Back to top
"Vemos en el cannabis una alternativa económica para las mujeres", entrevista a las monjas de la marihuana

“Si las mujeres del mundo quieren unirse a nuestro movimiento, lo único que tienen que hacer es comenzar su propio activismo cannábico y tener su propio cultivo. Nuestro objetivo es crear un movimiento de mujeres cannábicas mundial”. Hablamos con Sister Kate, la fundadora de las Hermanas del Valle, más conocidas como las monjas de la marihuana.

Laura Rueda: ¿Por qué os llamáis monjas?

Sister Kate: No nos llamamos monjas, sino hermanas. Pero los medios nos empezaron a llamar monjas y decidimos que estábamos de acuerdo con ese nombre. Si miras la definición de monjas no hay nada en ellas específicamente católico. Es una profesión que se está extinguiendo en este país. La edad media es de 78 años.

Hay una nueva generación de mujeres jóvenes, hijas de hippies, de personas que se fueron de la iglesia, que no han sido educadas en la religión. No saben nada sobre espiritualidad y es maravilloso porque ellas deben de ser las que desarrollen las bases de esta nueva religiosidad, que solo se basa en cannabis y en plantas…

 

L.R: Os llamáis hermanas y sois en vuestra mayoría mujeres. Me gustaría saber si os consideráis feministas y si pensáis que la marihuana empodera a la mujer.

S.K.: Las mujeres vamos con retraso. El cannabis es el camino de regreso para que las mujeres nos podamos hacer con el control de la nave y tengamos la independencia económica. Porque queramos o no, el mundo es un lugar duro para vivir y tienes que comer y pagar facturas.

Vemos en el cannabis una alternativa económica para las mujeres, para que podamos controlar los negocios que tienen que ver con la planta. Nosotras como comunidad estamos formadas por mujeres y vivimos juntas, plantamos el campo, hacemos medicina, tomamos todas las decisiones… Así que, respondiendo a tu pregunta, sí, somos feministas.

Somos muy inclusivas con los  hombres. Muchos de ellos trabajan con nosotros, son nuestros hermanos. Siempre y cuando estén de acuerdo en que las mujeres somos las que tomamos las decisiones sobre el negocio.

L.R: ¿Cultiváis vuestra propia marihuana? ¿Cómo decidís dedicar vuestra vida a cultivar y vender cannabis?

S.K: Sí, cultivamos nuestro propio cannabis, pero tenemos muchas limitaciones con la cantidad que podemos cultivar. Así que nos abastecemos de mercancía de Colorado, Alemania, California del Norte…  Para algunas mujeres, solo trabajar con la planta: manicurarla y todo el proceso es muy curativo. Es un proceso sagrado.

 

L.R: Hay una serie de rituales que seguís cuando producís vuestros productos.

S.K: Yo recluto a espíritus libres: anarquistas, activistas… y luego tú pretendes que hagan la misma cosa cada día, ¡es un poco difícil mantener una rutina! Por eso tenemos ciertas prácticas espirituales. Las mujeres nos cubrimos completamente cuado trabajamos con la planta. Bendecimos las herramientas y las manos. Preparamos el ambiente con música y candiles. Mientras trabajamos, estamos meditando y poniendo intención de curación en el trabajo. No sabemos cómo funciona la energía transparente, pero creemos en ella.

Las medicinas están hechas en un ambiente donde a los hombres no se les permite entrar.  Solo pueden entrar si son invitados por las hermanas una vez cada cierto tiempo. En la cocina donde producimos no están permitidos los teléfonos ni hay internet.

 

L.R: ¿Qué tipo de clientes tenéis y qué enfermedades pueden tratarse con vuestros productos?

S.K: El sufrimiento y el dolor son muy democráticos. Alcanza a todos los segmentos de la sociedad, todo tipo de personas de todo tipo de edades. Por eso no tenemos un perfil de cliente típico. Tenemos republicanos, demócratas, personas de todas las culturas… no hay un lugar en el mundo donde no enviemos nuestros productos.  

 

L.R: Ahora sois muy populares e imagino que más gente os hará pedidos. ¿Cómo los gestionáis?

S.K: Pasamos mucho tiempo delante de nuestros ordenadores contestando. Nuestra prioridad no son los medios, sino los pacientes. Personas que no entienden qué es el CBD y que lo necesitan. Solo vendemos CBD porque es lo único que podemos enviar al resto del mundo. Pero creemos en las propiedades del THC.

Somos muy serias y rigurosas dando información sobre las propiedades medicinales del cannabis. La fama no ha cambiado nada, solo han aumentado los correos de la gente que quiere documentarse sobre la planta o entrevistarnos. Y les respondemos a todos.

L.R: En muchas entrevistas habláis de las múltiples propiedades del CBD, ¿eso significa que solo apoyáis el uso medicinal o también recreativo?

Apoyamos todos los usos, pensamos que no debería haber ningún tipo de regulación sobre la planta, que debería ser de libre uso. Pensamos que es inmoral y racista regular la planta.

Esta es nuestra posición y somos muy radicales. Por otro lado estamos muy interesadas en generar dinero de impuestos para nuestros pequeños pueblos y salir del mercado negro.

 

L.R: ¿Qué necesitamos hacer para que la planta deje de estar estigmatizada?

Necesitamos ponerla en nuestra cocina, igual que nos suplementamos con calcio o vitaminas. Creo que la clave para que todo el mundo empiece a ver que la planta es poderosa está en distanciarnos de la cultura fumeta. Todos los gobiernos de todo el mundo te prohíben cultivar. Nosotras les decimos a las mujeres de todo el mundo que empiecen a plantar en todas partes. Es un movimiento anarquista.

 

Si después de leer este artículo, estás interesado en comprar semillas marihuana feminizadas, ¡visita nuestra tienda!

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.