Back to top
Etapas del autocultivo de cannabis

El tiempo que necesita un autocultivo de cannabis para desarrollarse cambia de una variedad a otra, pero todos muestran las mismas fases. Será esencial adaptarse a las diferentes necesidades de la planta en cada momento para asegurarse el éxito de un autocultivo.

En esta guía, te aconsejaremos sobre las siguientes etapas: germinación, fase de crecimiento, fase de floración y cosecha.

Germinación

Existen dos formas de obtener plantas para el autocultivo. Bien a través de la germinación o a través de la obtención de esquejes de marihuana. En este apartado se estudiará la primera forma.

En primer lugar, se debe elegir una semilla de marihuana de calidad, puedes comprar semillas de marihuana online en Kannabia. Además se tiene que haber conservado en las condiciones idóneas, es decir, en un ambiente seco y una temperatura ideal en torno a los 8ºC. Además, es importante que se conserven alejadas de la luz solar directa. Si no se siguen estas pautas, es posible que el ratio de germinación de las semillas no sea el deseado.

La germinación de una semilla se puede conseguir a través de varios métodos, aunque unos suelen ser más efectivos que otros. Dependiendo de las preferencias del cultivador, se elegirá un procedimiento u otro, pero siempre es recomendable seguir unas pautas fijas como escarificar las semillas, ya que las semillas no suelen ser baratas.

En muchas ocasiones las semillas tienen una cubierta exterior muy dura e impermeable, lo que hace difícil que el agua penetre hasta el embrión. La operación de escarificar consiste en arañar la cubierta de la semilla para que el agua pueda hidratarla sin problema.

Se pueden arañar a mano una a una o en grupo. Para esto se introduce un trozo de papel de lija en una caja pequeña, donde se colocarán las semillas, y se agitará la caja unos 20 o 30 segundos para escarificar las semillas.

A continuación las semillas se deberán poner en agua; existen varios procesos que ofrecen buenos resultados, aunque los principales son dos:

1. Añadir tres o cuatro gotas de agua oxigenada a un vaso con agua para evitar la proliferación de hongos o bacterias y se introducen allí las semillas.

2. Colocar las semillas en un plato entre papel absorbente húmedo. Se recomienda también que el agua utilizada contenga unas gotas de agua oxigenada. Se taparía todo con un plato u otra tapa para que no sedimenten esporas que puedan encontrarse en el aire.

El periodo de germinación durará de dos a cuatro días y a continuación se deberían pasar al medio de cultivo elegido.

Una vez germinada las semilla, se pondrán en un medio de cultivo húmedo sin que llegue a estar encharcado.  Se enterrará ligeramente con la radícula apuntando hacia abajo, a una profundidad de un centímetro aproximadamente.

La temperatura óptima del medio de cultivo está entre 24 y 26ºC.

Existen otras formas de germinar las semillas que se pueden utilizar también, aunque tiene menor tasa de éxito. Estas serían  colocar la semilla directamente en la tierra o en semilleros (si hubiera que elegir entre estos, mejor los semilleros).

Para un autocultivo en exterior, es importante tener en cuenta que las plántulas y las semillas recién germinadas son un preciado bocado para muchas especies de pájaros e insectos. Para protegerlas es conveniente poner una red o algún tipo de cubierta que las proteja.

Fase inicial de crecimiento: etapas de plántula y plantón

Con fase o periodo de crecimiento nos referimos al intervalo de tiempo en el que la planta produce ramas y hojas para crear la infraestructura necesaria para alimentar las inflorescencias.

Durante esta fase el fotoperiodo es de 18 horas de luz al día o más. Las plantas que se cultivan en latitudes tropicales tienen ciclos de luz/ oscuridad cercanos a las 12 horas luz/ 12 horas oscuridad, por lo que estas plantas entran en floración en cuanto alcanzan la madurez quedando de una talla baja. Si se desea evitar que la planta tenga un tamaño reducido, el proceso debería completarse con luz artificial hasta completar las horas que faltan, o procurar que la planta pase la fase de crecimiento en el interior.

El estado de plántula comprende desde que la semilla germina hasta que emergen las primeras hojas no cotiledones, es decir, hasta que brotan las primeras hojas aserradas.

Las plántulas son muy sensibles a la alta humedad del medio de cultivo y a la sobrefertilización, por lo que se recomienda mantener húmedo el medio sin encharcar y regar solamente cuando la superficie del medio esté seca. No se añade fertilizante en esta etapa. 

La fase de plantón dura entre dos y cuatro semanas, y es la fase en la que la planta está desarrollando su sistema metabólico para la producción de todas las enzimas necesarias para  la madurez. Durante la fase de plantón se usarán los fertilizantes la dosis que recomienda la etiqueta.

Después del periodo de plantón, la planta tiene la maquinaria molecular a pleno rendimiento y se podrá fertilizar más intensivamente.

Fase avanzada de crecimiento

En este momento la planta se encuentra en todo su potencial para crecer, por lo que es de vital importancia  ajustar el programa de fertilización al límite sin excedernos para no perder oportunidad de obtener el más alto índice de crecimiento. Es esencial tener en cuenta que cada planta necesita su espacio, por lo que hay que evitar que en caso de que haya más de una planta, estén muy cerca y se toquen entre ellas,  porque las plantas dejarán  de crecer por ese lado. Es importante destacar que en cada trasplante que se le hace a una planta, esta sufre un estrés radicular del que puede tardar hasta dos semanas en recuperarse.

Por esta razón se limita el número de trasplantes al mínimo posible.

El periodo de crecimiento variará también según la variedad elegida para el autocultivo, así como si se trata de un autocultivo de interior o de exterior.

En interior a las variedades de semillas de marihuana más índicas se les da una fase de crecimiento más prolongada,  que puede incluso superar el mes en algunas ocasiones. Estas genéticas tienen periodos de floración cortos y la cosecha quedaría reducida si no se les deja que crezcan lo que deben.

Con variedades de semillas de marihuana autoflorecientes en interior, el fotoperiodo alcanza las 18- 20 horas durante toda la vida de la planta para dar el máximo de rendimiento.

Con variedades de semillas de marihuana más sativas se dan periodos de crecimiento más cortos, ya que tienen fases de floración relativamente largas y van a tener tiempo para poder crecer lo suficiente sin que la cosecha se vea afectada. El periodo de floración en interior para genéticas sativas suelen estar entre una y tres semanas, dependiendo del grado de hibridación.

En exterior las plantas de marihuana que no son autoflorecientes están condicionadas por las horas de luz que reciben, entrando en su fase de floración cuando el ciclo de horas de luz se va reduciendo naturalmente.

Normalmente, los ejemplares se ponen en primavera cuando la temperatura nocturna no desciende de los 10-12ºC. Plantando a mitad de abril, las plantas tendrán unos tres meses para crecer entrando en floración a partir del 24 junio aunque sigue creciendo la planta hasta mediados de julio. Pero la fecha de puesta puede variar de un cultivador a otro.

Algunos horticultores del hemisferio norte, germinan las semillas en torno al 15 de mayo y logran conseguir una cosecha exitosa a mediados de septiembre.

Con variedades autoflorecientes, será necesario tener en cuenta el ciclo de vida que tienen para poder cosecharlas entre abril y octubre en el hemisferio norte.

Independientemente de si se trata de un autocultivo de interior o de exterior, será importante ocuparse de los ciclos de riego y fertilización que necesita la planta.

Normalmente los productos comerciales para la fertilización ofrecen unas tablas de dosificación que son muy buena orientación para programar el abonado.

Siempre que se rieguen las plantas, es muy importante que drenen la cuarta parte del agua con la que fueron regadas, ya que de este modo se lava el sustrato y las raíces evitando que se precipiten sales hasta niveles tóxicos.

Es muy importante tener en cuenta la limitación de espacio y de altura para que la planta no crezca demasiado. En los primeros 10- 12 días de la fase de doce horas de luz, en interior,  la planta sigue creciendo hasta que empieza a formar los botones florales. Incluso una vez que aparecen los botones, estos presentan un crecimiento longitudinal al principio.

El aprovechamiento de espacio estará determinado por el tamaño final de la planta que se haya fijado como objetivo.

Fase de floración

Es el momento en el que la planta recibe al menos doce horas de oscuridad, siempre en interior, o se producen en ella cambios metabólicos para comenzar la formación de botones florales.

En exterior, el cambio del estado vegetativo al de floración sucede en torno a mediados de julio en el hemisferio norte.

Tanto para exterior como para interior, pasado un mes aproximadamente del inicio de la floración, las flores han terminado su crecimiento en longitud y comienzan a ganar peso. Es el momento álgido de la fase de floración; es el momento de utilizar el fertilizante de forma más intensiva, con aportes extra de fósforo y potasio.

Una vez finalizado el periodo álgido de la floración, ya solo quedaría dar agua a las plantas para que puedan agotar el fertilizante que les quede en el sustrato. La fase final de lavado de raíces suele durar 1 semana y es imprescindible para que las flores cosechadas tengan un sabor limpio, libre de matices metálicos o amoniacales.

Cosecha

Es muy importante identificar cuándo están listas las plantas para la cosecha.

Es posible determinar si la planta está madura para la recolección con un criterio muy sencillo. La planta madura será la que tiene el 75- 80% de los estigmas dorados indica el punto óptimo de madurez.

Si se dispone de un microscopio o lupa con un mínimo de 50 aumentos, será posible ver el estado de maduración de los tricomas, que son las glándulas resiníferas que la planta tiene en sus tejidos superficiales, principalmente en las inflorescencias. El color óptimo de maduración sería turbio blanquecino. Si los tricomas estuvieran transparentes, indicarían inmadurez de la planta; si los tricomas estuvieran de color ámbar, significaría que están demasiado maduros.

Desde Kannabia Seed Company, como banco de semillas de marihuana, debemos dejar patente, que según la legislación vigente en España:

1.- Que el cultivo sólo lo puede ser para el consumo y abastecimiento propio.

2.- Que el uso y la finalidad del autocultivo ha de ser terapéutica.

3.- Que la plantación debe llevarse a cabo en la intimidad. Idem en cuanto al consumo.

Y lo más importante, asumimos que al pasar la consulta te refieres a un autocultivo pequeño.

 

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.