Back to top
¿Cómo hacer que el viejo y el nuevo mundo cannábico convivan en paz?

En la actualidad, la realidad mundial cannábica se divide en dos. El viejo mundo, que gira en torno a los tratados de la ONU de 1961, 1971 y 1988. Y el nuevo mundo, donde se encuentran los países que apuestan por la regulación del cannabis. Cada vez hay más lugares que apuestan por una regulación del mercado del cannabis. Porque, aunque las convenciones de la ONU sean obsoletas, todavía son jurídicamente vinculantes.

¿Cómo hacer para que estas dos objetividades puedan convivir sin alterarse la una a la otra? Desde el TNI, Transnational Institute nos dan las claves en un informe llamado El equilibrio entre la estabilidad y el cambio, que habla de la modificación inter se de los tratados de fiscalización de drogas de la ONU, para facilitar la regulación del cannabis. Le echamos un vistazo y os lo contamos.

Equilibrio entre estabilidad y cambio

Como explican en el TNI, “los países que están adoptando regulaciones contravienen el derecho internacional”. Sin embargo, “un número creciente de países se está dando cuenta de que la prohibición del cannabis hace más daño que bien. Genera cargas pesadas en los sistemas de justicia penal, la discriminación y la marginación de varios grupos sociales, e impactos perjudiciales en la salud y la seguridad públicas”.

Revolución silenciosa

Los modelos de tolerancia frente al cannabis que están experimentando Gobiernos de todo el mundo no son nuevos, ya que hay constancia de ellos desde la década de 1970. Si echamos la vista atrás, desde que varios estados de EE.UU despenalizaran la posesión del cannabis para uso personal, ha seguido dándose lo que en el TNI llaman “una revolución silenciosa” de despenalización y legalización de cannabis medicinal en Europa y América.  

Otro de los hitos importantes en esta revolución llega en 2013, cuando Uruguay se convierte en el primer país del mundo en regular la planta medicinal y recreativamente para el uso, la distribución y la producción. Después le seguirían Colorado, Washington y, recientemente, Canadá, con el proyecto de ley C-45, vigente desde el 17 de octubre. En este informe nos dan pinceladas de países que pronto empezarán proyectos piloto para la regulación de la planta, como Países Bajos o Suiza. Sin duda, estamos ante una tendencia mundial, que está en pleno movimiento, y ya  es difícil de parar.

Multas racistas

¿Cuáles son los principales problemas de que el régimen mundial de la prohibición del cannabis no esté funcionando? “Cada año más de 1,5 millones de personas en el mundo son arrestadas por delitos con cannabis. En EE.UU las tasas de consumo son aproximadamente iguales entre blancos y afrodescendientes, pero estos últimos tienen casi cuatro veces más probabilidades de ser arrestados”, explican desde TNI.

Modificación INTER SE

¿Cuál sería la mejor forma de solucionar este problema? Según este informe del TNI, existe un cauce para que dos o más países coincidan en modificar un tratado determinado solo entre ellos, un procedimiento llamadao Modificación Inter Se. Imaginemos que Canadá, Uruguay y Países Bajos se agrupan para establecer un acuerdo de modificación inter se, que aborde cuestiones como: procedimiento para desarrollar el cultivo, cómo desplegar el comercio internacional de cannabis, políticas sobre educación y salud pública y muchas más. “Estos tres países crearían un “minitratado” interno y al mismo tiempo respetarían los derechos y las obligaciones de todos los estados miembro que sí se adhieren a los tratados de control de drogas de la ONU”. Después de establecer este “minitratado” otros países podrían también unirse al grupo y disfrutar de sus beneficios.

Posibilidades entre Estados afines

En este informe se plantean algunas de las vías jurídicas que tienen los Gobiernos que quieran conciliar sus nuevas leyes nacionales de regulación del cannabis con sus obligaciones internacionales. La conclusión del documento es que el cauce de la modificación inter se ofrece muchas posibilidades que merecen que los Estados con ideas afines en este ámbito le echen un vistazo.

Los autores de este informe son Martin Jelsma, Neil Boister, David Bewley-Taylor, Malgosia Filtzmaurice y John Walsh, en colaboración con Grobal Drug Policy Observatory (GDPO), Washington Office on Latin America (WOLA) y se puede leer en la página web del TNI.

 

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.