«El cannabis no es ninguna cuestión mágica», declara la ministra de Sanidad

«El cannabis no es ninguna cuestión mágica», declara la ministra de Sanidad

Por: Laura Rueda Medicinal

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha declarado esta semana en una entrevista concedida a Julia Otero en Onda Cero que “el cannabis no es ninguna cuestión mágica”. De esta manera, una vez más, la política socialista vuelve a rechazar la legalización del consumo terapéutico de la planta y los ruegos de los miles de pacientes que la usan en su tratamiento diario.

«El cannabis no es ninguna cuestión mágica», declara la ministra de Sanidad

“Hay muchísima gente partidaria de legalizar el uso terapéutico del cannabis. Una vez le preguntaron al presidente del Gobierno, que estaba con Trudeau en Canadá, y dijo ‘ya tengo bastante con lo que tengo’. ¿Tiene alguna previsión de legalizar el cannabis?”. Así introducía la periodista Julia Otero la cuestión del cannabis medicinal a la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo el pasado martes, 29 de enero.

“Es que hay mucha gente que en casos terapéuticos defiende su utilización”, insistía la periodista en su programa radiofónico, Julia en la Onda. “Cuando hablamos aquí (refiriéndose a su programa) de cáncer de mama, por ejemplo, no sabe la cantidad… la avalancha de mujeres que han pasado por tratamiento de cáncer de mama, quimioterapia y demás, que defienden el uso del cannabis terapéutico”.

“Mi fe se limita al conocimiento”

“A ver, yo soy muy cartesiana”, le respondía riéndose la ministra, “soy devota del conocimiento, es lo que digo yo siempre. Mi fe se limita al conocimiento”, continuaba. “Y en este caso siempre digo lo mismo, el cannabis no es ninguna cuestión mágica ni nada extraordinario. El cannabis como cualquier otro producto o cualquier otro vegetal, en este caso es un vegetal, es una planta, que contiene un producto que tiene determinadas condiciones y determinadas características y puede ser útil el principio activo en lo que sea”.

Acto seguido explicó que la digoxina, para el corazón, proviene de una planta y que su principio activo se extrae y se aplica con una dosis adecuada, “conociendo su efecto en el organismo y sus efectos posibles secundarios, se dosifica”.

La ministra Carcedo declaró que con el cannabis pasa lo mismo,

“existe un medicamento proveniente del cannabis. Si se descubre o se investigan efectos sobre la salud o determinadas enfermedades, pues no hay ningún límite sobre ninguna otra planta ni sobre ningún otro producto…”.

No hay magia ni cuestiones esotéricas

Julia Otero zanjó la disertación de la ministra diciendo que entonces la solución pasaba por tomarla en pastillas, nada de fumarla. A lo que María Luisa Carcedo le respondió,

“¡aquí no hay magia! Aquí no hay magia ni cuestiones esotéricas, estamos hablando de ciencia. Y la ciencia es investigación. Y la investigación te dice el comportamiento de qué sustancias, sobre qué enfermedad, qué efectos tiene, qué dosis hay que administrar, con qué periodicidad, qué efectos secundarios tiene…”.

Ante lo que se estaba volviendo una declaración repetitiva y farragosa, Julia Otero volvió a interrumpir para instarla a seguir la entrevista por otros derroteros. Pero la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social continuó, “los efectos terapéuticos es ese proceso que acabo de describir, es el medicamento, que require seguridad, requiere calidad y requiere rigor científico en los efectos que produce”.

«El cannabis no es ninguna cuestión mágica», declara la ministra de Sanidad

Mirar hacia otro lado no es la solución

De esta manera, la ministra volvía a dar largas sobre la regulación del cannabis y demostraba saber muy poco sobre la realidad que viven diariamente los pacientes que siguen un tratamiento cannábico. Los mismos que han pedido muchas veces al gobierno urgencia, ya que su dolor es ahora y no pueden esperar más a que partidos políticos se pongan de acuerdo, ni a los eternos trámites administrativos y burocráticos.

María Luisa Carcedo dice que ya hay un medicamento, imaginamos que se refiere a Sativex. Pero esto resulta muy reduccionista, sobre todo porque se trata de un producto que tiene un precio que no está al alcance de todos los bolsillos, 510€ y porque conseguirlo tampoco es tan fácil. Como han proclamado desde la asociación Dosemociones muchas veces, lo que hace falta es conocer la realidad de los pacientes, su día a día.

Como apuntaban desde el Observatorio Español de Cannabis Medicinal en su última rueda de prensa del año, “la no regulación de ciertas sustancias conlleva el no control de la sustancia”. Así que la única solución de activistas y pacientes en el país pasa por una regulación urgente del cannabis con fines medicinales.

De lo contrario los pacientes seguirán jugándosela a una lotería sin garantías, comprando productos vía online a otros países, que no saben cómo les sentarán; acudiendo al mercado negro para comprar las flores; o teniendo el riesgo de ser parados por la policía, por ir con su medicina encima. La regulación es una realidad en muchos países y el cannabis medicinal está ayudando a decenas de miles de personas en todo el mundo. Por eso, las declaraciones de la ministra son lo mismo que mirar hacia otro lado.

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Comparte: