Back to top
“A raíz de años de prohibición, aún existen personas que no tiene claridad sobre la planta de cannabis y sus beneficios en el ámbito de la salud”


Alejandra Ahumada

Alejandra Ahumada es Química Farmacéutica y Directora Técnica de Fundación Daya. Desde el año 2014 participa en la organización, tras su búsqueda personal de un camino que le permitiera aportar a la sociedad algo realmente útil, que contribuya a mejorar la salud en Chile. Su anterior ejercicio profesional en el área farmacéutica no satisfacía esa búsqueda, por lo que decide cambiar de rumbo.

“A raíz de años de prohibición, aún existen personas que no tiene claridad sobre la planta de cannabis y sus beneficios en el ámbito de la salud, tanto física como anímica y espiritual”

YWS – ¿Qué te motivó a trabajar en Fundación Daya?

Mi objetivo en la vida nunca ha sido ganar dinero y llenarme los bolsillos de plata. Cuando llegué a Fundación Daya mi foco era el compromiso social. Trabajé en el área de salud mucho tiempo; sé cómo funcionan el sistema público y privado de salud y no son buenos sistemas.

Entonces surgió la pregunta de cómo poder ayudar tangiblemente a las personas, con algo que pueda ser útil a la comunidad, a quienes necesitan una mejor salud y no tienen los recursos. Esa reflexión sobre la responsabilidad social me hizo salir del área de las farmacéuticas tradicionales; claramente no era lo mío.

Y cuando vi la oportunidad de acercarme a Daya en el año 2014, el proyecto estaba naciendo y había mucho trabajo por hacer. Acá es donde elegí poner mis ganas, mi fuerza y mi mente. Siempre con el interés de querer aprender más, sobre todo en esta temática. Me gusta estar al servicio del otro, educar, informar correctamente, en charlas sobre cannabis medicinal; informar sobre el sistema endocannabinoide o la fisiología del sistema de una manera clara didáctica, que pueda ser entendida por todos, desde un niño hasta un adulto mayor.  Me gusta que la gente aprenda.

En Chile se está realizando el I Estudio Clínico en pacientes con cáncer de mama y pulmón para ver los efectos de un extracto en base de cannabis, gracias a un largo trabajo de Fundación Daya en conjunto con el Municipalidad de La Florida y Laboratorios Knop.

YWS – ¿Cómo nace la idea de implementar un estudio clínico?

En Fundación Daya, un área importante para el objetivo de permitir un acceso seguro y eficaz al cannabis medicinal, es la investigación, ya que permite, justamente, probar la eficacia y la efectividad de diversos tratamientos en base a cannabis. Como ya sabemos, existe evidencia a nivel mundial, pero no así a nivel nacional. Lo interesante también es que los fitofármacos en estudio son de producción nacional, lo que permitirá que los pacientes puedan tener un acceso democrático a esta medicina, además de generar un mercado nacional nuevo e innovador. Así nace la idea, desde la necesidad de instalar el tema de forma segura. Porque, recordemos, en Chile hace tres años existía aún mucho desconocimiento y mucha resistencia en aceptar los beneficios de la planta.

Se investigó sobre cómo hacer efectivo este camino dentro del marco jurídico vigente, más las normativas del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y del Instituto de Salud Pública (ISP) y del Ministerio de Salud, las cuales mostraron  la viabilidad del proyecto. El Minsal, por su parte, realizó las modificaciones a los decretos 404 y 405, posibilitando de manera aún más contundente la investigación, así como la importación, exportación y venta de productos farmacéuticos en base a cannabis.

Chile no es un país que realice estudios clínicos con fármacos nacionales, no es común. Por lo general vienen las industrias farmacéuticas de afuera, traen sus protocolos listos y aquí lo toman diferentes empresas que lo llevan a cabo. Nosotros generamos acá en Chile un protocolo clínico; un fitofármaco de producción nacional, impulsando este primer  proyecto de investigación (hay varios más en curso), producto de la alianza entre Fundación Daya, la Municipalidad de La Florida y Laboratorio Knop, quienes no dudaron en decir: “Nos gusta el proyecto, hagámoslo”.

Si bien el proceso toma tiempo, porque Chile es un país bastante burocrático para los permisos, firmas, documentos, etc, hoy se está logrando hacer el estudio dentro de plazos muy adecuados, si comparamos con la experiencia internacional. Y sentimos que fue el mejor camino, paso a paso,  en el que más hemos ido aprendido y con el que Fundación Daya ha podido crecer, cumpliendo además de manera paralela con entregar alivio a la gente a través de la práctica clínica de nuestras consultas médicas.

“El paracetamol, la aspirina, los ansiolíticos  y en general los medicamentos de uso cotidiano, también son drogas”

YWS – El trabajo de Fundación Daya , ¿crees que ha sido un aporte para avanzar hacia la regulación del cannabis en Chile?

Por supuesto, estamos colaborando en sentar las bases de una nueva política de drogas que vaya en beneficio real de la gente. ¿En qué sentido? Avanzando en educar a las personas, lo cual es fundamental; que se hable en colegios y universidades de los beneficios terapéuticos del cannabis. A raíz de años de prohibicionismo, aún queda gente que cree que el usuario de cannabis medicinal es un drogadicto, pero vas a su botiquín y tiene un arsenal de medicamentos, que también son drogas, muchas de ellas con gravísimos efectos secundarios, a diferencia del cannabis. Hay que entender la realidad, entender que el paracetamol, la aspirina, los ansiolíticos  y en general los medicamentos de “uso cotidiano”, también son drogas y bastante tóxicas.

Nuestro deber es detener esta desinformación y educar a la comunidad, y ese es el camino que estamos instalando. Los estudios clínicos nos ayudan a validar el uso medicinal del cannabis. Es el comienzo de una larga historia por escribir. Hoy, desgraciadamente, aún vemos casos de detenciones por cultivo, pues la Ley es poco clara, aunque permite el uso y la tenencia para consumo medicinal o personal próximo en el tiempo. Hay palabras que todavía no se están entendiendo y han vulnerado los derechos de los pacientes.

El compromiso que nosotros hemos contraído con los pacientes y su empoderamiento ha hecho que esto crezca y cada día avance más. Porque cuando la experiencia de una persona es buena, lo transmiten a otros y así sucesivamente. Nuestra base es la comunidad.

Claramente estamos colaborando para generar las bases para una correcta normativa sobre el uso de drogas, desde una postura objetiva, orientada a educar e informar a la gente. Son los cimientos para un enfoque de respeto, que permita que no se lleven más personas detenidas, que el día de mañana no nos avergoncemos de las situaciones que estamos viviendo. Es necesario dejar de estigmatizar a los usuarios en general y a los usuarios medicinales en particular.

“Unidos tenemos una gran fuerza”

YWS – ¿Consideras que Fundación Daya se ha convertido en un referente en Latinoamérica sobre cannabis medicinal?

He tenido la oportunidad de viajar tanto dentro de Latinoamérica como a España, y sí, somos un referente muy querido, a veces incluso más queridos que acá en Chile. El modelo que hemos implementado nosotros, en donde uno cree en la capacidad de autogestión de las personas, es lo que llama la atención. Esto también es visto desde afuera con gran interés, ya que no existe en otro lado. Hemos sido capaces de impulsar un movimiento saludable, educativo, prometedor, innovador y eso lo valoran otros países. Además, somos el primer país en Latinoamérica que ha logrado tener ya tres cultivos para investigación.

Queremos que existan más iniciativas como la nuestra. Hacemos un trabajo muy transparente y abierto a la comunidad, todo lo que hacemos lo mostramos y compartimos, porque queremos que se replique en otros lugares como Perú, Argentina, Colombia, Uruguay o Bolivia. Unidos tenemos una gran fuerza.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.