Back to top
“La voz de las asociaciones pro-legalización se ha vuelto inaudible” – Jean-Pierre Galland

YWS retrata en una serie de artículos la lucha por la legalización del cannabis en Francia: la posición de los partidos políticos y líderes de opinión, la voz de los especialistas (jurídicos, científicos, sanitarios, etc.), el trabajo de las asociaciones y agentes de la sociedad civil, las corrientes de opinión de la población… Esta semana, entrevistamos a uno de los militantes más representativos de la lucha francesa por la despenalización:Jean-Pierre Galland.


Fumée Clandestine, Jean-Pierre Galland

Autor de los dos volúmenes del legendario libro Fumée clandestine (Humo clandestino) y del best-seller J’attends une récolte (Esperando la cosecha), este veterano de la lucha antiprohibicionista, cofundador de la asociación CIRC, prosigue sus actividades literarias y militantes. Fumador de hachís desde los años 70, Jean-Pierre Galland continúa siendo uno de los principales representantes de la comunidad de amantes del cannabis en Francia.


Jattends une recolte, Jean-Pierre Galland

YWS – Fundador del Colectivo para la información y la investigación sobre el cannabis (CIRC) en los años 90 ¿Cuál era el contexto político y social en este momento en Francia con relación al cannabis?

-El CIRC fue creado en 1991 siguiendo el impulso de la publicación del libro Fumée clandestine (Humo clandestino), una enciclopedia sobre el cannabis del que fui el redactor principal. En aquella época, la teoría de la escalada todavía estaba de actualidad y la represión estaba en auge. Hay que apuntar, sin embargo, que en 1990, decepcionados por el socialismo, aficionados al cannabis se lanzaron espontáneamente a la calle al grito de: “Encierren a Jean-Marie1, liberen a Marie-Jeanne”.

YWS -¿Y ahora? ¿Ve una evolución hacia la apertura del debate o más bien al contrario?

-En Francia como en otros lugares, el debate ya tuvo lugar y tanto los expertos como los políticos saben que la guerra contra el cannabis y sus aficionados está perdida, que la ley está obsoleta y que hay que reformarla. No se moverán a menos que los militantes de la legalización con el apoyo de los medios de comunicación los fuercen a expresarse sobre un tema que sigue siendo tabú en Francia.

YWS -¿Podría resumirnos cuáles fueron los principales cambios en el marco legislativo desde que está ud. en esta lucha?

–En Francia, la ley no ha evolucionado desde su promulgación en 1970. ¿ La prueba? Aunque raramente se aplica, la ley continúa castigando el uso privado con un año de prisión y 3.750 euros de multa; la producción con veinte años de reclusión criminal y, particularidad de Francia, un artículo de la ley castiga la presentación bajo un ángulo favorable y la provocación o la incitación al uso de estupefacientes, un artículo por el cual he tenido que pagar repetidas veces como presidente de Circ.

YWS -¿Y al nivel asociativo? ¿Cómo ve la situación actual?

-El Circ ha sido consultado por los responsables de los diferentes informes gubernamentales (por ejemplo el informe Henrion en 1995 que recomendaba despenalizar el uso del cannabis). Ha sido invitado en numerosas ocasiones a participar en los medios de comunicación y se convirtió en un actor ineludible del debate. Pero a partir de 2003 con la vuelta de la derecha al poder, y luego en 2007 bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, la voz de las asociaciones pro-legalización se ha vuelto inaudible. Hoy, son los políticos los invitados de los platós de televisión, nunca los más concernidos y los mejores expertos, los representantes de los usuarios.

YWS – Hace 18 años le pedían su opinión como representante de los consumidores en el documental “Cannabis en Francia” de Philippe Lachambre. En un momento de la entrevista se refiere a la procedencia del hachís que llega a Francia y de la necesidad de tener cómplices en las fronteras y la política para permitir su entrada. En estos últimos meses se ha sabido que el director de la Ocrtis, François Thierry, ahora está siendo investigado por tráfico de Estado. ¿Cuál es su análisis?

-La corrupción es uno de los numerosos efectos perversos de la prohibición. En nombre de la guerra a la droga, todo está permitido como lo demuestra la implicación del jefe de la Oficina central para la represión del tráfico ilícito de estupefacientes que concierne a toneladas de cannabis. ¿Quién sale ganando con el crimen?

YWS – Pronto Alemania va a votar la legalización del uso médico del cannabis ¿Cree que esto hará cambiar la situación en Francia?

-En enero de 2014, Sativex recibía la autorización para la venta en el mercado francés. En diciembre de 2016, por historias sombrías sobre el precio de venta, el producto todavía no está disponible… Y cuando lo esté, solo algunas personas que sufren esclerosis en placas podrán beneficiarse de ello.

Sin embargo en Francia, varias asociaciones compuestas de pacientes y médicos luchan para que las virtudes terapéuticas del cannabis sean reconocidas y aceptadas. Lo que me hace ser optimista, es que los pacientes que se encuentran alguna vez delante de los tribunales son condenados, la mayoría de las veces, a penas simbólicas y, a veces, liberados.

YWS  -¿Las elecciones presidenciales se acercan, qué habría que hacer por parte de la sociedad y las asociaciones para que el tema vuelva a la agenda (no como una pantalla para desviar la atención de otros temas polémicos, si no como una verdadera petición ciudadana)?

-Varios candidatos potenciales a la elección presidencial, todos de izquierdas, se han pronunciado por la legalización del cannabis (Benoît Hamon, Vincent Peillon, Jean-Luc Bennhamias), así como candidatos declarados como Jean-Luc Mélenchon y Yannick Jadot. Si bien, me temo que cada vez que un candidato (de izquierdas) se pronuncia a favor de una reforma de la ley de 1970, un candidato (de derechas) se rasga las vestiduras y le trata de irresponsable y hace creer que el cannabis plantea problemas graves de Sanidad Pública a los consumidores.

YWS – Yo tengo 35 años, usted 65… ¿cree que asistiremos a la apertura de la legislación francesa?

¿Veremos a Francia libre de la prohibición de esta planta?

-Pronto el pragmatismo acabará por ganar a la ignorancia, la demagogia y la hipocresía de los que se encargan de regular el uso del cannabis. Pero si queremos que, como el muro de Berlín, el muro de la prohibición se derrumbe completamente hace falta que los primeros concernidos, los aficionados a cannabis, demuestren a los políticos las ventajas que obtendría la sociedad de la legalización.

YWS  – ¿Para cuándo el tercer volumen de su libro Cannabis, 40 ans de malentendus (Cannabis, 40 años de malentendidos)?

-Porque es un tema que está siempre de actualidad y porque la iconografía es muy abundante, decidí escribir en 2012 la pequeña y grande historia política y militante del cannabis. Así es como en 2013, las ediciones Trouble-Fête publicaban el primer volumen de Cannabis, 40 años de malentendidos (1970 1996) y, el año siguiente, el segundo que cubría los años 1997 a 2002… Me temo mucho que el tercer tomo jamás aparezca simplemente porque los dos primeros volúmenes han sido un sonado fracaso comercial.

1Por Jean-Marie Le Pen (Front National).

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.