Back to top
Cannabis y sexo

El uso del cannabis como estimulante erótico es conocido por los consumidores habituales de cannabis. La mayoría coincide en señalar la desinhibición, la sensación de euforia y el incremento de las sensaciones placenteras como sus principales ventajas. Es obvio que todo esto depende mucho, tanto de la variedad utilizada y cantidad, como de la especial sensibilidad del consumidor y, por supuesto, de con quién se comparte el momento.

Pero dejando de lado estas consideraciones y centrándonos en los efectos generales del cannabis, podríamos señalar que el efecto calmante de la marihuana ayuda a regular el nivel de ansiedad que podría provocar un encuentro sexual o sus momentos previos. Esa sensación favorece una mayor comunicación con la pareja, afectando positivamente en nuestro estado de ánimo y ayudando a que este sea más positivo y, por lo tanto, nuestra conducta más efusiva, abierta y receptiva.

Tradicionalmente, en lo relativo al sexo, el cannabis tiene un mayor efecto positivo en la mujer que en el hombre. Generalmente son las mujeres las que ofrecen una mayor cantidad de testimonios positivos y experiencias satisfactorias. Esto se debe a que con el consumo de cannabis se libera más oxitocina, que es una de las hormonas que intervienen en la excitación sexual. De hecho, se la conoce comúnmente como “hormona del amor”, siendo también producida durante el parto y los orgasmos. Cuando nuestro cuerpo segrega oxitocina sentimos una agradable sensación de bienestar y somos más receptivos ante los demás, pues se incrementan sensaciones como la empatía, la confianza o la generosidad. Disminuyen, además, las sensaciones de ansiedad o miedo, así como el ritmo cardíaco y la tensión arterial. Los niveles de oxitocina son mayores en mujeres que en hombres, lo que explica por qué los efectos positivos del cannabis en lo relativo al sexo son más evidentes y comprobables en ellas que en los hombres.

 

 

Históricamente el uso del cannabis relacionado con la sexualidad cuenta con una larga trayectoria. Desde los afrodisíacos utilizados en la medicina tradicional india, hasta su uso en las comunidades hippies, el placer sexual y la marihuana parecen haber ido de la mano a lo largo de la historia. No es de extrañar, pues, que recientes estudios apoyen la tesis de que los endocannabinoides reportan beneficios en el plano sexual, mejorando sustancialmente la experiencia, tanto en hombres como en mujeres.

Curiosamente, los hombres suelen tener una percepción algo diferente de la marihuana como estimulante sexual. Quizás esto se deba a que, en hombres, puede provocar una bajada del nivel de testosterona. Y esta hormona se encuentra muy asociada con la sensación de deseo. De todos modos, y tal y como señalábamos al principio, depende mucho tanto de la variedad y cantidad como de la persona en concreto. Cabría destacar en este momento el efecto que a la larga puede producir el consumo de cannabis en la calidad del esperma. Ciertos estudios sostienen que el consumo habitual y prolongado de marihuana incide directamente negativamente en la cantidad de esperma y su fertilidad. También, a la larga, podría producir disfunción eréctil.

No hay que perder de vista tampoco que el efecto desinhibidor del cannabis podría inducirnos a ser más permisivos con conductas de riesgo. En este caso, sin embargo, estaríamos más en el terreno de la prudencia y la responsabilidad, más que en el de la sexualidad.

Así pues, y a modo de conclusión, parece acertado afirmar que un consumo responsable o la incorporación en nuestras relaciones de estimulantes o lubricantes que cuentan con el cannabis entre sus ingredientes, pueden ser una buena opción para mejorar nuestras relaciones sexuales.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.