Back to top
“El cannabis mejora la calidad de vida del paciente y de sus familias” Gisela Kuester

La doctora Gisela Kuester es neuróloga, especialista en epilepsia y electroencefalografía, además de en neurofisiología clínica. Es también Profesora Agregada de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Actualmente, se desempeña como Directora de Investigación y Estudios Clínicos de Fundación Daya, siendo una de las responsables del primer estudio clínico para pacientes oncológicos con fitofármacos elaborados en base a cannabis en Chile y Latinoamérica; y que ya cuenta con el protocolo de investigación aprobado por el Comité Ético Científico (CEC) del Servicio de Salud Metropolitano Suroriente de Santiago de Chile.

YWS.- ¿Para qué patologías, dentro de tu área, están comprobados los beneficios del cannabis?
En neurología son varias las patologías donde el cannabis ofrece alivio. Desde luego, en dolor neuropático y en los espasmos dolorosos de la esclerosis múltiple es útil, con alto nivel de evidencia científica. Estudios abiertos y numerosos reportes de casos, además de los estudios de Fase II y III que se están llevando a cabo en niños con epilepsia de difícil manejo, indican que el cannabis medicinal otorga alivio significativo de las crisis epilépticas y en algunos casos desaparición de las mismas. Adicionalmente, en todas estas patologías, el cannabis conduce a un aumento en la calidad del sueño, el ánimo, las capacidades cognitivas, la conducta y la motricidad, elementos que contribuyen a la mejora global de la calidad de vida de los pacientes.

YWS.- Profesionalmente hablando, ¿qué caso te ha impactado o impresionado más?
Son numerosos los casos que me han impresionado, especialmente los de niños con  epilepsias de muy difícil control que han tenido disminución considerable o desaparición de las crisis asociadas a mejoría en la conducta, en el alerta y en la capacidad de comunicarse. También hay casos impactantes de pacientes con autismo que recuperan el lenguaje, la capacidad de dirigir la mirada, de concentrarse y de adaptarse mejor a situaciones que antes les generaban mucha ansiedad o frustración.

YWS.- ¿Cómo ves el tema del cannabis medicinal en el mediano y largo plazo?
A mediano plazo hay una gran oportunidad en el país de desarrollar la ciencia médica a través del estudio de la eficacia de cannabis medicinal en diversas enfermedades, y es el camino que está siguiendo Fundación Daya. A largo plazo el objetivo es poder contribuir al desarrollo de  medicamentos en base a distintas combinaciones de cannabinoides, y en distintas formulaciones destinados a las múltiples patologías en que se ha descrito la utilidad del cannabis medicinal.

YWS.- ¿Qué opinas de las terapias basadas en productos de la naturaleza?
La medicina alópata por mucho tiempo dejó de lado e incluso menospreció diversas terapias alternativas por considerar que no tenían evidencia respecto de su eficacia. Sin embargo, varias de ellas eran las medicinas que usaban nuestros ancestros y hoy se sabe que muchas tienen sustento científico. Las plantas tienen muchos componentes a partir de los cuales se han obtenidos numerosos fármacos que hoy usamos. En el caso del cannabis, incluso se sabe que los derivados sintéticos son menos eficaces y tienen más efectos adversos que los extractos derivados de la planta completa. Sin duda, hay mucho que la naturaleza nos puede ofrecer para curar nuestras enfermedades, y posiblemente queda mucho por descubrir aún.

YWS.- ¿Cómo combinas la medicina tradicional con la medicina más natural?
Depende de la patología a tratar, pero en general no hay mayor inconveniente en usar ambas. Sólo hay que fijarse en que no haya interacciones entre los componentes de los medicamentos tradicionales y los fitofármacos, o que no tengan efectos adversos similares, en cuyo caso hay que hacer ajustes de ambas terapias.

YWS.- ¿Cómo fue tu cambio profesional entre el antes y después de conocer los beneficios del cannabis medicinal?
Ha sido un tremendo descubrimiento y un gran aprendizaje. Lo más lindo de todo es poder ofrecer una alternativa eficaz a pacientes que ya lo han probado todo en cuanto a terapias, incluyendo las cirugías en el caso de la epilepsia, sin obtener resultados positivos. Ver la alegría de los familiares y el renacer de los pacientes es como vivir un milagro y es lo que vemos día a día en Fundación Daya. Darse cuenta cómo mejora la calidad de vida del paciente y de sus familias es algo maravilloso, que no tiene precio, y personalmente no deja de emocionarme cada vez que lo vivo.

YWS.- ¿Qué le dirías a tus colegas que aún viven con el tabú del cannabis?
Que se informen mejor, que estudien a cabalidad el sistema endocannabinoide, que conozcan los testimonios de los pacientes en tratamiento con cannabis, que no  castiguen a sus propios pacientes por usar una terapia que les está ayudando, que se acerquen a nuestras charlas a lo largo de todo el país. y que participen del  Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Santiago de Chile que organiza Fundación Daya, y que este año tendrá su segunda versión en el mes de diciembre, donde pueden escuchar a expertos internacionales en el tema.  

YWS.- ¿Cuáles serían los grandes cambios en cuanto a cannabis medicinal si comparamos lo que tenemos hoy y lo que había hace 5 años?
Hace cinco años no había nada. Hoy está Fundación Daya, organización que en tres años de personalidad jurídica ha crecido una enormidad y que tiene numerosos ámbitos de acción: atención de salud integral, educación y difusión a profesionales de la salud y a la comunidad, talleres de cultivo y extracción, asesoría jurídica, trabajo con la autoridad sanitaria y legislativa, desarrollo de investigación clínica de alto nivel, presentación de conferencias y casos clínicos en congresos médicos y exposiciones nacionales e internacionales, y alianzas científicas con organizaciones nacionales e internacionales, entre otras.    

YWS.- En muchos países, sobre todo de la región, ven a Chile a la vanguardia en materia de cannabis medicinal. ¿Por qué crees tú que se da?
Porque el avance ha sido muy grande y en muy poco tiempo. Además, ha sido a la par en todos los frentes antes mencionados y con un gran nivel de organización y de eficiencia lo cual se debe sin duda al enorme esfuerzo y a la calidad del trabajo realizado por el equipo que dirige la Fundación.

YWS.- ¿Qué beneficios encuentras que existe en autocultivar tu propia medicina?
Muchos. Uno es saber exactamente lo que estoy consumiendo y que es un producto totalmente natural. Otro es que yo sé exactamente el valor del medicamento que produzco sin tener que pagar todos los costos de marketing ni los costos que le adiciona quien vende un producto. Hay, además, un beneficio personal que se da en el hecho de producir la propia medicina que es sanador per se para muchas personas.

En el caso del cannabis, mientras no exista una alta variedad de fitofármacos disponibles para la venta a un precio razonable, el autocultivo es fundamental, pues hay una gran variedad de cepas y sucede que hay algunas específicas que funcionan mejor en algunos pacientes, y otros necesitan combinar cepas distintas en la mañana y en la noche, por lo que se hace muy necesario contar con la opción del autocultivo para el tratamiento personalizado de diversas dolencias. Adicionalmente, si las opciones disponibles en el mercado fueran de alto costo, el autocultivo será siempre la mejor opción para las personas que no puedan acceder a ellas por motivos económicos.  

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.