Back to top
Las mujeres reclaman su voz en el movimiento cannábico

2016 pasará a la historia por ser el año en el que, por primera vez en nuestro país, el 50% del movimiento cannábico organizó un evento para conocerse y compartir experiencias personales y profesionales. El I Encuentro de Mujeres Cannábicas de España se celebró el 10 de marzo en Barcelona. Hasta allí se desplazaron más de 80 usuarias y, en su mayoría, profesionales y trabajadoras relacionadas con el sector cannábico con un objetivo, poner en común e impulsar acciones para abordar los retos de transformación hacia la equidad de género en el sector cannábico en particular y en las políticas de drogas en general.

El año se acaba con un buen balance de movimientos dados por los colectivos cannábicos a favor de la regularización de la marihuana en nuestro país. Uno de ellos, quizá el más importante, comenzó con paso determinante y fuerza transformadora porque, recordando el viejo lema activista, “la revolución será feminista o no será”. En este sentido no se entendía cómo, en pleno 2016, aún no se hubiera celebrado un encuentro entre la mitad del movimiento cannábico, las mujeres que lo conforman. El I Encuentro de Mujeres Cannábicas estuvo patrocinado, entre otros por Kannabia y Plantasur.

¿Por qué un encuentro de mujeres cannábicas?

Este verano podíamos leer un artículo publicado en Vice UK, ¿por qué es importante ver a mujeres fumando marihuana? En definitiva, la eterna pregunta de por qué es importante tener referentes en todos los campos. En este escrito se desarrolla una idea muy importante, y es que, desde pequeños adquirimos roles que se nos presuponen durante toda nuestra vida. Las mujeres somos cuidadoras, los hombres son rebeldes. Las mujeres estamos inseguras porque somos frágiles y los hombres son fuertes y nos protegen. Esta serie de ideas binomio puede parecer simple, pero se cuela de lleno en el mundo cannábico, que no deja de ser un mundo que se desarrolla en un sistema patriarcal.

Este maremagnum de experiencias y vivencias personales también fue protagonista del I Encuentro de Mujeres Cannábicas. Realidades como que son los hombres los que siempre han consumido públicamente, los que presumen de fumar, los que saben liar los porros o la dificultad de poder hablar de estas cuestiones con otras mujeres amigas, por haber menos o, al menos, estar más escondidas.

Invisibilización de la mujer en el movimiento cannábico

Y es que, hasta hace muy poco, el mundo cannábico también era un mundo de hombres, encontrar a mujeres amigas con las que compartir esta afición no era tan común. Pero, de un tiempo a esta parte han surgido mujeres reconocidas en el mundo del espectáculo como Rihanna, que muestra en su Instagram sin pudor que fuma yerba; o Ilana y Abbi, protagonistas de la serie Broad City, que en sus tramas incluyen el consumo de la planta.

Las mujeres ya son parte de esta cultura, aunque no se las veía. Por eso ahora reclaman su sitio y que se las vea y reconozca. Reclaman su papel de manera conceptual, pero también como consumidoras activas de cannabis y de toda la parafernalia asociada a ella.

Esta también es una de las conclusiones a las que llegaban las asistentes al I Encuentro de mujeres cannábicas al compartir experiencias personales sobre ser mujer y consumir cannabis. “Pensamos que era necesario organizar este primer encuentro porque había muchas cuestiones concretas que nos preocupaban como mujeres en relación con el cannabis. Había una sensación general de soledad y aislamiento en un entorno más hostil de lo habitual para las mujeres”, nos cuenta  Anna Obradors, consultora y directora de la empresa We’re Canna Consulting y diseñadora de Weedgest.

“Por eso, encontrarnos, identificarnos, reconocernos y valorar cada trayectoria, cada experiencia, nos da la fuerza para emerger juntas y explicar al mundo en general y al mundo cannábico en particular, que las mujeres han de ser vistas como otra pieza del engranaje en el mecanismo imparable de la regulación. Las enormes desigualdades en el ámbito de las políticas de drogas y de salud y la necesidad de defender los derechos y voces de las mujeres en un aspecto tan candente como el cannabis nos motivaron a todas a organizar este primer encuentro en marzo de 2016”, declaraba Obradors.

Un encuentro para la transformación

Durante la jornada de actividades surgieron muchos debates interesantes en la puesta en común de las diferentes voces participantes. Algunos con connotaciones negativas que explican por qué la mujer está invisibilizada en el mundo cannábico, si quieres ser una madre responsable y no ser desacreditada como tal por consumir cannabis al final te callas y no dices que consumes; o el tradicional papel de la mujer como objeto sexual en la publicidad cannábica y como usuaria en la calle; también la doble demostración que la mujer profesional debe hacer para evidenciar que está a la altura del hombre. En contraposición a las experiencias negativas también se expusieron las positivas: el sentimiento de empoderamiento, libertad, reivindicación, valentía y compromiso con las propias ideas; la conexión, paz, lucidez y creatividad.

Por todo ello, este grupo de mujeres, entre las que se encontraban trabajadoras, médicas, abogadas, investigadoras, madres y usuarias, consensuaron unos puntos a modo de declaración fundacional. Contribuir a establecer un marco legal y político de regulación para que las plantas, sustancias y personas que las usan no sean perseguidas; introducir la perspectiva de género de manera transversal en el ámbito del cannabis, la salud pública y las políticas de drogas; la voluntad de colaborar activamente y tejer alianzas con empresas, medios de comunicación y cualquier iniciativa de carácter antiprohibicionista que también tenga el propósito de incorporar la perspectiva de género en su ámbito.

Mucho más en el futuro

Estas inquietudes iniciales que llevaron a este grupo de mujeres cannábicas a organizar el encuentro, se confirmaron con creces durante su celebración. “¡Es por ello que seguimos adelante! Es la gran respuesta obtenida lo que nos da la fuerza para seguir”, nos cuenta feliz Anna Obradors. Muy pronto sabremos más de las conclusiones de su próxima cita, una asamblea abierta que se que se celebrará los días 16, 17, y 18 de septiembre en Expogrow Irún. Allí se presentará el trabajo motor realizado durante estos últimos meses. “Otra gran novedad”, concluía Anna Obradors,  “es que desde ya las mujeres cannábicas que quieran pueden prestar su apoyo y participar asociándose a la red vía web”.

The cultivation of cannbis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.

Commentaires

The cultivation of cannbis for self-consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

The purpose of this publication is purely informative, horizontal transfer of technical horticultural information.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published here.