Back to top
"Me considero la primera mujer cultivadora legal de este país y nunca jamás pensé que esto pudiera ocurrirme" - entrevista a Fernanda de la Figuera

Fernanda de la Figuera es muchas cosas: abuela de la marihuana, activista cannábica histórica y primera mujer cultivadora legal de nuestro país. Es, además, una persona dispuesta a dar la cara por la legalización de una planta que ha demostrado tener múltiples beneficios medicinales, enfrentándose a varios juicios a lo largo de su vida. Fernanda de la Figuera puede ser y ha demostrado ser muchas cosas, pero algo que no ha sido nunca es una narcotraficante.

Este miércoles 30 de octubre, la juzgan por cultivo y distribución de cannabis y piden 4 años de prisión para esta mujer de 76 años. Desde Kannabia mandamos todo nuestro apoyo a esta pionera y veterana activista en el uso y cultivo del cannabis. Hace unos días hablábamos con ella. Os dejamos con esta entrevista que pretende ser altavoz de su historia.

Laura Rueda: El próximo miércoles, 30 de octubre te enfrentas a un juicio en el que el fiscal te pide 4 años de cárcel por el cultivo y distribución de cannabis, ¿cómo estás?

Fernanda de la Figuera: “Me piden cuatro años, dos años por cultivo y dos años por distribución. Como te podrás imaginar estoy preocupada porque son muchos años ya los que estoy en esto. En repetidas ocasiones siempre me han absuelto. Me considero la primera mujer cultivadora legal de este país y nunca jamás pensé que esto pudiera ocurrirme. Me parece mentira, me parece mentira... Saben perfectamente quién soy y saben perfectamente que yo no soy ninguna narcotraficante ni tengo nada que ver con todo eso. Lo único que hago es ayudar a la gente”.

Laura Rueda: En época de Franco ya eras activista cannábica.

Fernanda de la Figuera: No es que fuera activista. Es que los primeros porros se los vi fumar a militares en época de Franco. Mi padre era militar de carrera. No era fumeta de porros, era fumeta de tabaco nada más, pero yo lo he visto fumar con compañeros suyos. Y al primero que le vi el hachís fue a un primo mío que era legionario.

El kifi llegó a España a través de los legionarios cuando venían a desfilar en España. Y yo desde luego les compraba siempre a los militares. En el ejército franquista no estaba mal visto. En Tetuán, Melilla o Chauen, que eran provincias españolas, se fumaba normalmente.

Laura Rueda: Eres una activista histórica, ¿notas una evolución desde que empezaste hasta ahora?

Fernanda de la Figuera: Yo me vine a vivir a Andalucía en el 78, pensando que cuando Felipe González fuera presidente de gobierno, el primer presidente socialista, iba a legalizar el cannabis. Y siguen los socialistas sin legalizar el cannabis ni lo tienen en ninguna de las medidas que presentan en las próximas elecciones. Entonces yo no lo entiendo porque es mucho más peligroso el alcohol o el tabaco que el cannabis.

Me parece absurdo que el cannabis no esté regulado, como está en todo el mundo. Además, fue un invento americano el prohibirlo y ahora los americanos lo han legalizado y ¿aquí no lo legalizamos? ¿Pero qué tontería es esta?

 

 

Laura Rueda: Los que nos rodeamos de gente con dolores crónicos sabemos de la importancia del cannabis. También lo saben en otro país donde es legal. ¿Qué pasa aquí?, ¿les hace falta más contacto con la realidad, con gente que de verdad esté enferma?

Fernanda de la Figuera: Creo que el gobierno no legaliza porque no le da la gana. La primera vez que fui al parlamento, hace muchos años, a finales de los 90 o principios de los 2000, conocí a una diputada que era fumadora de cannabis, que tenía una hija que había fallecido de cáncer. Desde ese momento, ella empezó a usar la planta de manera medicinal.

Está Manuel Guzmán en la universidad de Madrid, que es uno de los cerebros mejor amueblados del mundo, investigando sobre cannabis. Yo lo conocí hace muchísimos años. La primera vez que él dio una charla con el profesor Mechoulam en Madrid en la Fundación Ramón Areces sobre el cannabis estábamos tres, exactamente tres, yo y dos más. A partir de ahí yo le he seguido siempre y he estado al tanto de todo lo que tenga que ver con cannabis porque tenemos que partir de la base de que el ser humano tiene un sistema endocannabinoide endógeno. Somos muchas personas y estoy convencida de que mi sistema endocannabinoide no funciona bien, por eso, mis problemas de reuma, de regla, de epilepsia... para todo ello el cannabis está muy indicado. Entonces cuando yo encuentro el cannabis, encuentro algo que a mi cuerpo le favorece y le ayuda a sobrevivir. Y como a mi cuerpo, a muchísimos otros más.

Laura Rueda: ¿Cuál fue tu primer contacto con la planta?.

Fernanda de la Figuera: Descubrirlo lo descubrí de chavalita, tendría entre 8 a 12 años cuando lo vi las primeras veces en mi casa o entre mi familia, mi primo, los militares…, en fin, esas cosas. Y luego ya, cuando me fui a vivir a Madrid para trabajar, con 18 ó 20 años, pues iba mucho a un club de jazz y allí estaban todos los americanos de la base y eran todos fumetas. Tenían ya buena marihuana, ya cultivaban entonces hierba.

Laura Rueda: Entonces, tu relación con la planta se basa en ir descubriéndola con los años, sus propiedades y posibilidades.

Fernanda de la Figuera: Claro, poco a poco. Recuerdo que, en Madrid, a principios de la década de los 70, no sé qué año sería, un amigo me trajo un puñadito de kifi de Marruecos y como allí salían siempre semillas, cañamones, pues empecé a cultivar en mi terraza de Madrid con aquellos cañamones. Y ya cuando me vine aquí, a Andalucía, fue para cultivar buena marihuana en un jardín y no en una terraza. Y no tuve ningún problema en Madrid en aquel entonces, vamos.

Laura Rueda: ¿Dirías que la imagen que se tiene de la planta ha sufrido una regresión y que ahora está mucho más estigmatizada?

Fernanda de la Figuera: Claro que sí, entre otras cosas porque como ahora hay un negocio y hay mucho cultivo de narco... Ayer viendo la tele, en Cuenca han podado un pinar y unos narcos habían plantado ahí 30.000 plantas o yo qué sé, una barbaridad. Pues claro, mientras sea ilegal y sea tan fácil, tan cómodo y tan sencillo de plantar y de cultivar va a haber mucho narco cultivando por los rincones.

Lo que hay que hacer es legalizar y el que quiera cultivar para vender que se dé de alta, que pague una licencia, que pague al estado y que controle lo que cultiva. Y que cultive de una manera correcta, que gane dinero el estado y que gane dinero él, y que compre el que quiera usarlo. No sé por qué no, igual que el alcohol.

Yo desde luego fumo lo mío nada más, a mí no me gusta ir a la calle a comprar, a mí me gusta fumar de lo mío. Y me parece que el que es usuario y debe de usarlo por alguna razón debe cultivar lo suyo, yo soy una adepta del auto cultivo porque es una forma de saber lo que fumas y de fumar buena calidad y lo que tu cuerpo necesita.

Laura Rueda: Casi que es un acto político cultivar tu propia maría.

Fernanda de la Figuera: Hoy en día sí es un acto político porque es enfrentarte a una prohibición. Pero yo lo tomo como un acto de vida, igual que planto mis tomates... bueno, ahora ya no porque ya estoy muy vieja, pero he tenido mi huerta, he plantado mis lechugas, mis tomates, mi maíz, mi marihuana, ¡lo que necesito para la casa!

Laura Rueda: Te has enfrentado a más juicios resultando absuelta, lo que se puede considerar como pequeñas victorias, también para la comunidad cannábica en España. ¿Crees que este juicio supondrá un hito?

Fernanda de la Figuera: Yo sé que lo estaba haciendo bien, que no estaba haciendo nada mal, que no estaba haciendo nada por dinero, que en la asociación lo que pretendíamos era ayudar a la gente. Estábamos ahí para ayudar a nuestras compañeras y a otras mujeres como nosotras. Creo que usé, una vez más, las cosas que podía usar, si lo hice mal, pues lo siento. Si me confundí, lo siento, pero yo desde luego he intentado hacer las cosas muy bien y para ayudar a los demás.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.