Back to top
Lowell Farms, el primer Cannabis Café de Estados Unidos

Enorme expectación y largas colas para poder acceder al local; la inauguración del Lowell Farms, ¡fue todo un éxito!

El primer restaurante, bar y dispensario de cannabis en Estados Unidos, abrió sus puertas hace unos días consiguiendo llenar el aforo, y teniendo que dejar fuera gente esperando para conocer lo que se escondía tras ellas. Y es que la zona no se podría haber escogido mejor. El establecimiento se encuentra en el vibrante y tan de moda West Hollywood -o WeHo como lo llaman los locales- a medio kilómetro del paseo de la fama. La ciudad ha concedido 8 licencias que permiten el consumo y venta de cannabis, bebidas y comidas, de entre las más de 300 solicitudes. Lowell Farms: a Cannabis Café, ha conseguido ser el primero en cumplir todos los requisitos para poder hacer uso de esa licencia.

"Es increíble ser parte de la historia. ¡nunca pensé que lo sería!", les comentaba Andrea Drummer a los comensales el día de la inauguración.

Andrea es una de las propietarias y la Chef Ejecutiva (gerente) del Lowell Farms. Se formó en Le Cordon Bleu en Los Ángeles, y en 2012 fundó su propia cooperativa llamada Elevation VIP. Allí acabó ganándose un prestigio por su cocina infundida con cannabinoides. Lo que le ha permitido poder elaborar un asombroso menú para su restaurante.

"Es importante tener un espacio seguro para consumir en comunidad. El único otro lugar así que se me ocurre, es Ámsterdam", comenta Andrea, quién asegura que personas de todo el país, e incluso de fuera, se acercaron hasta el restaurante el día de la apertura.

El restaurante, bar o dispensario -como te apetezca más llamarlo- cuenta con un aforo de 240 personas con acceso restringido para menores de 21 años, por supuesto, para actuar conforme a la ley del país. Tiene una zona de bar, otra para comer y un gran patio donde se han habilitado dos áreas diferentes: para fumadores y libre de humo.

 

 

Con respecto al funcionamiento, es muy similar a los Coffee Shops en Ámsterdam, pero con cierto añadido. Como en la mayoría de los dispensarios, tienen un extenso menú de flores, extracciones, edibles y productos para el consumo de cannabis. Aunque aquí, el menú refleja los sabores y aromas de la hippie California. Y en la carta de su restaurante, se ofrecen platos de temporada perfectamente combinables con los efectos de los cannabinoides. Sí, has leído bien, platos combinables con los efectos del cannabis, no infundidos con él. Aunque Andrea sea una crack en este tipo de cocina, la legalidad actual del país no le permite ofrecerla a sus clientes.

"...debe haber un sitio para que todos disfruten abiertamente del cannabis en comunidad. (...) Es un espacio para aquellos que son conocedores del cannabis y para los que no y sienten curiosidad y desean experimentar el cannabis en un ambiente acogedor” - Comunicado Lowell Farms

Pensando en ofrecer una experiencia única, segura y amena.

"Tenemos personas que hablan español y otros idiomas para hacer más inclusiva la experiencia" - Bianche (Portavoz de Lowell Farms Café)

Los encargados ayudan a los clientes a escoger entre las variedades disponibles, no sólo por el sabor, efectos o potencia, sino que también por cuál acompaña mejor a la bebida o comida que están disfrutando. ¡Como el sumiller que te ayuda a escoger el vino con el que disfrutar mejor del plato que te estás zampando! Pues a este original servicio, le han denominado "servicio de flores a la mesa". Y a nuestro canna-sumiller, "anfitrión de las flores".

Para poder llevar a cabo profesionalmente todas los servicios que ofertan, los 40 trabajadores del restaurante han sido entrenados para estar pendientes de sus comensales, y asegurarse de que puedan tolerar el cannabis que piden. Por eso también han creado otro servicio para evitar que éstos conduzcan bajo la influencia del cannabis.

En Lowell Farms quieren estar pendientes de toda la seguridad, y recalcar siempre la responsabilidad que implica el consumir cannabis.

Con este extenso y atractivo abanico de ofertas, más la grata localización de la que disfruta, no nos extraña que se acabe convirtiendo en un importante reclamo turístico. Tanto es así, que personajes famosos como Miley Cyrus, Mark Ronson y Chris Rock, han decidido convertirse en inversores del proyecto. ¡Y pretenden hacerle la competencia directa a los Coffee Shops neerlandeses!

Lo cierto es que el Lowell llega a EEUU en un momento en el que la legalización del cannabis recreativo y medicinal, se está haciendo con la aprobación de cada vez más estados. Esto lo convierte en un negocio socialmente aceptado e incluso respetable, aunque la droga siga siendo ilegal a nivel federal. Pero aunque se haya posicionado como el primer café dedicado al cannabis en el país, ya se prevé que las otras 7 licencias expedidas comiencen a realizar una actividad de experiencia similar en la ciudad.

Mientras tanto, en España, nos queda la utopía difusa de los clubes o asociaciones de cannabis. Que quizás no podamos presumir de tanto famoseo cannabis-friendly, pero sí podemos presumir de la calidad de nuestras flores.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.