Características y usos de las plantas de marihuana macho

Características y usos de las plantas de marihuana macho

Por: Daniel C. Cultivo

A la hora de planear un cultivo, es importante saber cuál es el objetivo del mismo. Y conocer el sexo de tus plantas de marihuana es fundamental para no emplear tiempo y recursos innecesarios. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre los ejemplares de cannabis masculinos y sus usos.

La marihuana es una especie vegetal dioica, es decir, se reproduce mediante el cruce entre plantas macho y hembra a través de la polinización. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de semillas del mercado son feminizadas, ya que los cultivadores prefieren garantizar una descendencia 100% femenina para producir flores de cannabis sin semillas, es decir, cogollos cargados de cannabinoides y terpenos.

Pero antes de que estas semillas irrumpieran en el mercado, los cannabicultores realizaban sus cultivos con semillas regulares, que producen ejemplares de marihuana tanto hembra como macho en un porcentaje que gira en torno al 50% de cada sexo. Así, la planta de marihuana macho produce flores masculinas que desprenden polen, con el que se polinizan las flores femeninas produciendo así semillas para perpetuar la especie.

Por tanto, los cultivadores de antaño que no tenían otro remedio que utilizar semillas regulares, debían estar muy atentos para detectar las plantas masculinas y eliminarlas de su cultivo, pues los cogollos con semillas no resultan agradables de consumir y, además, la planta hembra empleará su energía en producir estas semillas en lugar de más flores y tricomas, lo que se traduce en una potencia mucho menor.

¿Cómo saber si una semilla es macho o hembra?

La única forma de garantizar que una semilla producirá una planta hembra es usando semillas feminizadas, pues están destinadas a eliminar por completo la posibilidad de producir plantas masculinas. Esto significa que los cultivadores ya no tienen que descartar los machos, ahorrando tiempo y recursos que normalmente se gastan mientras crecen estas plantas potencialmente no deseadas.

Si usas semillas regulares, las plantas de cannabis no muestran su sexo en la fase vegetativa: el momento en el que realmente se puede distinguir es cuando se inicia la floración. Esta fase, denominada “prefloración”, comienza en la naturaleza cuando cambian las condiciones lumínicas y los días se hacen más cortos.

Y es aquí cuando debes estar muy atento: la parte que debes observar es lo que algunos llaman comúnmente “axila”, la unión entre el tallo principal y las ramas. Justo ahí, por la parte inferior, podrás observar lo que se denomina primordios florales (o preflores):

  • En el caso de las plantas de marihuana hembra aparecen como una pequeña bolsa redondeada en forma de pera de la que emergen dos estigmas de color blanco (la parte del pistilo que recibe el polen) a los que muchos cultivadores llaman comúnmente “pelillos”.
  • Las plantas macho, en cambio, formarán también una bolsa pero sin ningún estigma. Incluso se puede observar que la flor está formada por cinco sépalos, las piezas que forma el cáliz y que son los que se abrirán para dejar al descubierto los estambres con el polen.

La clave para saber si una planta de marihuana es macho o hembra, por tanto, será observar si aparecen esos estigmas (pelillos) o no. Más adelante, ya entradas en la fase de floración, las flores macho se abren, mostrando una estructura en su interior que se asemeja a un pequeño racimo de plátanos. Son los estambres y eventualmente esparcirán su polen para fecundar las flores de las hembras.

Por su lado, las plantas de cannabis hembra, tras señalar con los primeros estigmas su sexo femenino, generarán cúmulos de estas flores con más “pelillos” que empezarán a cubrirse de glándulas de resina (tricomas) hasta finalmente acumularse en forma de cogollos que, en ocasiones, pueden alcanzar grandes dimensiones.

Usos de la planta de marihuana macho

A pesar de que para algunos cultivadores puede ser una mala noticia que las plantas de marihuana masculinas aparezcan en el cultivo, en realidad, los machos tienen múltiples usos que pueden ser de gran utilidad. Como por ejemplo:

  • Creación de nuevos híbridos: los machos serán una herramienta fundamental si lo que quieres es crear nuevos cruces entre tus variedades favoritas. A la hora de hacer ‘breeding’ es importante seleccionar bien qué macho vas a utilizar para polinizar, ya que este trasladará sus genes (y, por tanto, sus rasgos) a la descendencia. Existen algunos parámetros como el vigor, la producción de polen o la estructura morfológica que puedes tener en cuenta para elegir los mejores ejemplares masculinos.
  • Obtención de fibra para textil: existe toda una industria alrededor de la producción de fibra de cáñamo. Normalmente se utilizan los ejemplares macho porque sus fibras son más suaves y resistentes que las que producen las hembras y por ello resultan ideales para fabricar productos textiles más delicados (ropa, mantelería, etc).
  • Producción de semillas para uso alimentario: las semillas de cáñamo son un superalimento que en los últimos años ha cobrado relevancia por sus múltiples propiedades nutritivas, entre otras, por su alto contenido en ácidos grasos omega 3 y omega 6. Para la producción de dichas semillas, es necesario la planta macho como polinizador.
  • Uso de sus raíces con fines terapéuticos: las raíces de las plantas macho tienen propiedades beneficiosas que pueden ser interesantes para tratar ciertas dolencias. Hoy en día, se sabe que las raíces contienen friedelin, un antioxidante natural que contribuye a proteger el hígado; así como epifriedelinol, que puede actuar como antitumoral, y triterpeno pentaciclico, un metabolito secundario que tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

¿Cuándo cortar las plantas de marihuana macho?

El momento de cortar las plantas macho dependerá de la finalidad de tu cultivo y, por tanto, del uso que quieras hacer de los mismos. Si tu intención es cosechar cogollos sin semilla, la respuesta está clara: cuanto antes sepas diferenciar su sexo. Recuerda que puedes identificar los machos mucho antes de que sus flores maduren y supongan un riesgo real para tu preciada cosecha.

Sin embargo, si lo que estás buscando es realizar cruces de tus fenotipos favoritos, deberás esperar a haber concluido la polinización para cortar los machos. Esto puede ser inmediatamente después de polinizar las plantas hembra; o bien puedes esperar unos días más si quieres hacer una segunda ronda polinizadora, para extraer todo el polen de las flores que todavía no hayan madurado.

En definitiva, los machos de marihuana pueden ser un potencial peligro para tu cosecha si lo que buscas son cogollos consumibles, pero también pueden resultar un gran aliado si tu finalidad es la hibridación y crianza de nuevas variedades. Ahora que conoces sus características y usos, sabrás qué hacer si te encuentras con uno de ellos.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Kritikal-K

Desde: 8.50€

La Blanca

Desde: 7.20€

Nueva, Genética americana

Mimosa Dream

Desde: 11.00€

Comparte: