Back to top
Galgo, relatos sonoros de Post-Rock

Las sensaciones que transmite una canción instrumental suelen ser muy diferentes a las composiciones que poseen partes cantadas, debido a su diversa naturaleza y concepción del desarrollo de las estructuras musicales. Personalmente he vivido momentos de sobrecogedora intensidad con esos temas instrumentales de discos progresivos, psicodélicos, experimentales, krautrock o de esa sensibilidad especial que rezuma el Post-Rock, como una amalgama actualizada que recoge retales y conceptos de todos los anteriores.

Realmente todos estos géneros se dejan llevar por extensas composiciones que van creciendo poco a poco y en la que su duración no es un factor que importe. El tiempo se distorsiona por la hipnótica cadencia de los temas, y nos trasladan a esos rincones que sólo géneros como el Post-Rock sabe tejer, a través de fragmentos que pueden ser evocadores y que se trazan de otra manera a los clásicos géneros con contenido escrito, siendo esa característica lo que lo hace especial y singular. Galgo es una de estas bandas y lo hacen de manera simplificada y elegante, con sentido y criterio. Las bandas de la naturaleza de este tipo, desarrollan su identidad a través de elaboradas construcciones  instrumentales que evocan relatos sin textos y que beben de otros mecanismos diversos pero tan poderosos como la palabra. Estas construcciones pueden atravesar la fibra de una manera más evocadora si a través de la instrumentalización se dibuja un horizonte con sentido a través de cierta carga conceptual en la música. La musicalidad emitida por Galgo es intensa y frágil, emana como delicados pasajes de vaporosa tranquilidad que dan paso a furiosos torrentes electrificados. La calma e intensidad por la que transitan las canciones de los episodios que conforman sus trabajos supone el motor para dibujar los contrastes por los que las estructuras van avanzando en el desarrollo de una historia sin palabras, sólo a base de fotogramas sonoros que se desprenden de la paleta multicolor de sus dos componentes, Gustavo y Miguel. Repetimos, sólo dos integrantes. Olé, Ole y olé. A través de elaborados y variados recursos musicales, la banda de Catral (Alicante) va construyendo los matices de un relato en el que cada canción supone un verso de la historia. Toda esta dinámica resulta efectiva y adictiva  por  el enfoque de los temas. Acostumbrados a los extensos temas de naturaleza Post-Rock, Galgo simplifica los recursos del género, y da como resultado temas cortos pero muy intensos, a modo de pildorazos, que son pequeñas piezas de un puzle  mayor que adquiere  sentido al contemplar la imagen final, tras pasar por cada verso, canción tras canción.

Bandas como Galgo suponen una apuesta que arriesga y plasma en sus temas una clara intencionalidad  basada en un proyecto conceptual que a través del desarrollo de texturas instrumentales nos toca la fibra por su visión artística. Por medio de la trilogía de episodios que  suponen hasta ahora sus tres trabajos (‘Parte I. La ruta psicoactiva’, ‘Parte II. Manolarga’ y ‘Parte III. Menos a María’) podremos sumergirnos en diversas sensaciones a través de paisajes musicales de naturaleza Post-Rock, que nos golpearán con fuerza pero también harán que nos emocionemos.  Además, por si todo lo anterior relatado no fuera suficiente, los tres episodios  están disponibles de manera gratuita en su Bandcamp. Sólo nos queda esperar a la publicación de su último trabajo para completar su tetralogía y obtener la imagen final de esta película.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.