Back to top
Apocalipsis verde: 5 plagas que pueden arruinar tu autocultivo

Nos encontramos en plena explosión primaveral, la fecha adecuada para recordar las principales plagas en cultivos de marihuana que pueden afectar al buen desarrollo de nuestras plantas y al rendimiento total de nuestro autocultivo. Así cualquiera podrá estar preparado y podría saber cómo reaccionar de manera rápida y eficaz. En este artículo encontraréis una lista con las plagas más comunes en los cultivos de exterior. Defiende tu cultivo de las plagas, conócelas y consigue la máxima protección de tu cultivo con estos consejos.

La prevención es fundamental, pero si no fuera suficiente, habría que pasar a la identificación, control y eliminación. Por todo esto, siempre es necesario revisar la planta periódicamente y mantener el autocultivo limpio de maleza para dificultar el acceso de las plagas a cualquier planta de marihuana exterior.

A continuación enumeramos las cinco plagas que podrían afectar a una planta de cannabis de exterior e interior:

Araña roja: esta plaga es la más devastadora, puede arrasar cultivos enteros en pocos días si no se evita. Las condiciones climáticas que la favorecen son temperaturas muy elevadas y poca humedad. Normalmente, empiezan atacando las hojas bajas de la planta para ir desplazándose hacia los brotes tiernos. El primer síntoma es la aparición de pequeños puntos amarillos en la parte superior de las hojas, son las picaduras causadas por el aguijón de la araña que clava en las hojas para extraer la savia. Se extienden rápidamente por toda la planta y en los casos más graves llegan a formar telarañas alrededor de los cogollos para protegerse.

Para combatir la plaga de araña roja se pueden utilizar métodos de control químico, biológico y cultural. Para el control químico se recomendaría la utilización de varias materias activas con distintos modos de actuación para evitar resistencias como son: abamectina, etoxazol, piridaben o propargita. Las aplicaciones se haría siempre en las dosis recomendadas y las técnicas de aplicación deberían alcanzar bien el envés de las hojas, ya que es donde se sitúa la araña roja. La práctica química más difundida a modo de prevención sería mantener el suelo limpio, mediante la aplicación de herbicidas, así como mantener unas condiciones de humedad alta en las hojas de la planta, regulando el manejo de riego, previene en gran medida la presencia de esta plaga.

Mosca Blanca: se trata de un pequeño insecto volador, de color blanco que se sitúa en el envés de las hojas. Su aparición se ve favorecida en condiciones de altas temperaturas y elevada humedad. Las picaduras de estos insectos causan la clorosis y necrosis de las hojas, que con su aguijón chupan la savia de las hojas, dejando marcas blancas y redondas de mayor tamaño a las de la araña roja. Una patología derivada del ataque de mosca blanca es hongo de la tizne o negrilla. Para controlarla podemos colocar botellas de agua con pequeños orificios que les permitan la entrada, rellenas de agua con vino dulce o azúcar junto con un poco piretrina, también podemos colocar bandas cromáticas adhesivas contra dípteros. Para combatirla se puede hacer una disolución de jabón de potasa al 1% en agua destilada. También podemos realizar tratamientos con insecticidas ecológicos de amplio espectro, por ejemplo rotenona, piretrinas o neem.

Oruga: es una plaga muy voraz y casi exclusiva de los cultivos de exterior. Su peligro radica en que se pueden comer hojas enteras sin que te des cuenta, además porque se refugian en el interior de las flores en formación y sus excrementos son causantes del hongo botrytis que obligaría a tirar a la basura todos los cogollos afectados.

Para combatir una plaga de orugas se recomienda aplicar un producto que repela o mate los huevos y larvas de mariposas, generalmente a base de un bacilo gram-positivo como el Bio Thur, además existen productos de amplio espectro para controlar, a parte de las orugas, otras posibles plagas. En cualquier caso se recomienda no aplicar productos durante los últimos 15 días antes de cosechar las plantas de cannabis para que se eliminen las trazas de productos en los cogollos. Y en cualquier caso se recomienda revisar las plantas y cogollos tras la cosecha y quitar las partes infectadas o mordidas o retirar las orugas que nacen, si ya no fuera tiempo de apliar el producto.

Trips: son pequeños insectos alargados con alas de color verdoso o marrón que se esconden en el envés de las hojas, se alimentan succionando la savia de las plantas y pueden trasmitir virus y bacterias dañinas. Aunque no sea una plaga muy agresiva, la producción de un cultivo afectado por plaga de trips es menor.

Para prevenir esta plaga bastaría con mantener limpio el cultivo de malas hierbas, aunque también se podrían colocar bandas adhesivas antitrips, que los atraparán. Una plaga de trips se podría combatir biológicamente mediante un tratamiento con piretrinas naturales como el Expelex y también se podrían utilizar ácaros depredadores. Muy efectivo contra el trip resulta el insecticida Confidor.

Oidio: se trata de un hongo que puede afectar tanto a los cultivos de interior como a los de exterior, y que afecta al aroma y sabor de las flores. Se caracteriza por la aparición de manchas de un polvo blanco o gris en las hojas en las fases iniciales, que irán creciendo y acercándose a los cogollos a medida que la plaga avanza. Si las manchas llegan a los cogollos la cosecha se considera prácticamente arruinada.

Para prevenir la plaga de oidio en cultivo interior se debería evitar que las humedades relativas del cuarto de cultivo estén comprendidas entre el 40% y el 65%. En la planta en exterior se podría prevenir la plaga de oidio, manteniendo las plantas limpias de hojas secas y evitando plantarlas en zonas con pocas horas de sol. Si se cultiva en macetas, sería conveniente ir girando las macetas para que todas las partes de las plantas tengan una buena exposición solar. También se debería evitar plantar varias plantas demasiado juntas, ya que es muy importante que el aire pudiera circular. Entre los tratamientos biológicos de control del oidio se encontraría el propolis, oidioprot o el ospo. No se recomienda el uso del azufre como remedio para el control del oidio en los cultivos de cannabis, ya que el olor del azufre queda impregnado en la marihuana. También se pueden encontrar en el mercado productos para el control químico, como el antioidio, aunque habría que tener en cuenta siempre los plazos de seguridad aconsejados por los fabricantes.

Si las plagas han arruinado tu cultivo, puedes comprar semillas de marihuana aquí.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.