Back to top
Los países más seguros para disfrutar de unas vacaciones cannábicas

Hace unos meses entrevisté a una persona que estaba siguiendo un tratamiento cannábico para su enfermedad. Me contó que su familia y ella pasaron unos meses terribles hasta dar con un diagnóstico fiable y con la medicación que le aliviara los síntomas que estaba experimentando. El cannabis le estaba ayudando enormemente. El siguiente paso era buscar un buen lugar para desconectar, después de una dura temporada. Sin embargo, el destino tenía que cumplir un requisito básico, ser un sitio seguro, donde no pasara miedo por llevar su medicación encima. En este post indagamos en algunos de los países más seguros para pasar unas vacaciones cannábicas.

Países Bajos

No queremos caer en el tópico, pero por algo los Países Bajos se han ganado la fama de ser el mejor lugar de Europa para disfrutar de un turismo cannábico. Desde 1976 hay Coffeeshops por todo el país. En estos lugares con licencia del gobierno para la venta de cannabis, las personas pueden comprar hasta 5 gramos diarios de marihuana.

Sin embargo, la situación ha cambiado ligeramente durante estos cuarenta años. La normativa que más llamó la atención fue la que en 2012 obligó a cerrar los coffeshops cercanos a centros escolares, desapareciendo muchos, y prohibió la venta de marihuana a las personas que no fueran residentes en el país. En la práctica esto solo pasa en algunos municipios. Ámsterdam y Rotterdam siguen siendo las ciudades más visitadas por turismo internacional y su actividad es la misma de siempre. Los formatos de los productos van desde los clásicos cogollos, hasta diversos comestibles.

El plus: conocer las ciudades en bicicleta, sus canales, la gran variedad de museos que nos muestran la pintura flamenca, sus jardines de tulipanes...  

 

Canadá

Este país será el primero del G7 en legalizar el cannabis de manera total, el segundo en el mundo después de Uruguay. Si la planta ya era legal para uso medicinal, en junio de este año se conocía la noticia de que en octubre de 2018 será legal su uso recreativo, debido a que el gobierno actual quiere dejar atrás el anterior modelo de prohibición, que fue un fracaso.

Esta noticia ha sido una auténtica revolución, sobre todo para los empresarios que quieren formar parte de esta nueva industria que promete ser muy próspera. Ya se estima que se pueden recaudar unos 400 millones de dólares canadienses al año. Por ahora sabemos que a partir de esta fecha cada persona podrá llevar encima hasta 30 gramos y que 1 gramo de cannabis saldrá por unos 10 dólares canadienses (6,47 euros).

El plus: parques naturales, cataratas, glaciares… la naturaleza en estado puro.  

 

Uruguay

Si hemos hablado de Canadá, no podemos dejar de nombrar al primer país de todo el mundo que en 2013 legalizó el cannabis y sus derivados de manera medicinal y recreativa. Las personas que necesiten su tratamiento, pueden ir a la farmacia a comprarlo. Y también existen lugares parecidos a los coffeeshops neerlandeses o los clubs cannábicos españoles, donde puedes comprar y consumir cannabis.  

Dicen que es el país más seguro para consumir cannabis, pero hay que tener en cuenta que esta regulación solo incluye a los residentes. En la práctica parece que se puede hablar abiertamente de este tema, que los uruguayos son muy tolerantes con los visitantes y que no ocurre nada si la cantidad que llevas encima no sobrepasa los 15 o 20 gramos.

El plus: Sus playas de arena fina y el encanto de Montevideo.

 

Estados Unidos

Aunque de las leyes federales a las estatales puede haber un mundo, este país es uno de los más avanzados en materia cannábica, ya que hay algunos estados donde ya es legal el uso medicinal y recreativo de la planta. El cannabis para uso lúdico es legal en nueve estados: California, Colorado, Alaska, Washington, Oregon, Maine, Nevada, Massachusetts.

Si quieres acceder a los productos de los dispensarios de cannabis necesitas una licencia. Además, la industria se está expandiendo y han surgido todo tipo de productos: comestibles, de belleza, lubricantes sexuales… Depende de donde te encuentres también puedes encontrar clubes cannábicos y personas que fuman por la calle, sobre todo en el estado de Colorado.

El plus: museos, escenarios de película, rascacielos, paisajes naturales…

 

Jamaica

La cuna del reggae, de la religión rastafari y el lugar que vio nacer a Bob Marley. El imaginario colectivo que tenemos sobre esta isla es que se trata del el sitio perfecto para disfrutar de unas vacaciones cannábicas. Sin embargo no fue hasta hace tres años, en 2015, cuando despenalizaron el uso personal de la planta.

Si tienes en tu poder una cantidad de hasta 45 gramos y te pillan, se considera una falta menor y te pueden penalizar con una multa de cinco euros. Evidentemente, si llevas más encima puedes ser sospechoso de trafico. Por toda la isla descubrirás clubes cannábicos donde puedes consumirla de manera relajada.

El plus: Sus playas paradisíacas y su cultura musical.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.