Back to top
La ansiedad y el síndrome de Tourette ya pueden tratarse con cannabis en Pensilvania

Este verano llegaban buenas noticias desde uno de los estados americanos donde el uso del cannabis medicinal está legalizado. El Departamento de Salud de Pensilvania agregó el jueves, 11 de julio, dos nuevos diagnósticos a la lista de enfermedades para el tratamiento con marihuana medicinal: los trastornos de ansiedad y el síndrome de Tourette.

Esta decisión se ha tomado después de una recomendación de la Junta Asesora de marihuana Médica del estado y una posterior revisión llevada a cabo por la Secretaria de Salud, Rachel Levine.

"No tomé esta decisión a la ligera", expresó en un comunicado. "Para ambas condiciones, la marihuana medicinal no es un tratamiento de primera línea y no debe reemplazar las terapias tradicionales, sino que debe usarse junto con ellas, cuando sea recomendada por un médico”.

21 enfermedades tratables con cannabis

En total, en esta lista estatal hay ya 21 enfermedades graves para las que se recomienda un tratamiento con cannabis. Algunas de ellas son cáncer terminal, dolor crónico, esclerosis múltiple o enfermedad inflamatoria intestinal. Aunque la Secretaria de Salud ha dejado claro que no se usará cannabis medicinal para tratar trastornos de ansiedad ni a niños ni a adolescentes, ya que sus cerebros aún están desarrollándose.

Unos días antes de que Rachel Levine anunciara esta decisión, se había celebrado una cumbre centrada en las posibilidades de investigación médica del cannabis. En este encuentro participaron representantes de ocho universidades de Pensilvania. Además, hace poco se aprobó que productores de cannabis se asociaran con estos centros educativos para este objetivo y así hacer más fácil este estudio.

Protocolo para acceder al cannabis medicinal

El protocolo para  acceder a este programa es muy parecido al de otros estados. Los pacientes van a su médico y este les prescribe cannabis medicinal con una receta. Es el momento de solicitar su tarjeta de marihuana al Departamento de Salud. Para prescribir cannabis, los profesionales sanitarios tienen que haber recibido un curso de cuatro horas sobre la planta certificado por el estado de Pensilvania. 

 

Otros formatos distintos al fumado

Este programa no contemplaría el cannabis fumado, sino en otros formatos como pastillas, aceites o tinturas. Parece que se trataría de productos libres de impuestos, lo cual es una buena noticia para los bolsillos de los pacientes. ¿Qué pasa con los enfermos que quieran cultivar sus propias plantas? Parece que no hay ningún punto que hable sobre cultivo casero, por lo que habría riesgo de multas si una persona es descubierta con plantaciones en su ámbito privado.

Una enfermedad común en EE.UU

Actualmente el trastorno de ansiedad es la enfermedad mental más común de Estados Unidos. Según datos de la Asociación de Ansiedad y Depresión de América, más del 18% de la población se ve afectada cada año por esta afección. Teniendo en cuenta este dato, podríamos decir que hay casi 1,73 millones de habitantes de Pensilvania que podrían adherirse a este programa de cannabis medicinal.

Si hablamos de Síndrome de Tourette, nos encontramos con que unos 200.000 estadounidenses padecen este trastorno neurológico en su forma más grave, según datos de los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. Esta enfermedad se caracteriza por movimientos involuntarios repetitivos y tics en forma de vocalizaciones.

Apostando por el CBD sobre el THC

Por su parte, Rachel Levine ha sido clara con el diagnóstico de los trastornos de ansiedad y ha declarado que lo mejor sería que las personas que lo padezcan busquen el mejor asesoramiento y terapia para estabilizar su enfermedad. También dijo que parece que las variedades de cannabis medicinal con contenido más bajo en THC y más alto en CBD, parecen ser las más adecuadas para tratar la ansiedad. El motivo es que el tetrahidrocannabinol podría producir más ansiedad, por ser la sustancia psicoactiva, y el cannabidiol podría moderar los efectos del THC, aunque no hay evidencia científica que corrobore esta afirmación.

Trastornos discinéticos y del movimiento espástico, glaucoma, VIH/SIDA, esclerosis múltiple, neuropatías, enfermedades neurodegenerativas, anemia falciforme, enfermedades terminales, trastorno de uso de opioides, enfermedad de Parkinson, dolor crónico o intratable grave de origen neuropático o dolor crónico o intratable grave… Estas son solo algunas de las 21 condiciones médicas que ya están incluidas en la lista estatal para el uso de cannabis medicinal en Pensilvania.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.