Back to top
El sexo es mejor bajo los efectos del cannabis

No lo decimos nosotros, sino investigadores serios de la Universidad de Nueva York. El sexo es mucho mejor cuando estás bajo los efectos del cannabis que cuando estás bajo los efectos del alcohol. “¿Qué tal será nuestra vida sexual ahora que la marihuana se está legalizando en medio mundo?” Esta es la pregunta que inspiró el proyecto de investigación de Joseph Palamar y sus colegas.

Al más puro estilo William Master y Virginia Johnson, los dos sexólogos que hicieron historia en los años 50 y 60 con sus investigaciones sobre el comportamiento del cuerpo humano durante el sexo, historia que se puede conocer viendo la serie de Showtime, Master of Sex. Joseph Palamar y sus colegas de la Universidad de Nueva York se hicieron una pregunta. Dado que el alcohol y la marihuana, (esta última cada vez más, gracias a las políticas estatales de legalización) son dos de las sustancias psicoactivas más aceptadas en los EE.UU, ¿cómo serán las sexuales psicosociales y físicas de los usuarios y cómo será el comportamiento sexual de riesgo asociado a estas sustancias?

Para llevarlo a cabo, contaron con 24 sujetos adultos heterosexuales (muy heteronormativo todo en este experimento). “Como el panorama está cambiando y la marihuana sigue ganando en popularidad, la investigación es necesaria para continuar examinando si el uso de la planta puede influir en los comportamientos sexuales de riesgo”, publicaron en  la revista Archives of Sexual Behavior. Estas personas participaron en una serie de entrevistas en profundidad sobre las experiencias sexuales que tuvieron bajo los efectos del alcohol o la marihuana. 

Solo entrevistaron a 24 sujetos, por lo tanto no se considera una muestra nacional, sino una evaluación cualitativa rigurosa de los diferentes efectos que el alcohol y la marihuana les produjeron. Pero sí puede ser un punto de partida para la investigación cuantitativa que realicen en el futuro. Los participantes describieron detalles del tipo: cómo influyeron estas sustancias en la elección de pareja, en el atractivo percibido, en la deshinbición… También hablaron de percepciones más físicas como la duración del sexo, la intensidad del orgasmo, las disfunciones asociadas o las sensaciones de los órganos del cuerpo. 

Se demostró que el alcohol se asocia con la saliencia sexual, es decir, que los sujetos acaban con la persona que más atención les llaman por su físico o por alguna otra característica. Sin embargo, con el alcohol es más probable que con la marihuana que elijamos una pareja atípica, alguien que no conocemos. La marihuana hace que tengamos sexo con personas conocidas (pareja, amigos…).

La sensación más frecuente tras el sexo con alcohol, tanto en hombres como en mujeres es de arrepentimiento y vergüenza. Normalmente esto no ocurre con la marihuana. Estas emociones negativas pueden deberse a haber tenido  sexo con extraños. El estudio también concluyó que “las náuseas, mareos, vómitos y la pérdida de conocimiento se notifican con frecuencia cuando se consume alcohol”. Hubo menos efectos de este tipo relacionados con el consumo de la marihuana. Los entrevistados dijeron que al experimentar un efecto mental perdían la motivación por tener sexo o se distraían de su objetivo.

El estudio también encontró que el alcohol nos hace más insensibles y que la marihuana intensifica la sensibilidad. Por lo tanto, el alcohol propiciaba relaciones sexuales más largas, pero no tan buenas porque adormece las sensaciones. Según el estudio, con el cannabis los actos sexuales son más tiernos, más lentos y sensuales que con el alcohol. La marihuana provoca que las relaciones y los orgasmos sean más intensos. 

Por lo tanto la conclusión fue que el alcohol conlleva en general más comportamientos sexuales de riesgo: sexo sin protección, embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual…  Aunque la muestra era pequeña, el estudio de Palamar también evidenció que hay relación entre el consumo de alcohol y los abusos sexuales. Y se demostró que estas consecuencias negativas son menores con el consumo de marihuana.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.