Back to top
Testimonios YWS: “La calidad de vida de mi hijo mejoró completamente con el cannabis”

El testimonio de una técnica en enfermería chilena que trata a su hijo con cannabis: “Entre lo que era mi hijo hace un año a lo que es hoy, hay una gran diferencia. Los colegas terminaron confiando en las propiedades del cannabis”.

Desde sus primeros días de vida Maximiliano León, hoy de tres años de edad, tuvo que lidiar con 13 patologías que lo mantuvieron hospitalizado por largas temporadas.  Entre otras condiciones, fue diagnosticado con una hidrocefalia – acumulación de líquido en el cerebro-, una fisura en el paladar y una hernia.

Debido a sus problemas de salud, el pequeño fue abandonado por su madre biológica y pasó su primer año de vida internado en el Hospital Roberto del Río (Chile), donde conoció a su actual mamá, la técnico en enfermería Verónica Morales. “Fue un amor a primera vista”, relata ella.

Verónica obtuvo la tutela legal de Maximiliano cuando este cumplió un año de edad, la misma época en la que el pequeño comenzó a presentar nuevamente convulsiones, producto de una epilepsia secundaria. Una condición que había presentado en sus primeros días de vida, siendo tratado con dos anticonvulsivos: fenobarbital y ácido valproico.

De regreso al hospital, los médicos le recomendaron a Verónica aumentar las dosis de esos medicamentos. Tras un año de tratamiento, Maximiliano comenzó a presentar crisis más largas de lo habitual. Su madre intentó estabilizarlo con benzodiacepinas, sin resultados favorables, por lo que el niño finalmente quedó hospitalizado, llegando a presentar crisis convulsivas durante dos horas seguidas.

“Pensaba: ¿cómo no va a existir nada más que los medicamentos convencionales?”

Cansada de ver a su hijo “dopado”, Verónica comenzó a buscar una alternativa a la farmacología tradicional. “Pensaba: ¿cómo no va a existir nada más que los medicamentos convencionales? Una madrugada revisé Facebook y llegué hasta la página de Fundación Daya. Me encontré con un testimonio e inmediatamente me puse a buscar información sobre el cannabis medicinal”, relata Verónica.

Esa misma noche, la madre de Maximiliano agendó una hora en la fundación. Mientras tanto, el pequeño seguía internado en el hospital, donde los médicos le indicaron que de mantenerse los estatus epilépticos prolongados le administrarían carbamazepina a su hijo, un anticonvulsivo muy potente.

Después de asistir a un taller de preparados medicinales en Fundación Daya, Verónica comenzó a tratar a su hijo con cannabis medicinal. “Las contracciones involuntarias pararon inmediatamente, sólo con una dosis del tamaño de un grano de arroz en su lengua”, recuerda.

Con esta experiencia clínica, Verónica decidió cambiar de médico tratante, pues éste desconocía las propiedades y usos medicinales del cannabis. Por su parte, la nueva neuróloga comenzó a utilizar la resina de la planta como tratamiento concomitante al ácido valproico y el fenobarbital.

Tras un año de dicho tratamiento, Verónica no le ha vuelto a administrar benzodiacepinas a Maximiliano. Por otra parte, el último electroencefalograma del niño mostró una baja considerable en su actividad epiléptica “La calidad de vida de mi hijo mejoró completamente con el cannabis. Está más activo y dinámico”, señala Verónica.

“Al final todos los medicamentos están hechos de plantas”

Luego de asistir al II Seminario de Cannabis Medicinal organizado por Fundación Daya en 2016, Verónica, quien sólo trataba a su hijo con CBD, comenzó a administrarle una mezcla de 50% CBD y 50% THC. “Entre lo que era Maximiliano hace un año a lo que es hoy, hay una gran diferencia. Los colegas terminaron confiando en las propiedades del cannabis”.

Su mensaje hacia quienes aún desconfían de las propiedades de esta planta o se oponen a su uso, es dejar la ignorancia de los prejuicios a través de la información seria actualmente disponible. “El cannabis es una planta muy noble. Al final todos los medicamentos están hechos de plantas; existe la necesidad de democratizar el cannabis y ese momento es ahora; por lo mismo doy mi testimonio”, concluye Verónica.

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Comments

Kannabia Seeds Company vend à sa clientèle un produit de collection, un souvenir. Nous ne pouvons pas et nous ne devons pas donner de culture, donc notre produit n’est pas destiné à cette fin.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.