Back to top
Silicon Valley quiere encontrar el nuevo Google del cannabis

Si alguien dice Silicon Valley, lo que nos viene a la mente (a  parte de la serie de televisión homónima) son todas esas empresas tecnológicas que se han convertido en titanes de la industria: Google, Apple, Facebook, Twitter, Amazon, Netflix. Una larga lista de empresas millonarias, innovadoras y siempre a la zaga para sorprender al cliente. Con medio país legalizando la marihuana, era cuestión de tiempo que estos titanes pusieran sus miras en el cannabis. Parece que la revolución verde ha inundado Silicon Valley.

La nueva regulación californiana entrará en vigor el próximo 1 de enero, con lo que se unirá a los otros siete estados que también permiten su consumo recreativo: Alaska, Colorado, Maine, Massachusetts, Nevada, Oregon y Washington. Sin embargo, la incorporación del estado del sol, el más poblado del país con 40 millones de habitantes y una de las economías más grandes del planeta, supone un salto cuantitativo importante.

Las ventas del mercado legal de marihuana en EEUU alcanzaron los 6.700 millones de dólares en 2016 y podrían superar los 20.000 millones al año en 2020, según un informe publicado por Arcview, una compañía especializada en el mercado del cannabis. Aun así, la mayoría de las grandes farmacéuticas y las biotecnológicas que cotizan en bolsa se han mantenido al margen de este mercado, al igual que estos titanes tecnológicos, en un intento de respetar las cláusulas de moralidad en sus acuerdos con los inversores. Hasta ahora, las empresas temían que invertir en cannabis afectase a su reputación ¿qué ha cambiado?

Pues podemos achacarlo al espíritu emprendedor (o competitivo). Las empresas más jóvenes se han volcado a desarrollar todo tipo de aplicaciones para el cannabis. No se centran solo en cultivo de diferentes cepas para uso médico o recreativo, sino que están desarrollando aplicaciones para controlar las plantaciones mediante el móvil, creando nuevos productos comestibles, sistemas de seguimiento de semillas, nuevos mecanismos de distribución y un largo etcétera.

Emprendedores que han abandonado importantes puestos en Facebook o Apple para desarrollar chocolates, caramelos o chicles con cannabis, fundando empresas que ahora nada tienen que envidiar a sus anteriores empleadores. Otros han apostado por la entrega a domicilio del producto, ‘el uber del cannabis’ de Silicon Valley. Hasta la manzana mordida de Apple parece estar trabajando en un vaporizador de la casa (que si sale a precio de Iphone solo podrán fumar sus creadores).

Así parece que se ha iniciado una carrera invisible para convertirse en el nuevo Google del cannabis, el nuevo Facebook o Apple ¿quién de todos estos genios innovadores conseguirá convertirse en el baluarte por excelencia del cannabis? Al ritmo al que sacan sus avances estas empresas, no tardaremos mucho en averiguarlo.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.