Fases y trucos para la germinación de marihuana

Fases y trucos para la germinación de marihuana

Por: Redaccion Blog

Antes de nada, queríamos aclarar lo siguiente:

  1.  Que el cultivo sólo lo puede ser para el consumo y abastecimiento propio.
  2.  Que el uso y la finalidad del autocultivo ha de ser terapéutica.
  3.  Que la plantación debe llevarse a cabo en la intimidad. Idem en cuanto al consumo.

Lo primero y más importante que debemos hacer para comenzar a tener nuestro pequeño autocultivo, es realizar una correcta germinación de las semillas de marihuana.

A la hora de realizar la germinación, se deberá tener en cuenta también el territorio en el que se encuentra, pues esto determinará las restricciones legales que puedan afectar al autocultivo.

Existen diferentes técnicas para germinar semillas de cannabis. Se debe tener en cuenta además, que según las variedades de semillas, tardarán más o menos tiempo en germinar (desde 24 horas a 5 días).

¿Cómo germinar de la mejor forma tus semillas de marihuana? 

La forma más aconsejable, es germinación de semillas en servilleta húmeda. ¿Qué se necesitará para germinar semillas de marihuana?

  • Dos platos limpios
  • Servilletas de papel
  • Semillas
  • Agua destilada

El primer paso sería tomar cuatro servilletas y humedecerlas con agua destilada. Se debe prestar especial atención, las servilletas deberían estar húmedas, pero sin que la servilleta desprenda exceso de agua.

Se deberían colocar dos de las servilletas de papel en el plato. Después, se depositará la semilla sobre la capa de servilletas húmedas (si es más de una, deberán estar separadas entre sí) y se deberían cubrir con las otras dos servilletas de papel humedecidas que quedan.

Para terminar, es conveniente colocar otro plato limpio sobre las servilletas y así crear un espacio protegido de la luz. Es indispensable asegurarse de que la temperatura del área permanece entre 22 y 30ºC.

En este método de germinación de semillas de cannabis, se debe tener en cuenta que las semillas para el autocultivo no tengan ni exceso ni falta de humedad. Tanto el exceso como la falta, podrían poner en peligro la germinación de la semilla y provocar que ésta se seque o se pudra.

Además de esta técnica, existen otros métodos de germinación que están ampliamente extendidos, aunque pueden ocasionar algunos problemas.

  • Germinación de semillas en un vaso de agua con agua oxigenada. Si el agua está fría o hay exceso de agua oxigenada, la semilla no germinará. Igualmente, aunque haga calor, el método es menos efectivo que otros.
  • Germinación de semillas de cannabis directamente en tierra o jiffy. Con este método se suele correr mayor riesgo con las variedades que necesitan un poco más de tiempo, porque existe mayor propabilidad de que cortemos el ciclo de humedad o encharquemos la semilla.
  • Germinación de semillas de marihuana en un algodón. En este caso el problema podría ser que al germinar la semilla, se enredase en el algodón, ocasionando daños al sacarla para trasplantarla.

Es muy importante que cada uno encuentre el método más efectivo según sus condiciones ambientales. No se debe olvidar, que una correcta germinación, es el primer paso para conseguir el éxito de un autocultivo y que no existe una fórmula exacta para que la semilla se convierta en un ser vivo. Si has tenido mala suerte germinando tu semilla, recuerda que puedes comprar semillas marihuana aquí. 

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: