Back to top
Brasil dice sí al cannabis medicinal

No ha sido un buen año para Brasil y las encuestas de opinión ya indican que Bolsonaro llega al final de su primer año frente al gobierno como el presidente más odiado de la historia. La extrema derecha está consiguiendo representación a nivel mundial y de forma estrepitosa, haciendo que retrocedamos en derechos de forma atroz. Sin embargo, queremos dar la bienvenida a 2020 con una buena noticia en materia cannábica. Las autoridades sanitarias brasileñas han dicho que sí a la elaboración de productos a base de cannabis y su comercialización en farmacias, siempre que sea con propósitos medicinales y estén prescritos por un profesional. Esta nueva regulación también aprueba el cultivo industrial de cáñamo para empresas específicas. Esta noticia llega después de que en octubre se presentara en el Senado la iniciativa de ley 5295.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, también conocida por sus siglas ANVISA, está vinculada al Ministerio de Salud. Este organismo es el responsable del control sanitario de todos los productos y servicios sujetos a vigilancia sanitaria como medicamentos y alimentos (nacionales e importados). De él depende que se aprueben productos, que luego se van a comercializar o producir en el país.

Nuevo reglamento

ANVISA ha despedido el año aprobando un reglamento que regula la venta de medicinas a base de cannabis. Aunque esta medida estará vigente en todas las farmacias del país, no han emitido ninguna información sobre las licencias que permitirán a las empresas disponer de un cultivo para elaborar dichos medicamentos. Así que es como si hubiesen empezado la casa por el tejado. ¿De dónde saldrá esta materia prima?

Sí al cannabis medicinal, no al autocultivo

Bolsonaro, presidente de Brasil, ya declaró en agosto que tenía intención de legalizar el cannabis medicinal, pero que esto no significaba que fuese a hacer lo mismo con el auto cultivo. Literalmente manifestó que no iba a admitir “que brechas de la legislación sean usadas para plantar y consumir marihuana”. Y es que, el político de ultraderecha, prometió en su campaña que iba a luchar contra el narcotráfico, designando personalmente al presidente de ANVISA, Antonio Barra.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria solo ha aprobado que se regulen productos derivados del cannabis para uso medicinal. Si no se permite el cultivo de la planta, ¿con qué materia prima trabajarán los que manufacturen estos productos a base de cannabis? ANVISA ha dejado claro que se deberán importar los extractos, a partir de los que se fabricarán estos medicamentos. También ha publicado que es el gobierno el que dictará cuáles son los procedimientos para fabricar e importar productos, además de los requisitos para la prescripción, venta, packaging y supervisión.

 

 

Control riguroso 

Teniendo en cuenta todas estas promesas y declaraciones del presidente de Brasil, se trata de una regulación que irá asociada a un control riguroso, con normas muy estrictas en su proceso. ANVISA ha publicado en su web que la fabricación de estos medicamentos tiene que hacerse con materias importadas de otros países. Además, ha añadido que este reglamento aprobado en diciembre “establece los procedimientos para otorgar una autorización sanitaria para la fabricación e importación de estos productos y establece requisitos para la comercialización, prescripción, dispensación, monitoreo y supervisión de productos de cannabis con fines medicinales”.

Algunas de las normas publicadas por ANVISA en su web son que los productos que sobrepasen el 0,2% de THC (tetrahidrocannabinol, componente psicoactivo del cannabis) tendrán que llevar una etiqueta que advierta de que su uso “puede causar dependencia física y mental”. O que estos medicamentos no pueden usarse para tratar animales. Además, los pacientes tendrán que cumplimentar y firmar un formulario de consentimiento antes de recibir su medicina.

Situación en 2015

En este punto tenemos que viajar a 2015, año en el que este organismo aprobó la importación de productos a base de CBD (cannabidiol), siempre que estuviesen prescritos por un médico a pacientes con dolencias específicas, como enfermedades crónicas o epilepsia. Diferenciaba dos tipos de receta, la primera (receta A) para medicamentos con más de 0,2% de THC para enfermos terminales o en una situación crítica en cuanto a alternativas médicas. La segunda (receta B) para medicinas con menos del 0,2% de THC.

¿Cuáles son los siguientes pasos? El 3 de diciembre ANVISA publicó en sus redes sociales, “La Junta Directiva de Anvisa aprobó, el martes (3/12), la nueva regulación para productos de cannabis. El texto enumera los requisitos necesarios para la regularización de estos productos en el país, estableciendo parámetros de calidad. Los reglamentos aprobados se publicarán en la Gaceta Oficial Federal en los próximos días y entrarán en vigencia 90 días después de la publicación”.

Colombia ha anunciado que exportará cannabis a Brasil

Si diciembre empezaba con la noticia de la aprobación del reglamento por parte de ANVISA, el mes acababa con otra que la complementa. Parece que Colombia podría exportar cannabis a Brasil y Perú para producir medicamentos con certificado de Buenas Prácticas de Manufactura. La empresa encargada de este cometido puede ser la colombiana Medcann, ya que ha firmado un acuerdo de intención.

Esta victoria tiene nombre de mujer

Esta victoria se remonta a 2013, año en que la brasileña Katiele Fisher, madre de una niña con epilepsia, Anny Fisher, pidió a EE.UU un aceite a base de cannabis que le ayudaba a controlar los efectos de la enfermedad. Aunque en la aduana brasileña le confiscaron el producto, esta mujer no se quedó de brazos cruzados y decidió llevar el caso a los tribunales. Gracias a la larga lucha de Fisher, ANVISA eliminó la planta de su lista prohibida de sustancias. Este suceso constituye un antecedente clave para la posterior aprobación del reglamento de venta de productos cannábicos para uso terapéutico.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.