medical-cannabis-spain

El Congreso español da luz verde al cannabis medicinal: ¿Qué podemos esperar ahora?

Por: Daniel C. Activismo

La ansiada regulación del cannabis medicinal en España podría ser una realidad antes de que acabe este año, con fecha límite el 27 de diciembre de 2022. Pero lo que algunos consideran un enorme avance para los derechos de los pacientes, podría convertirse en la inocentada más grande jamás contada, al no existir todavía nada claro respecto a cómo el Gobierno va a gestionar un tema que, más allá de su encaje político, toca a la sociedad en todo su conjunto.

El pasado 27 de junio, España dio el sí definitivo a la regulación del cannabis medicinal, cuando la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados aprobó el dictamen de la subcomisión de cannabis medicinal que otorgaba el aval a la regulación de la planta con fines terapéuticos, tras escuchar a 23 expertos (también del ámbito internacional) a lo largo de cinco meses.

El Ministerio de Sanidad ya había dicho que aceptaría las conclusiones de esta comisión parlamentaria, un dictamen que fue apoyado por PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV y PDeCAT, con la abstención de ERC y Bildu y el voto en contra de PP y Vox, por lo que no tendrá que ser votado en el Pleno del Congreso para hacerse efectivo. Las conclusiones del informe serán enviadas directamente al Gobierno para su consideración.

A partir de ahí, y en un plazo de 6 meses, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) realizará los trabajos necesarios para que los consejos de la subcomisión tengan encaje en la normativa y sean viables, permitiendo “la disponibilidad en el mercado farmacéutico” del cannabis medicinal.

Sin embargo, aunque alguno de los grupos parlamentarios ha calificado de «paso de gigante» esta regulación, la realidad esconde varios factores que podrían dejar la iniciativa en un “paso de enano”, pues todavía existe mucho espacio para la mejora del texto propuesto, como a continuación trataremos de puntualizar.

¿Qué tipo de cannabis será regulado?

Según la propuesta acordada, se tratará de fórmulas magistrales (medicamento preparado por el farmacéutico de manera individual para un paciente) “a partir de extractos o preparados estandarizados de cannabis para su uso directo en determinados casos, asegurando su estabilidad y uniformidad”. Queda excluida la flor o el cogollo de cannabis, aunque se deja abierta la puerta a “preparados de otro tipo que estén disponibles en países de la Unión Europea” dentro del uso medicinal. Eso sí, siempre y cuando se encuentren dentro de “proyectos experimentales”, un concepto que sin duda resulta demasiado ambiguo.

¿Quiénes podrán acceder al cannabis medicinal?

En su planteamiento inicial, el PSOE restringía el uso terapéutico del cannabis a los dos medicamentos ya existentes (Sativex, para la espasticidad, y Epidiolex, para las convulsiones de dos tipos de epilepsia). Pero tras largas negociaciones, los socialistas han aceptado incluir varias de las ideas de los otros grupos, de forma que el informe propone extender el uso medicinal a la endometriosis y el dolor oncológico, además del no oncológico (también el neuropático), la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia, náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia. Con la posibilidad además de ampliarse “a otras indicaciones terapéuticas cuando los estudios aporten indicios consistentes”.

¿Los pacientes podrán autocultivar en casa?

Sin embargo, la Comisión ha votado en contra de la enmienda de Unidas Podemos, ERC y Bildu que reclamaba permitir el autocultivo de las sumidades floridas del cannabis (los cogollos) para «los pacientes con receta que opten por esta vía de acceso». Por lo tanto, se trata de una regulación muy restrictiva, ya que actualmente son cientos de miles las personas que están utilizando este recurso a los que esta ley no va a dar respuestas, un sector importante de pacientes que seguirán permaneciendo en un limbo legal e incluso en una situación de retroceso, teniendo que volver a recurrir al mercado ilícito.

¿Dónde se podrá dispensar el cannabis?

Una de las novedades más importantes es que se abre la puerta a la distribución del cannabis medicinal en farmacias, tal y como reclamaban, por ejemplo, desde Unidas Podemos. El texto final establece que será «a partir de la red de farmacias del sistema de salud, con preferencia en las farmacias hospitalarias y explorando la alternativa de las farmacias comunitarias que puedan reunir los requisitos». Unos requisitos que, sin embargo, no quedan especificados en el documento.

¿Quiénes podrán recetar marihuana?

Según el informe, la prescripción se debería realizar «exclusivamente» mediante profesionales sanitarios, “en un contexto libre de potenciales conflictos de interés»; y «preferentemente» por médicos especialistas. Pero ya no solo por los especialistas que atienden las áreas para las que se va a indicar el cannabis medicinal, como quería al principio el PSOE, sino que “se debe promover la formación en el uso terapéutico del cannabis entre estos profesionales de la medicina”, subraya el texto. Como se abordará esta formación, es todo un misterio.

¿Cómo se controlará el cannabis?

El informe también aconseja la puesta en marcha de un registro centralizado de los pacientes a partir de los registros de cada Servicio Autonómico de Salud. También se ha recomendado que se evalúe periódicamente el uso terapéutico del cannabis y los datos de consumo en la población. Así, tanto la AEMPS como el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) tendrían que hacer un informe anual que incluya información sobre los servicios recetados, los pacientes tratados y los volúmenes de productos dispensados, para “mejorar progresivamente el conocimiento sobre el medicamento”.

¿Qué pasa con la marihuana recreativa?

Por otra parte, la Comisión ha rechazado los votos particulares de Ciudadanos, que pretendía abrir el debate de la regulación del cannabis también en el plano recreativo. Desde el PSOE se han mostrado tajantes sobre esto: «Hemos tratado desde el minuto 1 de no confundir el cannabis con fines terapéuticos con el uso lúdico. Son dos debates distintos. Uno va a poder ayudar a personas con dolor, el otro no ayuda», ha zanjado el partido del presidente Pedro Sánchez.

¿Qué podemos esperar finalmente de esta regulación?

Tras la aprobación del dictamen por parte del Congreso, queda por responder muchas preguntas respecto al tipo de normativa que finalmente se instaure. Por ejemplo, a cuántos pacientes beneficiará, cuánto tendrán que pagar y en qué situación van a quedar los que se procuran su propio consumo a través del autocultivo.

Y es que está por verse cómo será la distribución del cannabis por cauces administrativos, puesto que mediante el autoconsumo, un uso que está más que consolidado en nuestra sociedad, sin duda resultaría más barato y accesible.

Además, en otros países con el cannabis medicinal legalizado, a los pacientes no les convencen los productos que les receta el Estado y les es más factible acudir al mercado ilegal, donde pueden elegir. Por eso, el Gobierno deberá incidir sobre todo en cómo adecúa la norma sin favorecer a terceros (como las multinacionales del sector) y a un mercado fraudulento que siempre ha existido.

Por tanto, a pesar de que se ha aprobado un dictamen que es el borrador de la futura ley, todavía está todo en el aire. Porque el Gobierno no contempla ni menciona cifras, ni siquiera aproximadas; aunque según diferentes asociaciones podríamos estar hablando de entre 250.000 y 500.000 personas solo inicialmente. Y atenderlos a todos, procurando que no les falte el cannabis en los plazos estipulados, parece una tarea de lo más complicada.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Baby Boom Auto

Desde: 8.50€

Amnesi-K Lemon

Desde: 11.00€

Afrodite

Desde: 7.20€

Comparte: