Back to top
El cannabis como neuroprotector en tratamientos de quimioterapia

El 70% de las personas que padecen cáncer tratadas con quimioterapia sufren daños en el sistema nervioso como hormigueos en las extremidades o falta de sensación en los dedos de la mano o pies. Este porcentaje se reduce al 40% si el paciente consume cannabis y al 25% si lo hace antes de comenzar el tratamiento de quimioterapia, según apunta un estudio realizado por científicos del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv publicado en febrero de este año 2021.

El estudio, revisado por pares, analizó las reacciones de 513 pacientes tratados con oxaliplatino y combinaciones basadas en 5-fluorouracil, habituales en tratamientos de quimioterapia, y que no habían tenido problemas neurológicos anteriores entre octubre de 2015 y enero de 2018. Poco menos de la mitad de ellos —248— fueron tratados también con cannabis y 116 de estos pacientes consumieron cannabis antes de comenzar el tratamiento con oxaliplatino, mientras que los 132 restantes lo hicieron después.

“La tasa de neuropatía se redujo entre los pacientes tratados con cannabis y oxaliplatino. Esta reducción fue más significativa en los pacientes que recibieron cannabis antes del tratamiento con oxaliplatino, lo que sugiere un efecto protector”, señala el estudio en sus conclusiones. “Esta es una reducción muy significativa e indica que el cannabis puede abordar un problema importante que enfrentan los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia", explica Ravit Geva, líder del equipo que desarrolló el estudio al periódico The Times of Israel.

Geva subraya además, que a día de hoy, no existe ningún tipo de tratamiento para estas dolencias sobre el sistema nervioso, que pueden tardar meses en desaparecer, y que más allá de la mejora en la calidad de vida de los pacientes, la administración de cannabis puede ayudar a tratamientos más eficaces contra el cáncer. “La administración de cannabis antes del inicio del tratamiento con oxaliplatino puede permitir dosis más altas de tratamiento sin el desarrollo de daño nervioso”, afirma la médico israelí.

 

 

También hay investigaciones que muestran el potencial del THC y el CBD para reducir los tumores en animales, aunque, según explica Guillermo Velasco, miembro de la Junta directiva del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, aún no se han llevado a cabo estudios sobre los posibles efectos del cannabis a la hora de reducir o eliminar tumores en humanos. Casos como el de Tomás Arias dan esperanzas sobre la efectividad de esta planta. Según explicaron sus padres a la Fundación Daya en 2016 decidieron administrar a Tomás, que entonces contaba siete años, resina de cannabis para combatir el dolor que le provocaba un cáncer cerebral y el fuerte tratamiento de quimioterapia que recibía. Poco después, la masa del tumor había desaparecido. El cannabis “es una alternativa para salvar una vida, porque a veces una se posterga por el qué dirán o por el miedo, pero en realidad es un aporte. La cannabis es sanadora y en este caso a mi hijo le ha quitado el cáncer”, explicaba entonces Carolina López, madre de Tomás.

El cannabis es ya un tratamiento habitual para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia, como las náuseas, la pérdida de apetito o los dolores relacionados con el cáncer, además de para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple, algunos tipos de epilepsia o la artritis. En buena parte de la Unión Europea y en casi 40 estados de EE UU ya se ha regulado el uso medicinal de esta planta. En España, donde sigue sin regulación, se estima que entre 250.000 y medio millón de personas consumen cannabis en alguno de sus formatos para paliar los efectos de estas enfermedades. Recientemente, la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados ha aprobado la creación de una subcomisión que estudiará los modelos de regulación del cannabis que se han dado en países del entorno y que próximamente remitirá al Gobierno un informe que será usado para la regulación del cannabis medicinal en el país.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.