Back to top
Des traitements pour le cancer: ça intéresse quelqu’un?


Photo: Davor Pongracic

Las aplicaciones médicas del cannabis y la regulación que las apoya en Canadá ha estado siempre sometida a un enorme escrutinio. Pero, ¿por qué? Rick Simpson, de Phoenix Tears, cree firmemente que la regulación del cannabis se ha estado frenando a propósito a través de una plataforma de desinformación e intereses farmacéuticos.

Rick Simpson ha adquirido bastante fama por defender las propiedades terapéuticas del cannabis y cómo interactúan con el sistema cannabinoide humano. Para desgracia de la mayoría de los canadienses, el cannabis se prescribe con muy poca frecuencia. Después de seguir un tratamiento farmacéutico agotador e inefectivo para combatir una lesión grave en la cabeza en 1997, Simpson decidió crear su propia medicina.

Phoenix Tears nace de un simple proceso de reducción que concentra los componentes más beneficiosos de las moléculas de THC y CBD que están presentes en el cannabis. Simpson ha trabajado para simplificar el  proceso y ayudar a educar a cualquier paciente que busque una alternativa a los medicamentos comercializados por las farmacéuticas. Cree que el cannabis es una forma de tratamiento para diversos males más natural y efectiva si se prescribe combinada con un estilo de vida saludable.

Los pacientes que buscaban tratamientos no farmacéuticos comenzaron a contactar con él. Al reemplazar un puñado de pastillas por su aceite, rápidamente se dieron cuenta de que las alternativas de tratamiento con cannabis no tenían efectos secundarios.

“En Canadá, la sociedad es adicta a los medicamentos… más que ayudar a nadie, estamos llenándoles los bolsillos”

Al darse cuenta de que el sistema actual no funcionaba, Rick decidió distribuir su aceite concentrado de forma gratuita. La respuesta local fue abrumadora, lo que llamó la atención a nivel nacional. A pesar de los resultados tan increíbles que Rick trasladó a la Sociedad Canadiense del Cáncer, ignoraron sus propuestas. Desde que se descubrió el sistema endocannabinoide, se han llevado a cabo varios estudios con resultados similares. En la fase 1 de un ensayo clínico, el Dr. Manuel Guzmán determinó que “algunos pacientes respondieron -al menos parcialmente- al tratamiento con THC reduciendo el índice de crecimiento tumoral. Desgraciadamente, estos descubrimientos tienen que motivar todavía una reforma en la regulación.”

El cannabis se ha convertido un punto de investigación médica indispensable. Al contrario que en otros tipos de medicina, parece que el cannabis no tiene limitaciones en su aplicación. La fase 1 del ensayo clínico del Dr. Manuel Guzmán para pacientes de cáncer ilustró esta posibilidad de éxito. A Simpson no le sorprende en absoluto que se ignoren estudios como el de Guzmán: “El sistema está roto y nadie quiere arreglarlo”, afirma.

Los beneficios de la industria farmacéutica se superan año tras año. Con sus costes reducidos para un sistema de producción en masa,  los beneficios que generan estos tratamientos médicos pesan más que los resultados. Al igual que Guzmán, Simpson piensa que podría haber un sistema para tratamiento del cáncer más sostenible si solamente se invirtieran los fondos adecuados y se llevara a cabo la investigación correspondiente.

Rick ha trabajado sin descanso para seguir promocionando la plataforma pro-cannabis, sin apenas obtener éxito. Está convencido de que este examen al que se somete a la marihuana responde a una obstrucción legislativa y afirma que las grandes empresas que controlan el contenido del botiquín, de casi todos, no están interesadas en el cannabis. La situación actual del proceso de legalización del cannabis en Canadá sustenta esta tesis. En lugar de estar nadando a contra corriente, Rick propone una reforma internacional para romper con el velo de desinformación que cuelga sobre la regulación del cannabis.

Todavía está por determinar en qué situación se encuentra el cannabis en comparación con innumerables tratamientos dañinos y adictivos. Por el bien de la humanidad, Simpson continúa con la esperanza de que los sistemas médicos van a priorizar el cuidado  y bienestar del paciente, más que los beneficios del propio sistema.

Rick Simpson

Rick Simpson es un ingeniero eléctrico jubilado que trabajó durante 25 años en el sistema médico en Canadá. Después de sufrir una lesión grave en la cabeza en 1997, tomó todos los medicamentos que le prescribieron los médicos, pero lo único que consiguió fueron daños debidos a los efectos secundarios. Así que desesperado, comenzó a  utilizar extractos de cannabis que producía él mismo y se dio cuenta rápidamente de que había descubierto la mejor medicina natural del planeta. Después de percatarse de la verdad sobre las propiedades curativas excepcionales de estos extractos, acudió a las autoridades para que reconocieran su uso, pero se encontró con que aquellos que controlan nuestras vidas quieren mantener la verdad escondida del  público en general. Sin poder dirigirse a nadie, hizo público este conocimiento y desde entonces un sinfin de individuos han utilizado su información para curar o controlar enfermedades para las que nuestros sistemas médicos actuales no tienen solución.

Rick Simpson repartía el aceite de forma gratuita y cultivaba plantas en su patio hasta 2009, mientras vivía en Canadá. Fue entonces cuando la Policía Montada de Canadá organizó una redada en su casa. Rick siempre hablaba sobre aceite de THC, no de CBD. El aceite que estaba repartiendo de forma gratuita tenía un porcentaje muy elevado de THC y contenía también niveles bajos de CBD y otros cannabinoides. Hoy en día, estos extractos se denominan normalmente RSO o aceite de Rick Simpson y fue el previo líder del movimiento por el cáñamo, llamado Jack Herer, quien acuñó esta frase. Desde 2013 Rick ya no vive en Canadá.

Rick Simpson restableció la página web phoenixtears.ca en 2004 y publicó de forma gratuita la información que las personas necesitan para curarse a sí mismas. Rick ni siquiera intentó patentar el aceite o el método utilizado para producir el aceite, ya que pensaba que esta es una información que debería tener todo el mundo para poder aprender a cómo manejar sus problemas médicos ellos mismos, de una forma prudente e inofensiva.

“Quiero que las personas sepan cómo curarse a sí mismas”, Rick Simpson

Braydon McLean

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.