Back to top
Mary Jane Rathbun, the chocolate brownie activist

Como en todas las luchas, para llegar hasta aquí muchas personas han tenido que dar la cara por nosotros. Una de las activistas más originales de la historia por la lucha del cannabis medicinal fue Mary Jane Rathbun, más conocida como Brownie Mary. El activismo puede comenzar en un barrio de San Francisco en una cocina horneando galletas con un ingrediente secreto, la marihuana.

Brownies deliciosamente mágicos

La vida de Brownie Mary tiene partes convencionales, como la de todos nosotros. Se casó, tuvo una hija y trabajó casi toda su vida como camarera. Sin embargo, desde joven, estuvo muy interesada en las causas sociales. Siendo adolescente hizo campaña por el derecho de los mineros a formar sindicatos y más tarde trabajó como activista por el derecho al aborto en Minneapolis.

Pero es en la década de los 70 cuando comienza a ganar algo de dinero horneando y vendiendo sus browines con cannabis, que ella anunciaba como “deliciosamente mágicos” y que vendía a la comunidad LGBT de San Francisco. Y cuando conoce al activista por la legalización del cannabis medicinal, Dennis Peron, con quien en 1993 escribió "Brownie Mary's Marijuana Cookbook y Dennis Peron's Recipe for Social Change".

Activista por el cannabis medicinal

A través de estos dulces comienza a ganarse un sobresueldo, pero también constituye el inicio de su activismo por los derechos de la marihuana medicinal. En los inicios de los 80 incrementó su producción y llegó a hornear 50 docenas de brownies al día, ¡eso son 600 dulces, que se dice pronto! Y ahí también comenzaron sus problemas. Con este trabajo extra Mary Jane estaba más expuesta, ya que publicaba sus ofertas en los tableros de anuncios de San Francisco. La primera vez que la policía la arrestó ella tenía 57 años y más de 8 kilos de cannabis y 54 docenas de brownies en su casa.

Esta fecha constituye un hito en su vida por varias razones. La primera porque, al conocer su caso, los medios la bautizan como Brownie Mary. La segunda porque, además de la libertad condicional que tuvo que cumplir, la sentenciaron a realizar 500 horas de servicio a la comunidad. Y ahí es donde llega a Shanti Project, un grupo de apoyo para personas con VIH.

VIH y cannabis

Según el activista Dennis Peron hizo esas 500 horas en un tiempo récord, 60 días.

“Aunque ya no estaba obligada a hacer servicio comunitario, continuó trabajando para el comedor de St. Martin de Pores hasta 1982, cuando se unió al proyecto Shanti, que respondía a las demandas de la emergente crisis del Sida, que en aquel momento era una enfermedad desconocida. Mary había perdido a su única hija en un accidente automovilístico y ahora adoptó a todos los niños de San Francisco como si fueran suyos”.

Cuando sus clientes gays comenzaron a enfermar de VIH Rathbun notó que el cannabis les ayudaba con el síndrome de desgaste y también descubrió que pasaba lo mismo con los enfermos con cáncer. Así que muchas personas donaban cannabis a Mary Jane y ella horneaba brownies que luego repartía de manera gratuita. Esas 500 horas de servicio comunitario se convirtieron en 18 años ayudando a personas con esta enfermedad misteriosa de la que nada se sabía, solo que estaba acabando con gente joven y que estaba relacionaba con hombres gays. Comenzó entonces a reivindicar el derecho de las personas enfermas a usar cannabis con fines medicinales.

Una página importante en la legalización del cannabis

Entre los logros más importantes de Mary Jane destaca su presión para la legalización del cannabis medicinal; hacer campaña para que se legalizara en San Francisco en 1991 y para que se aprobara la Proposición 215 de California en 1996, legalizando la planta de forma terapéutica. También tuvo que ver en la apertura del primer dispensario de cannabis medicinal en EE.UU, el Club de Compradores de Cannabis de San Francisco. Se hace popular nacional e internacionalmente debido a sus tres arrestos y esto motiva a algunos investigadores a proponer uno de los primeros ensayos clínicos que estudia los efectos del cannabis en adultos infectados por VIH. Sin embargo, la receta de brownies de Rathbun sigue siendo un secreto.

Ella misma consumió sus brownies de forma terapéutica, ya que sobrevivió a un cáncer de colon, tenía la gota y caminaba con rodillas artficiales. Tomaba la mitad de uno por la mañana y la otra mitad por la tarde. Durante sus últimos años de vida su salud era tan frágil que llegó a plantearse acudir a un doctor especializado en suicidio asistido. El 10 de abril de 1999 murió debido a un infarto cuando tenía 77 años. Vivía en un asilo para pobres.
 

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Anónimo
30/11/18

nice story. thanks.