Cómo conservar semillas de marihuana

Cómo conservar semillas de marihuana

Por: Daniel C. Cultivo

Almacenar semillas de cannabis en las condiciones adecuadas permite conservar tu genética favorita durante mucho tiempo. Sin embargo, hacerlo de manera incorrecta puede causar una serie de problemas que desembocan en el mismo resultado: las semillas no germinarán. A continuación, vamos a analizar exactamente lo que debes hacer para conservar semillas de marihuana y asegurarte de que aún puedan germinar con éxito varios años después.

Para mantener las semillas de marihuana a lo largo del tiempo es necesario recordar que las semillas se clasifican técnicamente como organismos vivos, ya que tienen un embrión que es capaz de germinar y convertirse en una nueva planta. Como todos los organismos vivos, tus semillas pueden morir si no las cuidas correctamente.

Y aunque son bastante resistentes, si proporcionamos unas condiciones incorrectas para su conservación, su viabilidad disminuirá rápidamente. Si lo normal es que germinen en 48 o 72 horas, de haber estado guardadas en malas condiciones podrían llegar a tardar hasta 6 o 7 días. O incluso no llegar a germinar nunca.

Existen varios factores a tener en cuenta que pueden reducir las tasas de germinación de las semillas de marihuana, como pueden ser la luz, el calor, la humedad o los niveles de oxígeno. Pero como regla general para mantener tus semillas viables el mayor tiempo posible, lo más importante a evitar son las fluctuaciones en las condiciones ambientales.

¿Cómo se conservan las semillas de marihuana?

Estos son los parámetros clave para conservar semillas de cannabis el máximo tiempo posible:

1- Exposición a la luz

La cáscara ayuda a proteger los tejidos embrionarios de la luz, favoreciendo que las semillas permanezcan en estado latente. En la naturaleza, las semillas de cannabis normalmente caen de la planta en otoño y permanecen bajo una ligera capa de tierra hasta que germinan en la primavera siguiente. Por tanto, las semillas de cannabis no evolucionaron para hacer frente a niveles de luz intensos, que pueden desencadenar los procesos químicos para la germinación. Almacenar las semillas de cannabis en un recipiente opaco y oscuro es una buena forma de mantener las máximas tasas de germinación en el futuro.

2- Nivel de humedad

Para germinar semillas de cannabis se utilizan niveles muy altos de humedad relativa; por lo tanto, tiene sentido utilizar condiciones de baja humedad para su conservación. Si solo almacenas semillas por un período corto de tiempo (no más de unos pocos meses), una humedad relativa entre 20% y 30% está bien. Si las estás almacenando por más tiempo, apunta a un nivel de humedad de alrededor del 8% al 10%.

Una buena manera de asegurarse de que las semillas permanezcan secas es incluir un desecante en el recipiente en el que conserves las semillas, esos pequeños paquetes de gel de sílice que a menudo se incluyen con distintos productos. También absorben cualquier exceso de etileno producido a medida que envejecen las semillas, que puede estimular su germinación. Incluso puedes usar granos de arroz en caso de necesidad.

3- Fluctuaciones de temperatura

Cuando se trata de conservar semillas de cannabis, cuanto más fresco mejor. Pero solo hasta cierto punto. A bajas temperaturas, la vida de las semillas de cannabis se alarga considerablemente, ya que el delicado tejido vivo de la planta puede sobrevivir durante períodos mucho más largos, puesto que las temperaturas frías ralentizan la bioquímica celular. Otra opción es congelar las semillas para guardarlas a largo plazo, pero si el proceso no se realiza correctamente puede dañarlas en lugar de protegerlas.

Así que la temperatura ideal de conservación está aproximadamente entre 4° y 8° C. Sin duda, puedes almacenar semillas a temperaturas más altas, pero se reducirá su vida útil. Muchos cultivadores emplean temperaturas de alrededor de 4º C, pero tampoco es un número mágico.

4- ​​Límite de oxígeno

Aunque no es un factor tan determinante, si una semilla recibe un suministro constante de oxígeno fresco también se puede provocar una germinación prematura. Para evitarlo, guarda las semillas en una bolsa o recipiente de cierre hermético. Dentro de un recubrimiento al vacío es ideal, pero cualquier recipiente o lugar que esté sellado es suficiente.

Cómo conservar semillas de marihuana

¿Qué tengo que tener en cuenta para conservar mis semillas de marihuana?¡Nuestro compañero Santiago ha preparado un sencillo Reel resumiendo este artículo! Esta y muchas más publicaciones están disponibles en nuestro perfil de Instagram.

¿Cuál es la mejor forma de almacenar semillas de cannabis?

Existen diferentes opciones dependiendo de cuánto tiempo pretendas conservar las semillas. Según las condiciones expuestas anteriormente, las semillas se guardan mejor en un lugar fresco, seco y oscuro. Eso básicamente describe una nevera o frigorífico, idealmente que sea “no-frost”, que pueda protegerlas del daño producido por la escarcha. Pero con una advertencia: no puedes abrir la puerta todo el tiempo.

Por eso es mejor si tienes un refrigerador específicamente dedicado al almacenamiento de semillas. O al menos una segunda nevera que rara vez se abre, porque cada vez que se hace el interior experimenta fluctuaciones de temperatura bastante grandes. El nivel de humedad también cambia.

Si no tienes otra opción, al menos coloca las semillas en la parte trasera del refrigerador (o en alguno de los cajones de las verduras y frutas, mucho mejor) donde se ven menos afectadas por los cambios. Y si hay un desecante en el recipiente con las semillas, los distintos niveles de humedad tampoco les afectarán.

Si no tienes una nevera a mano, también puedes almacenar tus semillas en un sótano fresco. Incluso una habitación normal puede funcionar bien: un paquete de semillas guardado en un recipiente hermético en un cajón o un armario situado en un lugar oscuro de la casa también debería ofrecerte buenas tasas de germinación. Eso sí, siempre evita almacenar tus semillas en lugares con altas temperaturas o luz intensa, como el alféizar de una ventana o tu cuarto de cultivo.

Si normalmente germinas las semillas de cannabis a las pocas semanas/meses de la compra, es posible que no necesites ser tan estricto y que no tengas que preocuparte demasiado por cómo almacenarlas. Basta con mantenerlas en un sitio fresco, al abrigo de la luz y en su envase original (que ya viene optimizado para que les sirva de protección) y sigas el sentido común de estas reglas de conservación. Si abres un paquete de semillas y no las siembras todas, pasa las semillas restantes directamente a un recipiente hermético.

¿Cuánto tiempo se pueden guardar semillas marihuana?

En general, busca siempre semillas de calidad contrastada como las que ofrecemos en el catálogo de Kannabia: si se proporcionan las condiciones ideales anteriormente descritas, se pueden conservar incluso hasta 5 años después de ser producidas y seguir siendo viables. Si les das unas condiciones de almacenamiento decentes y mantienes esas condiciones (es decir, sin grandes fluctuaciones en los parámetros ambientales), se puede esperar que las semillas sigan siendo buenas después de uno o dos años sin problemas.

Naturalmente, cuanto más tiempo conserves las semillas de marihuana, menores serán las posibilidades de una germinación exitosa. Almacenarlas incorrectamente también reduce estas posibilidades. Así que guárdalas adecuadamente cómo hemos descrito y utilízalas lo más rápido que puedas, para asegurar la tasa de germinación más alta posible.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: