Cannabis medicinal: la ciencia más allá del estigma

Cannabis medicinal: la ciencia más allá del estigma

Por: Daniel C. Medicinal

A pesar de la prohibición de la planta durante casi un siglo, el cannabis sigue siendo una de las sustancias terapéuticamente activas más investigadas de la historia. Hasta la fecha, existen más de 36.000 artículos revisados ​​por pares en la literatura científica que hacen referencia a sus cannabinoides. En los últimos años, este volumen de investigación ha crecido exponencialmente, a pesar de que el debate sobre su legalización sigue estancado en muchos países, que son incapaces de asimilar que el cannabis tiene un potencial medicinal que va más allá de la controversia que le persigue. 

Los seres humanos han cultivado y consumido la planta de cannabis desde prácticamente el comienzo de la historia registrada, utilizándose incluso en las medicinas tradicionales más antiguas. Sin embargo, en el último siglo ha prevalecido una atención negativa en lo que se refiere a sus efectos psicotrópicos y abusivos. Por ello, el cannabis ha sido prohibido y considerado ilegal en muchos países.

En los últimos años, se ha producido una evaluación más profunda de la utilidad de los cannabinoides para uso médico, después de un gran número de informes de efectividad respaldados por la evidencia científica. Sin embargo, en la comunidad médica sigue habiendo incertidumbres que se derivan en parte de las restricciones legislativas que, con el tiempo, han limitado severamente la realización de estudios rigurosos, controlados y comparables.

¿En qué punto se encuentra la investigación con cannabis medicinal?

A medida que ha proliferado la investigación clínica sobre el valor terapéutico de los cannabinoides, también lo ha hecho la comprensión de los científicos sobre la notable capacidad del cannabis para combatir distintas patologías. Mientras que los investigadores de las últimas décadas del siglo pasado evaluaron principalmente la capacidad de la marihuana para aliviar varios síntomas de enfermedades, como las náuseas asociadas con la quimioterapia, los científicos de hoy en día están explorando el papel potencial de los cannabinoides para modular directamente estas enfermedades.

Por ejemplo, se está investigando la capacidad de los cannabinoides para moderar los trastornos autoinmunes como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide o la enfermedad inflamatoria intestinal, así como su papel en el tratamiento de trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer o la esclerosis lateral amiotrófica.

Los investigadores también están estudiando las actividades anticancerígenas del cannabis, ya que los datos preclínicos concluyen que los cannabinoides pueden reducir la propagación de células cancerosas específicas a través de la apoptosis (muerte celular programada) y mediante la inhibición de la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos).

También se está explorando el uso del cannabis como una alternativa de reducción del dolor para muchos pacientes. Hasta la fecha, docenas de estudios documentan su empleo como una alternativa a varios medicamentos recetados, específicamente los opioides.

Podría decirse que estos descubrimientos recientes representan aplicaciones mucho más amplias y significativas para la terapia con cannabinoides de lo que muchos investigadores podrían haber imaginado hace solo unos años.

La seguridad del cannabis terapéutico

Los cannabinoides poseen un notable historial de seguridad, especialmente en comparación con los medicamentos convencionales. Lo más significativo es que el consumo de marihuana, independientemente de la cantidad o la potencia, no puede inducir una sobredosis fatal.

Además, el uso de cannabis con fines terapéuticos rara vez se asocia con efectos secundarios adversos significativos. Una revisión más reciente de la literatura científica concluye que, para el usuario adulto promedio, los riesgos para la salud asociados con la marihuana «no tienen más probabilidades de ser peligrosos» que muchos otros comportamientos o actividades, incluido el consumo de paracetamol.

Recientemente, también los organismos internacionales han avalado los usos terapéuticos del cannabis al bajar su catalogación dentro de los estupefacientes. Como la Organización Mundial de la Salud en su informe de junio de 2019 o la Organización de Naciones Unidas (ONU), al reconocer oficialmente en diciembre de 2020 la utilidad medicinal del cannabis. A su vez, más de 45 países, entre ellos Alemania, Canadá, varios estados de Estados Unidos o Israel, ya han regulado los fines médicos del cannabis.

Dicho esto, el cannabis no debe verse como una sustancia inofensiva. Sus componentes activos pueden producir una variedad de efectos fisiológicos y de alteración del estado de ánimo. Como resultado, algunas poblaciones pueden ser más vulnerables a mayores riesgos, como adolescentes, madres embarazadas o pacientes que tienen antecedentes familiares de enfermedades psiquiátricas o que tienen un alto riesgo de desarrollar un trastorno psicótico.

Los pacientes con antecedentes de trastornos cardiovasculares, también pueden tener un riesgo elevado de experimentar efectos secundarios adversos de la marihuana, particularmente del cannabis fumado. Por tanto, como con cualquier medicamento, los pacientes deben consultar con un médico antes de decidir si, en su caso, el uso del cannabis es seguro y apropiado.

Un futuro prometedor para el cannabis medicinal

Aunque la mayoría de los científicos están de acuerdo con el potencial médico del cannabis, en la mayor parte de los países la legislación va a la zaga de la ciencia, lo que deja a muchos médicos sin las herramientas necesarias para justificar su utilización y también deja a los pacientes perdidos.

Para prescribir cannabis correctamente, los médicos necesitan datos clínicos sobre la dosificación, la formulación y la forma de administración adecuadas, así como información sobre cómo varían los efectos secundarios entre pacientes individuales. La clasificación del cannabis como una sustancia ilegal en muchas partes del mundo inhibe esta investigación necesaria sobre el cannabis.

Pero a medida que los estados continúan aprobando más legislaciones que permite el empleo de marihuana medicinal supervisado por un médico, más pacientes con diferentes tipos de enfermedades están explorando el uso del cannabis terapéutico.

En algunos de estos casos, la ciencia moderna ahora confirma informes anecdóticos de usuarios de cannabis medicinal (p. ej., el uso de cannabis para aliviar trastornos gastrointestinales). En otros casos, esta investigación destaca utilidades clínicas potenciales completamente nuevas (p. ej., el uso de cannabinoides para modificar la progresión de la diabetes). En todos los casos, la ciencia ha demostrado suficientemente que el cannabis es seguro y efectivo para ciertas poblaciones de pacientes.

Los avances en el estudio del cannabis son prometedores y, como ocurre con cualquier gran avance médico, debemos superar los desafíos y presentar las soluciones. Por ejemplo, es probable que la microdosificación se convierta en una tendencia continua que se prolongue en el futuro. La evidencia muestra que las dosis bajas de cannabinoides, específicamente THC, combaten eficazmente el estrés, la depresión, la ansiedad, el dolor y la inflamación. Además, pequeñas dosis de cannabis promueven la productividad, la concentración, la relajación, la creatividad y una sensación de bienestar.

Pero algunas de las posibilidades más emocionantes que podrían desarrollarse tienen poco que ver con la planta en sí. Los compuestos activos de la marihuana no solo pueden inspirar a los científicos a desarrollar una variedad de medicinas sintéticas útiles, sino que también pueden conducirlos a una mayor comprensión del papel de los endocannabinoides (como la anandamida) producidos por el cuerpo humano.

La investigación ya ha revelado que los cannabinoides influyen en numerosos procesos fisiológicos y rutas bioquímicas, cada una de las cuales representa un potencial espacio de acción para nuevos fármacos altamente específicos. Con el advenimiento de los tratamientos diseñados para trabajar con el propio sistema endocannabinoide, el uso médico de la marihuana debería desvanecerse como tema de acalorado debate y convertirse, de una vez por todas, en una gran página en la historia de la medicina.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: