Back to top
USA's star sprinter sanctioned in Tokyo 2021

Sha’Carri Richardson, de 21 años, está considerada como una de las mujeres más rápidas de la historia desde que, en 2019, rompió la marca en los 100 metros lisos con 10,75 segundos. Pero Richardson no va a ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 por haber consumido marihuana para sobrellevar el duelo por la muerte de su madre biológica.

En enero de este año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) decidió dejar fuera de la lista de sustancias prohibidas al cannabis, cocaína, éxtasis o heroína. Consideradas como ‘drogas recreativas’, la agencia las incluye ahora en la lista de ‘sustancias de abuso’ siempre que se detecte fuera de competición y se demuestra que su consumo no guarda relación con el rendimiento deportivo. El cambio supone que la limitación en la inhabilitación del deportista pase de un tramo de entre dos y cuatro años a entre uno y tres meses. Pero aún con el cambio, la velocista estadounidense se ha quedado fuera de la mayor cita deportiva del año.

Según informa la agencia Reuters, Richardson habría consumido marihuana en Oregón, donde el cannabis recreativo está legalizado, tras conocer la muerte de su madre pocos días antes de las pruebas clasificatorias para los juegos. La Agencia Antidopaje de Estados Unidos, USADA (por sus siglas en inglés) la ha sancionado con un mes de inhabilitación —el mínimo posible—, que es el periodo que la AMA contempla en los casos en los que el deportista demuestre que ha seguido de forma satisfactoria un programa contra el uso indebido de sustancias aprobado por la organización antidopaje, encargada de la gestión de los resultados. Este mes de inhabilitación supondrá que la atleta no pueda participar en la prueba de los 100 metros, aunque aún existen posibilidades de que pueda competir en la prueba de relevos de 4x100 metros si la agencia fija como fecha del inicio del mes de suspensión el día de la prueba antidopaje, según explica un reportaje de la revista Leafly.

 

 

La eliminación de la competición de la atleta tejana ha sido un jarro de agua fría para el público estadounidense, que veía en ella una de sus mejores oportunidades de conseguir medallas. Incluso el grupo demócrata en la Cámara de Representantes, con Alexandria Ocasio-Cortez a la cabeza, envió una carta a la USADA para que reconsideraran la suspensión de la velocista. “La prohibición de la marihuana es una carga significativa e innecesaria para las libertades civiles de los atletas”, afirmaba la carta enviada a la agencia antidopaje estadounidense. “Su decisión carece de toda base científica. Está arraigada únicamente en el racismo sistémico que ha impulsado durante mucho tiempo las leyes anti marihuana”, escribió, por su parte, Ocasio-Cortez, en su cuenta de Twitter.

Pero la USADA no ha cambiado de parecer. “Las reglas son claras, pero esto es desgarrador en muchos niveles”, ha lamentado en el programa Today, de la NBC, el presidente ejecutivo de la USADA, Travis T. Tygart. “Solo quiero asumir la responsabilidad de mis acciones; sé lo que hice, sé lo que se supone que debo hacer y no debo hacer, y aun así tomé esa decisión”, ha afirmado, por su parte, la atleta tejana.

Mientras el consumo de THC sigue provocando problemas para los atletas, son ya muchos los que usan de manera normalizada CBD tanto como método para afrontar el estrés que suponen las competencias como para aliviar los dolores o inflamaciones desde que, en 2018, la AMA lo eliminó de la lista de sustancias prohibidas en el deporte. Según explica un reportaje publicado en la revista Planeta Triatlon, son varios los deportistas de élite que consumen CBD. Entre ellos se cuentan el triatleta Sam Long, que tiene como hábito meditar con aceites esenciales, tomar baños calientes con productos de CBD y tomar gotas de esta sustancia tras los entrenamientos para evitar inflamaciones; o la medalla de oro olímpica Gwen Jorgensen, que lo usa para dormir cuando tiene entrenamientos nocturnos.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.