Back to top
OG Krunch: Camellos de bombones

Original Gourmandise es una marca francesa que “trafica” con chocolate, del que se come. Sus bombones con forma de cogollos están causando sensación allá donde van, y prueba de ello, es que con menos de un año de existencia van a dar el gran salto para competir en la liga americana, donde sus golosinas sí podrán contener THC. Esta es la historia de dos amigos, un pastelero y un publicista, que nunca imaginaron que sus “munchies” con forma de cannabis les llevarían tan lejos.

Una bolsita de plástico con cierre hermético, una etiqueta con el sugerente nombre de “Critical Seed”, un contenido que parece hecho para quemar y un lema que invita a compartir: ¡Pásalo! El marketing de la empresa francesa Original Gourmandise se ha diseñado al detalle para que todo parezca lo que no es. La ambigüedad como estrategia comercial, pues cada mensaje, cada imagen, cada producto tiene dos interpretaciones posibles. Una manera de vender bombones, pero también “una excusa para poder hablar de cannabis en un país como Francia”, según explica Etienne Lallement, fundador de OG Krunch y cerebro de la marca.

Todo empezó en julio de 2016, en Nîmes, una provincia del Sur de Francia. Dos amigos, uno pastelero y otro especialista de marketing, se lanzan a crear un producto comestible destinado a ser comercializado en unas tiendas donde no hay competencia, pues no se venden alimentos: growshops y smokeshops. Una puesta en escena arriesgada pero que muy pronto empezó a dar fruto. En pocos meses, sus bombones se podían “pillar” en 50 puntos de venta (“dealers” en el provocativo lenguaje de la marca) por toda Francia.

La gente empezaba a hablar en las redes sociales de los bombones de chocolate que parecen cogollos y la prensa francesa se hizo eco del rumor y publicó varios artículos sobre la marca, así que los fundadores de esta particular confitería aprovecharon que el foco estaba sobre sus cabezas y montaron una campaña de financiación participativa en KissKissBankBank. “El crowdfunding nos permitió recolectar 8.500 euros, con los que financiamos entre otras cosas el stock y el darnos a conocer a un público mayor”, apunta Etienne Lallement.

Lo que comenzó casi como una broma (muy seria y muy estudiada como se ha demostrado) empezaba a crecer a un ritmo que resultó demasiado intenso para el socio pastelero, que decidió abandonar el proyecto. Sin chocolate no hay nada que vender, así que el comercial del binomio se fue a buscar al cocinero Pierre Valot, “Meilleur Apprenti de France” (Mejor Aprendiz de Francia) y le convenció para ser parte de OG Krunch. A la empresa, que ya cuenta con un asalariado, se han ido sumando desde entonces dos socios más: “un amigo de la infancia, situado en París, que se ocupa de la logística y las compras; y un compañero de la escuela de comercio que es el business developement manager”.

La marca, los creadores, la distribución, la financiación… pero hablemos de lo que de verdad importa: los bombones de chocolate (del que se come). La receta inicial está preparada a base de chocolate blanco, té verde japonés (matcha) y arroz inflado. Sin azúcar ni conservantes añadidos y recubiertos de colorante natural (verde, por supuesto). Más sencillo imposible. A partir de ahí, la creatividad del artista de la cocina se desata dando lugar a cinco “variedades” con sugerentes y provocativas apelaciones: Peanut Haze, Purple Pot, Gold Strain, Coco Bud, Critical Seed (con semillas de cáñamo torrefactas) y los recientes puros de chocolate Choco Blunt.


Bombones y puros de chocolate

Y como chocolate combina bien con amor, este mes el equipo de OG Krunch no ha querido desaprovechar el tirón de Cupido y ha puesto a la venta la “Valentin’s Box”: un envasado metálico con forma de corazón que custodia en su interior 400 gr. de bombones, dos habanos (de los de comer) y una semilla de cáñamo aromatizada de la variedad Dïoca 88 “que representa para nosotros la semilla del amor”, según explica Lallement. Para este último detalle, se han unido con otra marca: “Mother Seeds, 100% francesa y situada en Francia”, que intenta hacerse camino en el goloso sector de los bancos de semillas.


Valentin’s Box

Teniendo en cuenta el rígido contexto legislativo del país vecino, la pregunta de si han tenido alguna vez problemas con la justicia parece casi una obviedad y, sin embargo, la respuesta no es la esperada. “Nunca nos han molestado, ni interrogado, ni nada por el estilo en Francia, pero sí en Estados Unidos” recuerda el socio fundador, quien asegura “tener prohibida la entrada a EEUU por culpa de la Critical Seed”. Al parecer, el equipo de OG Krunch cruzó el Atlántico con un muestrario de sus variedades para presentárselas a un inversor potencial en San Francisco. No llegaron nunca a su destino, pues la escasísima dosis de THC que contienen las semillas de cáñamo torrefactas volvió violáceo el líquido que usan los de aduanas para analizar las sustancias estupefacientes.

Sin embargo, estos franceses no han renunciado a perseguir el “sueño americano” y se encuentran en estos momentos preparando el desembarco. “De aquí a dos meses nos trasladamos, primero a Nueva York y después a Miami. La idea es empezar con los bombones que parecen cogollos, sin THC, para después meternos en el negocio de la comida con marihuana”, nos confiesa Etienne Lallement. Para ello tendrán que ralentizar la presencia en Francia pues “actualmente no tenemos capacidad para estar en los dos sitios a la vez”. Aún a riesgo de perder lo logrado, el argumento de marketing es bueno: “queremos aprovechar que estamos despuntando en nuestro país para ir a La Meca de este comercio, hacer equipo y volver cuando estemos listos para seguir creciendo”.

Entre tanto, el objetivo que se habían marcado en Francia (al margen del de hacer negocio), ya lo han logrado, gracias al halo de ambigüedad que envuelve Original Gourmandise. “Cuando ponemos nuestros bombones encima de la mesa, automáticamente todo el mundo se pone a hablar de cannabis” destacan sus creadores. Es chocolate (del que se come), es legal, no tiene THC, pero incita a debatir sobre lo que de verdad preocupa a sus clientes.

Si se te está haciendo la boca agua desde que empezaste a leer este artículo estás de enhorabuena, pues hacen envíos a España a través de su página web. También es fácil encontrarlos en los grandes eventos del sector como Spannabis, Expogrow y, según nos anuncian, “pronto habrá un camello en Barcelona”. En esta ciudad ganaron en octubre de 2016 la “Élite Cup” con una variedad especial “Édibles OG Krunch”.


Stock de bombones para Expogrow 2016

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Comments

Kannabia Seeds Company vend à sa clientèle un produit de collection, un souvenir. Nous ne pouvons pas et nous ne devons pas donner de culture, donc notre produit n’est pas destiné à cette fin.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.