Back to top
Cannabis medicinal, recreativo y light, descubre cuáles son legales en Italia

En Italia el cannabis medicinal es legal desde 2013 y el cannabis light está triunfando entre su ciudadanía desde 2017, llegando a convertirse en un negocio nuevo, estable y rentable. Aunque la marihuana baja en THC está siendo positiva para sensibilizar y romper con el estigma de la planta, aún quedan pasos por dar para que el cannabis recreativo esté regulado. En este post conocemos más sobre la situación legal del cannabis en esta península mediterránea.

Cannabis medicinal: la Ley Di Bella

Hace 11 años, en 2007, Italia comenzó a avanzar en la legalización del cannabis medicinal. Ese año se reconoció que el THC tenía propiedades terapéuticas. Seis años después, en 2013, se legalizó el uso medicinal de la planta en su estado vegetal y en forma de medicamentos basados en extractos de marihuana, como SativexR o Dronabinol. Mediante esta Ley, conocida como “Di Bella”, cualquier médico puede recetar a sus pacientes medicamentos a base de cannabis, si lo ven necesario por su diagnóstico. Y todas las farmacias pueden suministrar estos productos elaborados a base de cannabis, mediante prescripción médica.

Normalmente, en Italia, se suele prescribir cannabis en su forma natural (flores o cogollos) y se especifica que se tome en infusiones o inhalado con un vaporizador. Se recurre al cannabis en casos de dolor crónico, para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple, el cáncer, el VIH o el síndrome de Gilles de la Tourette. También es utilizado para tratamientos que causan náuseas y vómitos, como la quimioterapia o la radioterapia; y como estimulante del apetito en cuadros de anorexia nerviosa.

El cannabis terapéutico que se consume en Italia se conoce como FM2 (que viene de las siglas Military Pharmaceutical, haciendo alusión el número a los dos principales constituyentes activos de la planta, el THC y el CBD). La producción de cannabis se delegó al Instituto Militar Farmacéutico en Florencia a través de un acuerdo de colaboración de 2014 entre el Ministerio de Salud y el Ministerio de Defensa. El FM2 contiene entre un 5% y un 8% de THC y entre un 7,5% y un 12% de CBD.

Sin embargo, a pesar de las leyes favorables, desde el año pasado, los pacientes de esta península se han visto perjudicados por la escasez de la planta en las farmacias. Italia solo tiene un productor nacional, el ejército, por lo que se ha visto obligado a contar con un avituallamiento extra de 100 kg de Canadá. Algunas empresas del país canadiense han comenzado a tener actividad en el cannabis terapéutico italiano. Se estima que en el futuro se podrán producir unos 300 kg, cantidad que sería necesaria para cubrir la demanda nacional.

Cannabis recreativo: la Ley Jervolino-Vassalli

Aunque el uso recreativo del cannabis es ilegal en Italia, la posesión de cantidades pequeñas para uso personal está considerada un delito menor. Te pueden poner multas o suspenderte documentos oficiales -como el carnet de conducir o el pasaporte- desde mínimo un mes a un año, como máximo. No sucede lo mismo con la venta, que se considera un delito más grave y puede castigarse con el encarcelamiento y con multas de hasta 75.000€.

Aún así, el panorama es mucho más favorecedor desde 2014, año en el que fue declarada inconstitucional la Ley Fini-Giovanardi, que había estado vigente desde 2006. Esta ley no distinguía entre la posesión de heroína, cocaína, cannabis y ponía multas desorbitadas por la producción, tráfico, posesión y uso ilícito de estas sustancias. Aunque ahora no se ceban tanto con las sanciones hay un vacío legal, ya que no está especificado qué cantidad se considera uso personal. Por desgracia, depende mucho del policía que te toque. En cambio ahora que está vigente la Ley Jervolino-Vassalli se diferencia entre drogas duras y drogas blandas, siendo mucho más severas las multas en el caso de las primeras.

Mientras que el cannabis medicinal da pasos agigantados en Italia, el cannabis recreativo va poco a poco. Si se aprobara el Proyecto de Ley de Legalización del Cannabis se consideraría legal llevar 5 gramos encima, tener en casa hasta 15 gramos y poder autocultivar hasta 5 plantas hembras para el consumo personal. Esta propuesta también incluye la creación de clubes sociales cannábicos con un máximo de 100 socios.  

Cannabis light: regulado por la Ley del cannabis industrial

El cannabis light es legal en Italia y está regulado por la Ley del cannabis industrial. Se trata de flores con muy bajo contenido en THC y un alto contenido en CBD, que están haciendo furor en el país, ya que su venta se ha vuelto muy popular. La empresa que ha comenzado a comercializar y distribuir este tipo de variedad es EasyJoint. Este tipo de cannabis no supera el 0,6% de Tetrahidrocannabinol. Luca Maroli, su creador, confiesa que con esta marca quiere reabrir el debate con las instituciones públicas italianas para que el estigma de la planta desaparezca y pronto su legalización total sea una realidad.

El cáñamo para uso textil, alimenticio, biocombustible, etc. también es legal en esta península mediterránea. Al igual que está permitida la venta de semillas de cannabis, con la condición de que vayan etiquetadas como “productos de coleccionismo” y de que en la cajetilla se indique que el cannabis en Italia es ilegal.

 

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.