Back to top
Examen sobre drogas a los candidatos a la Presidencia de Francia

El periódico 20 Minutes, con el apoyo de Think y Do Tank FAAAT , organizó el 1 de marzo una tribuna en torno a la problemática: “Drogas, sexualidades, cuáles son las innovaciones políticas para construir la sociedad francesa de 2030”. Los seis candidatos a las elecciones presidenciales francesas habían sido invitados a presentar sus propuestas en el Conservatorio Nacional de las Artes y los Oficios (CNAM). Tan solo los representantes de Macron, Hamon, Fillon y Mélenchon acudieron a la cita. 

Nicolas Dupont-Aignan (Debout la France / Arriba Francia) y Marine Le Pen (Front National / Frente Nacional) ni siquiera se molestaron en acudir o en enviar al responsable de su equipo en la materia, sencillamente porque no lo tienen. Los temas a tratar (la legalización del cannabis, las narcosalas, la prostitución, el proxenetismo o la adopción para parejas del mismo sexo) no están en sus programas, así que ellos tampoco. Los otros cuatro candidatos en liza por el Elíseo se hicieron representar por los más preparados de entre sus filas (en la mayoría de los casos) que defendieron las diferentes posturas de sus partidos.

A pesar de que el cannabis ha conseguido entrar con fuerza en la agenda política de estas elecciones, los organizadores de esta especie de “examen oral” pre-electoral no consiguieron que fueran los propios líderes de cada campo los que se posicionaran. Sin embargo, la mayoría de ellos ya había dado algunas pistas recientemente en los medios de comunicación. Este era el momento de entrar en detalle:

La posición de Emmanuel Macron (En Marche / En Marcha)

Jean-Marc Borello es el presidente del grupo SOS,  una organización francesa especializada en la acción social, particularmente en el desarrollo de dispositivos de ayuda y cuidado a los usuarios de droga. También es uno de los nueve delegados nacionales del movimiento En Marche.

Borello cuenta con una experiencia probada en política de drogas, entre ellas el cannabis, sin embargo no profundizó en sus explicaciones todo lo que se esperaba entre los asistentes. Y es que la posición de Macron no deja de ser bastante genérica sobre la espinosa cuestión.  “Contamos con la posibilidad de lanzar grandes debates. No podemos decidir el funcionamiento humano por circulares. Debemos acompañar a la gente cualesquiera que sean sus elecciones individuales. El programa de Emmanuel Macron se fundará sobre debates ciudadanos”. Mucho discurso, poco contenido.

Como explica Newsweed en su artículo -única referencia al evento aparecida en los medios de comunicación franceses junto a un breve resumen de 20 Minutes, los organizadores- Emmanuel Macron inscribe en su programa la “contravención”*, una forma de despenalización, para evitar los costosos e inútiles procedimientos judiciales. Según explicó Borello, el abandono de la criminalización del cannabis llegará bastante más rápido si Macron es elegido, aunque no precisó ni el método ni las consecuencias.

En cuanto a la visión desde la sanidad pública sobre las drogas, Borello aseguró que su movimiento quiere implementar una política más ambiciosa de reducción de riesgos. Pero tampoco desveló cuáles serían los ejes de actuación. “Un chaval que fuma un porro cada mañana después del café pone en peligro su salud. Un adulto que fuma un porro de cuando en cuando no se pone especialmente en peligro”, admitió el portavoz de En Marche.

La posición de Benoît Hamon (Partido Socialista)

Catherine Lemorton es diputada por Haute-Garonne y presidenta de la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Nacional francesa. Farmacéutica de formación, el tema del cannabis está entre sus especialidades. Su opinión es compartida por Benoît Hamon.

Lemorton comenzó por recordar que una sociedad sin drogas no existe, y que las adicciones pueden ser múltiples, tanto a productos como a situaciones. En sus términos, la ley de 1970 que rige hoy la interdicción del cannabis en Francia es una ley castigadora que fue votada después de mayo de 1968. En aquel contexto, se acusó al cannabis de haber provocado que los jóvenes montaran las famosas barricadas parisinas. “Quedarse en este estado sería irresponsable. Hay que poner en marcha una Sanidad Pública en torno al cannabis y hablar abiertamente de ello, cosa hoy imposible debido a esta ley”.

La posición de Benoît Hamon sobre el cannabis es pues la legalización con el objetivo principal de asfixiar la venta ilícita. De esta manera, podría estatalizarse el control del cultivo y de la venta. Según su programa, el dinero utilizado hoy en la represión se usaría para implementar planes de prevención del consumo. La portavoz del candidato socialista insistió en la importancia de crear un modelo francés del cannabis, que todavía está por imaginar.

Interrogada fuera de micro por Farid Ghehiouèche, Lemorton explicó que el cannabis medicinal debía ser tratado por la industria farmacéutica, a la vez que mostró interés por la opción de los Cannabis Social Clubs. Siempre y cuando se garantizaran unos controles de la calidad y la cantidad de los productos.

La posición de François Fillon (Partido Republicano)

La representante de Fillon, Caroline Cayeux es senadora y alcaldesa de Beauvais. Reemplazaba de improvisto a Bernard Debré, que debía inicialmente representar al candidato de la derecha francesa. Durante su intervención habló de las escuelas de preescolar, las ayudas sociales, el latín, el griego… y poco o nada de política de drogas y sexualidad, que eran los temas de la tribuna. Cayeux recordó la importancia de la protección de la familia, subrayando que “la libertad está en el corazón de la campaña de François Fillon”.

Cuando por fin abordó el tema del cannabis lo hizo con una comparación imposible entre la posición de François Fillon contra la despenalización del cannabis y las 320 sobredosis atribuidas al cannabis en 2016 y el consumo de drogas más duras. Una posición que su partido ha estudiado con expertos, médicos y familias, según su representante.

De manera general, la portavoz explicó que François Fillon es proclive a una negativa total de las innovaciones en sexualidad y en drogas, y promueve en cambio una protección aumentada de la salud. Sin embargo, se mostró favorable a que haya un debate que funde los cimientos nacionales sobre el tema del cannabis.

La posición de Jean-Luc Melenchon (La France insoumise / Francia insumisa)

Riva Gherchanoc es adjunta del alcalde de Montreuil y trabaja globalmente en las problemáticas de salud de la ciudad. De todos los candidatos, Jean-Luc Mélenchon es el que ha construido una propuesta más profunda con respecto a la regulación del cannabis. Está a favor de la legalización, con un consumo y una producción estructurados. Un dispositivo vigilado por el Estado, que distribuiría licencias caso por caso. La recaudación por los impuestos serían atribuidas a la prevención y a la ayuda a la desintoxicación.

Nos referimos a un marco para el consumo, la producción y la venta en condiciones que permitirían luchar contra la adicción. Todo en condiciones que permitirían controlar las cantidades y la calidad, ya que se sabe que los productos adulterados son mucho más nocivos”, explica Riva Gherchanoc en nombre del movimiento La France insoumise.

 

* La contravención, que se asimila a veces sin razón a la sanción, es la primera categoría de infracciones penales en la ley francesa. Se sanciona solo con una multa o con penas complementarias (como la suspensión del carnet de conducir, por ejemplo). En materia de gravedad de infracciones, la contravención es menos grave que un delito, y éste menos grave que un crimen.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.