Back to top
Spannabis 2020 est finalemement annulée et espère fêter sa XVIII édition à l’automne

El coronavirus hace mella en el mundo del cannabis. La que iba a ser la XVIII edición de la célebre Feria del Cáñamo y el Cannabis de Barcelona SPANNABIS, se ha cancelado y su celebración se pospone oficialmente hasta el próximo otoño de 2020 (fecha aún por determinar).

Así se refleja en el Comunicado Oficial que la empresa Feria del Cáñamo S.L., organizadora de Spannabis, ha recientemente publicado en la web y redes sociales de este celebérrimo evento, considerado “la mayor feria del cáñamo del mundo”.

De manera similar en cuanto a razones, forma y ritmo a la cancelación de otros recientes eventos multitudinarios, como el Mobile World Congress, en cuanto a razones, forma y ritmo, en el caso de la Spannabis, también se fue confirmando estos días atrás, conforme se acercaba la fecha de su inauguración, el goteo de compañías del sector cannábico que, por pura precaución y por proteger la salud de sus trabajadores y clientes, iban cancelado su participación en la feria y retirándose como medida preventiva. Mientras tanto, Spannabis ha intentado por todos los medios posibles que la feria siguiera realizándose, sin éxito.

Sus buenas intenciones y sus comunicados recientes informando de que iban a extremar las medidas sanitarias, de prevención, de información, de atención médica, de higiene, etc., no han impedido que grandes compañías, como Dinafem, BitCanna, Royal Queen Seeds, o esta misma empresa, Kannabia, siguieran mostrando dudas legítimas sobre lo idóneo de participar en la feria y, más concretamente, sus fundadísimas reservas sobre lo prudente de estar presentes físicamente, con stand montado y personal contratado, en esta edición.

Desde hace varias semanas, pero en especial esta última, se temía lo peor. 

Finalmente, una orden expresa de la Generalitat, que está desde ayer extremando las medidas de prevención y contención del brote de coronavirus en Cataluña, prohíbe terminantemente la celebración de eventos con más de 1000 personas en toda la Comunidad Autónoma, y obliga a reducir en un tercio el número de asistentes a eventos de menos de 1000 personas. Tal decreto obviamente suponía la inmediata cancelación del Spannabis, así como de otros eventos de similares características.

La organización de Spannabis, al parecer forzada in extremis -y ya por imperativo legal- a cancelar y posponer la feria hasta el otoño próximo, ha recibido un aluvión de comentarios y críticas, tanto positivas como negativas, por su toma de decisión: la mayor parte de los expositores y profesionales, así como amplios sectores del público que iba a asistir, y las autoridades sanitarias por supuesto, han alabado la medida. “Otra vez será”, “la salud es lo primero”, “han hecho lo correcto”, “más vale tarde que nunca”,... son muchas de las opiniones al respecto.

No obstante, hay que reconocer que las críticas negativas han sido las más abundantes. Unos se sienten decepcionados por la falta de celeridad en tomar medidas serias o el “excesivo optimismo” que ha parecido, por momentos, mostrar la organización de Spannabis.

Varias fuentes, como Soft Secrets, apuntan a que las semanas previas al evento, los organizadores recibieron innumerables súplicas de aplazar por parte de los expositores, pero la Feria Spannabis -a buen seguro presionada económicamente, pues una cancelación implicaría enormes pérdidas- decidió seguir adelante a toda costa, porque “las autoridades sanitarias y el Govern dicen que no hay razón para cancelar eventos, y recomiendan seguir con la vida normal” (...).

Si bien esto pudiera ser cierto, y desde las mismas autoridades sanitarias y el Gobierno se han hecho numerosos comunicados alentando a la población en general a no caer en la histeria o la paranoia colectiva, a tenor de lo ocurrido en los últimos días -con cada vez más contagiados y víctimas mortales-, muchos profesionales y expositores, así como gran parte del público, opinan que la feria debería haber anunciado su cancelación con mayor antelación -minimizando daños económicos, además-, y que su aparente falta de previsión se ha debido, ante todo, al peso de intereses económicos espurios e inmediatos (contener las pérdidas, presionar a los expositores recordándoles que habían firmado un contrato con ellos,...), poniendo el negocio por encima de la seguridad y la salud de los asistentes.

Luces y sombras de un fenómeno que nos afecta a todos, mientras el brote de coronavirus parece seguir extendiéndose de manera global, no ya española o italiana, sino europea y mundial en general. En las últimas horas, de hecho, algunos países, como Estados Unidos, han tomado medidas drásticas, suspendiendo durante un mes los vuelos procedentes de Europa, y ayer mismo muchos países latinoamericanos anunciaban que iban a someter a cuarentena a los pasajeros de todos los vuelos procedentes de España.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.