Back to top
New York police will no longer stop people smoking on the street

Es popularmente sabido que hay un racismo intrínseco en cada detención relacionada con cannabis que se produce en EE.UU. Y no es una afirmación fortuita, sino que hay datos que lo demuestran. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pidió al Departamento de Policía (NYPD) que cambiara su forma de castigar a las personas que consumieran cannabis porque cada arresto mostraba, efectivamente, una clara discriminación racial.

En mayo de 2018 Bill de Blasio dio un mes de tregua al Departamento de Policía de Nueva York para que revisara sus prácticas a la hora de sancionar a las personas que consumieran marihuana en público. Esta noticia sucedió justo después de que se publicaran estadísticas que desvelaban que se daba una discriminación racial en los arrestos.

Arrestos racistas

El 86% de las personas arrestadas en 2017 eran personas negras y/o de origen latino. Esto significa que, si eres una persona racializada en EE.UU, tienes ocho veces más posibilidades que el resto de ser detenido por posesión y consumo de cannabis. Durante este año se realizaron 16.925 detenciones por tenencia o uso de cannabis. Aunque el comisario de la NYPD, James O’Neill declaró que sus policías no actuaban siguiendo un “patrón racial”, aceptó que tenían que revisar su praxis.

Las reacciones en Twitter

“Hoy estoy anunciando que la policía de Nueva York revisará sus políticas de aplicación de la marihuana en los próximos 30 días. Debemos poner fin a los arrestos innecesarios y terminar con la disparidad en la aplicación”, escribió Bill de Blasio en su cuenta de Twitter (@NYCMayor) el pasado 15 de mayo de 2018.

Las reacciones de las personas que leyeron este tuit no se hicieron esperar y muchas de ellas llegaban a la misma conclusión.

“legalízala”, “solo tienes que legalizarla ya”, “los arrestos por marihuana son un desperdicio de dinero del contribuyente. Buen movimiento. No fumo pero vivo y dejo vivir digo.” o “todos los arrestos por marihuana son innecesarios” fueron algunas de las respuestas a la declaración por Twitter del alcalde de Nueva York.

Nada de cantar victoria

Como esta medida entraba en vigor el 1 de septiembre, desde el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) se apresuraron a publicar un tuit recordando que “ La marihuana sigue siendo ilegal en Nueva York” y adjuntaban un vídeo con la información que la ciudadanía necesitaba saber hasta que se hiciera efectiva.

“Fumar en público o poseer hasta 25 gramos puede acabar en una citación judicial, en lugar de arresto”, se podía leer en el citado vídeo. “Las personas que fuman en público todavía pueden ser arrestadas si tienen una orden abierta o están en libertad condicional y tienen un historial de violencia, ya que son una amenaza para la seguridad pública”.

Menos multas que en el pasado

Desde 2015 las multas por posesión o consumo de cannabis no crean antecedentes penales y se han reducido en un 40% los arrestos en la ciudad de la Estatua de la Libertad, si se compara con datos de 2013. Si bien en el año 2000 se barajaban cifras por detenciones aún mayores, 60.190 personas. En siete años se ha logrado reducir los arrestos en 34.000, de 53.000 en 2010 a 19.000 en 2017.

Un asunto de justicia social

Aunque la legalización del cannabis es una tendencia mundial y es una noticia que suscita alegría general, hay activistas que siguen señalando que es una medida que solo disfrutarán los más privilegiados de esta sociedad. Ya nos habló de ello la creadora de Cannasexual, Ashley Manta, en una entrevista que le hicimos en YesWeSkunk.

“Creo que el cannabis es un importante tema de justicia social. En EE.UU las personas de color son arrestadas y encarceladas desproporcionadamente por delitos relacionados con el cannabis, mientras que los blancos, debido a su privilegio, son objeto de una tasa mucho menor. Hay una gran cantidad de gente blanca rica, especialmente hombres, en la industria del cannabis, cada vez más rica, mientras que las personas de color van a la cárcel”, nos contó.

Por eso esta medida de Bill de Blasio, que entró en vigor en septiembre de 2018, es tan importante. Igual que lo es que el gobernador del estado de Nueva York haya dado un paso al frente en la legalización recreativa del cannabis, proponiendo reducir la criminalización que afecta a las comunidades racializadas.
 

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.