezaremos de nuevo porque no somos malas personas”.

Sobre el estigma del cannabis

“A todo el mundo le digo lo mismo: es una opción. Mi opción, es la más sana. Nada se pierde con probar. No hay que tener miedo. Hay quienes se aprovechan de que uno no sepa los derechos que tiene; hay que hacer valer los derechos, es complicado y duele, pero hay que hacerse respetar y luchar. Yo luché. No descansé. A Ricardo le ofrecieron la libertad siempre y cuando se declarara culpable. Nosotros no cedimos nunca y demostramos que teníamos la razón, gracias a Fundación Daya”, concluye Nadia Morales.

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Comments

Kannabia Seeds Company vend à sa clientèle un produit de collection, un souvenir. Nous ne pouvons pas et nous ne devons pas donner de culture, donc notre produit n’est pas destiné à cette fin.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.