Back to top
La industria del cannabis concienciada con el medio ambiente

La industria del cannabis vive un gran momento de auge y desarrollo del mercado actual, a lo que hay que añadir que cada vez más países se suman a la legalización de su uso, tanto medicinal como recreativo, eliminando restricciones y avanzando hacia la despenalización, y con un apoyo social cada vez mayor. Pero, durante la producción del cannabis, esta industria llega a generar grandes cantidades de carbono. Producir un solo kilo de cannabis en interior implica emitir cerca de 4600 kilos de CO2, contribuyendo a agravar la contaminación causada por actividad humana. La huella de carbono derivada de la producción de un kilo de marihuana, por ejemplo, equivale a la producida por un coche que recorriese la distancia entre Madrid y Moscú siete veces. En cuanto al consumo energético, la producción de un gramo de marihuana conlleva a un consumo aproximado al de una bombilla que permanezca encendida durante 50 horas, o al correspondiente a la fabricación de 17 litros de cerveza.

Así, la lógica expansión de los cultivos debido a este crecimiento de la industria, podría conllevar consecuencias ambientales negativas. Estudios recientes indican que ya hace diez años la industria del cannabis consumía el 1% del total de la electricidad en Estados Unidos, llegando a consumir lo necesario para abastecer a más de un millón y medio de hogares. Las emisiones de carbono son equivalentes a las emitidas por tres millones de automóviles. La industria del cannabis, lógicamente preocupada por esto, intenta paliar el problema y ya algunas startups se encuentran desarrollando soluciones para que las plantaciones, fase en la que más carbono se emite y se dispara el gasto energético, puedan disminuir esa huella sin ver mermada la calidad del producto. Scale Energy Solutions, por ejemplo, ha desarrollado un sistema para reducir el consumo eléctrico mediante la combinación de energía solar y gas natural, y utilizando, además, el exceso de calor de los generadores de los aparatos de aire acondicionado.

 

 

GrowX, por su parte, desarrolla sistemas de cultivo hidropónicos, que mediante redes inteligentes de sensores, luces y mallas de cultivo reducen el consumo tanto de agua como de energía, ajustando las dosis específicas de nutrientes de cada planta según sus necesidades específicas y controlando en todo momento las emisiones de carbono mediante monitorización.

Hexo Corp, empresa canadiense, con su nuevo modelo sostenible, compensa sus emisiones de carbono con la intención de ser considerada desde septiembre como una organización 100% neutral en cuanto a huella de carbono. Su objetivo es proteger el planeta mediante acciones que no conlleven un cambio radical, como un proyecto de gestión forestal o la minimización de desechos en la cadena de suministro, reducción de plástico en sus envases, soluciones de energía verde y la utilización del trabajo virtual siempre que sea posible. Colabora, además, con asociaciones de reciclaje sin ánimo de lucro, procesando los materiales y reintroduciéndolos en la fabricación.

La luz solar y los nutrientes naturales son otra alternativa para reducir la emisión de gases nocivos y el gasto energético. Los cultivos al aire libre prescinden de la iluminación artificial, llegando a reducir hasta tres veces el consumo. Pero para un resultado óptimo se requiere unas condiciones climáticas y de terreno especiales que dificultan esta opción en algunas regiones.

En definitiva, la edad de oro actual de la industria del cannabis no puede verse empañada por esta eventualidad, ya que tiene al alcance de la mano medidas asequibles enfocadas a aumentar la sostenibilidad de sus plantaciones, así como la existencia de una tecnología eficiente y aplicable a toda la cadena productiva que ayude a reducir su huella de carbono y su gasto energético, convirtiéndose definitivamente en una industria sostenible.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.