Back to top
Smoking Club, la peli cannábica que tienes que ver

“Esto no es Ámsterdam”, dice el personaje que interpreta Rodrigo Poisón Barroso en el trailer de Smoking Club. 129 normas, la película que se desarrolla en un club cannábico de España. “Transcurre allí porque era el lugar perfecto para reflexionar sobre la libertad y sus límites. También porque estos clubes son una realidad presente en la vida de muchos ciudadanos, de esos considerados ‘normales’a ojos de todos y que consumen de forma legal cannabis con la misma libertad que el que se toma una cerveza, un vino o una copa”, cuentan sus creadores. 

Durante estos días se celebra el “20 Festival de Málaga. Cine en Español”. Justo en un aniversario tan redondo, la organización ha decidido cambiar su nombre para ampliar sus barreras y dar cabida a todos los metrajes que se hacen en nuestra lengua y los idiomas que se recogen en el paraguas que la rodean: catalán, gallego, euskera, portugués, brasileño… En definitiva, amplía sus horizontes con historias universales y se convierte así en el festival de cine en español más importante de nuestro país. 

Nos encanta comprobar que también las reflexiones se hacen más profundas y cercanas a nuestro tiempo. Durante esta 20 edición hemos podido ver películas que giran en torno a realidades tristemente de actualidad, como la violencia machista (“Brava”, de Roser Aguilar); también ha habido hueco para hablar de cuestiones universales y atemporales: la pérdida, el amor, la familia, la muerte (“Verano 1993”, Carla Simón). Es gratificante encontrar además una comedia como “Smoking Club. 129 normas”, de Alberto Utrera, que habla sobre libertades y está incluida en una sección de ‘Pases especiales’

La película cuenta la historia de Óscar, que se acerca a la cuarentena y, en plena crisis vital, decide dejar su vida anterior -su trabajo como funcionario y su novia- para abrir un club cannábico. Lo que él quiere es crear “un espacio de libertad”, pero se dará cuenta de que la gente no sabe comportarse y empezará a poner reglas, que sumarán hasta 129 al final de la película. Este personaje está interpretado por Rodrigo Poisón, cara conocida por trabajos en series tan populares como TV Gym Tony o La que se avecina. También está en el casting Jimmy Castro, al que conocemos por series como Los hombres de Paco o Aída; y Natalia Mateo, a la que hemos visto en Cuéntame como pasó. El reparto es coral y también reconocemos a Silvia Vacas (Hospital Central), Marta Balón (Águila Roja) o Úrsula Gutiérrez (Mar de Plástico). 

El guión fue creciendo gracias a todas las personas que conforman el equipo, que consideran que es un trabajo comunitario, ya que que todos se conocieron en la Central de Cine de Madrid donde se formaban en guión, interpretación y dirección. Por eso hubo mucha improvisación, como la de escribir cada mañana en la pizarra una regla y quedarse al final con las que más les gustó. De ese mano a mano surgen esas 129 reglas, que son un intento del protagonista por crear un espacio equilibrado y armónico, a la vez que pone orden a su nueva vida. Pero, que, en realidad acaban contradiciéndose entre ellas, siendo al final un reflejo del caos que hay en la sociedad en la que vivimos, porque cada regla acaba contradiciendo a la otra y el club cannábico acaba siendo un sitio caótico. También son un guiño a lo que ocurre en un club cannábico real, donde hay muchas reglas. Algunas de la película están basadas en las que hay en los clubes de fumadores reales. 

Smoking Club. 129 reglas está conformada por diferentes historias que giran en torno a la marihuana. Sexo, cannabis, amor, dudas existenciales, amistad, crecimiento personal, humor. Todo esto y mucho más cabe en una comedia inteligente, que es la ópera prima de su director Alberto Utrera, y que, ya solo por ver el elenco de actores y actrices con los que cuenta y la temática sobre la que gira, merecerá la pena ver en el cine.

Os contamos más sobre su estreno y otras cuestiones en próximas semanas, ya que hablaremos con su equipo durante el 20 Festival de Málaga.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.