Nueva política de drogas en Nueva Zelanda

Nueva política de drogas en Nueva Zelanda

Por: Redaccion Activismo

El gobierno de Nueva Zelanda no está apostando por una verdadera y útil regulación legal en torno al cannabis, por ello la Drug Foundation está trabajando en un nuevo modelo de leyes sobre drogas para el país. La fundación propone un nuevo modelo que reemplace al actual para descriminalizar las drogas y regular el mercado del cannabis. 

Nueva Zelanda, que siempre ha sido líder del cambio social en el mundo siendo pionera en el sufragio femenino en 1893 o anticipándose a los movimientos LGTB permitiendo el matrimonio gay en 2013, ahora deberá ponerse las pilas para acabar con sus leyes obsoletas en materia de drogas y aportar una nueva visión (el acta que legisla este tema leva sin cambios desde hace cuarenta años).

El actual  y obsoleto acta criminaliza la posesión y el consumo de drogas en un intento de evitar que la gente las siga tomando. El país tiene uno de los índices más altos del mundo en consumo de drogas, pero están demasiado preocupados en castigar al consumidor que trabajar en medidas de prevención, comercio y usos del cannabis. La Drug Foundation, impulsora de las nuevas medidas, opina que el gobierno y sus medidas arcaicas están dañando a los ciudadanos en lugar de ayudarlos como deberían. De ahí que se hayan decidido a redactar un nuevo acta sobre drogas y cannabis, que podéis consultar aquí.

Este nuevo modelo no pretende acabar con la penalización y castigo del tráfico de drogas sino humanizar el proceso para proteger a los que poseen o consumen cannabis. Hablamos de rebajar el grado de criminalización del cannabis. La fundación cree que las minorías que tratan con drogas necesitan apoyo, compasión y tratamiento. El miedo a ser castigados por consumir no detiene a la gente de seguir consumiendo. Por lo que es hora de tratar alternativas.

“Cambiar nuestra política de drogas es el siguiente paso  para librarnos de los daños de os prejuicios, la discriminación y la estigmatización de los consumidores de cannabis. Y queremos hacerlo para 2020”, ha declarado la fundación.

Uno de los cambios más importantes que aporta este nuevo modelo es que las actuales drogas ilegales serían despenalizadas. Si la policía encuentra a alguien en posesión de drogas, por ejemplo, se le daría una advertencia que incluiría información y aviso legal para dejar las drogas. Después de dos o tres avisos (según el tipo de droga), la persona en cuestión debería asistir a alguna clase de curso o intervención para tratar su estado de salud y posibles tratamientos. Para saber más sobre legalidad y cuestiones técnicas puedes ver nuestro Consultorio Legal y disipar cualquier duda.

Esta nueva proposición apuesta también por el mercado regulado del cannabis y el derecho al autocultivo, entre otros. Puedes leer más sobre el nuevo modelo de drogas de Nueva Zelanda aquí.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: