Back to top
Le congrès ouvre la voie à la proposition de régularisation du cannabis médical

El Congreso de los Diputados aprueba la propuesta presentada por el Grupo Vasco (EAJ-PNV) para la regularización del cannabis que ha sido apoyada por el resto de la cámara el pasado jueves 10 de junio. Frente a su imagen de partido conservador, el PNV defiende la legalización general del uso del cáñamo, aunque su propuesta actual se limita exclusivamente a las posibles aplicaciones terapéuticas de la planta de cannabis. La legalización está ahora más cercana que nunca.

La decisión del PSOE de afrontar esta cuestión supone el paso definitivo para alcanzar la legalización terapéutica. Lucía Muñoz, diputada de Unidas Podemos, se manifiesta en términos parecidos: "Es un paso importante para abrir el debate, dado que partían de una posición prohibicionista". Así también, la presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), Carola Pérez que lleva cinco años trabajando con los partidos políticos en favor de una regulación ha declarado "espero que de aquí salga una regularización ya que este cambio de postura del PSOE supone un cambio de paradigma. Aunque es solo el primer paso de un camino largo que no va a ser sencillo, pero aquí estamos por fin"". Y añade: “No hablamos de fumar, no mezclemos debates de menores y porros, hablemos de evidencias en otros países". El observatorio apuesta por los aceites, los preparados ad hoc en farmacias, las pastillas o los vaporizadores, explica. Y puntualiza: el autocultivo está descartado para el consumo terapéutico, porque los científicos entienden que de esa manera no se pueden conocer los cannabinoides que tiene la planta, ya que se presenta en centenares de variedades distintas. Esta decisión supone un hito por ser la primera vez que el Congreso de los Diputados en España, abre sus puertas al debate sobre el cannabis medicinal. Aunque se trate de una legalización parcial que afectará principalmente a pacientes y asociaciones de consumidores de marihuana también será bienvenida por los defensores de la legalización integral ya que supondrá un avance importante.

Se creará una subcomisión que estudie la experiencia de otros países que ya han puesto en marcha programas de cannabis terapéutico y que analice con objetividad la evidencia científica para elaborar un informe en el Gobierno, basado en las conclusiones que presenten los expertos más competentes en la materia, y así crear una regulación que una amplia mayoría de la sociedad española ya venía demandando desde hace años.

 

 

La subcomisión tendrá ahora seis meses, claves para el cannabis medicinal, para realizar el informe y presentar sus conclusiones. Si la Comisión de Sanidad y Consumo aprueba el texto, se elevará al Pleno de la Cámara para su debate y aprobación. De ahí iría al Gobierno, que tendría si se cumplen los plazos, menos de año y medio para aprobar una hipotética regulación; si no lo hacen, el trabajo caería en saco roto con la próxima convocatoria electoral y habría que empezar de nuevo, aunque el informe elaborado seguiría siendo válido.

Daniel Viondi, diputado socialista, será el portavoz del partido en la subcomisión e insiste en este punto para aclarar confusiones acerca de qué es el cannabis medicinal: "Cuando hablamos de cannabis medicinal no hablamos del cannabis para usos lúdicos o recreativos. Si puede tener un uso que beneficie a la salud pública y los pacientes hay que valorarlo, pero queremos separar los dos", ha declarado Viondi. Además, el socialista Viondi también añade que el hecho de cada vez un mayor número de estados se han venido sumando al uso terapéutico de la planta de cannabis, como Francia, Israel, EE UU, Canadá, Uruguay, Alemania, Italia y un largo etcétera es "indicativo", pero defiende la necesidad de que representantes de estos países expliquen los modelos que están poniendo en marcha y los problemas que están afrontando.

Cuando este asunto se debatió en la Comisión de Sanidad del Congreso con anterioridad, el PP ya expresó su rechazo, destacando que faltan evidencias científicas y consideraron “inoportuno” plantear este asunto en medio de una pandemia. Vox fue más lejos, y añadió que solo es un intento de “blanquear la droga” y anunció su “oposición frontal” a cualquier propuesta de legalizar el cannabis. Actualmente, Unidas Podemos, está preparando una proposición de ley para el uso integral del cannabis, ya que opina que el marco de debate que ofrece la subcomisión es "bastante estrecho" porque se aborda una cuestión multidimensional como es el cannabis "desde un solo punto de vista", explica la diputada Lucía Muñoz. "¿Qué pasa con la vertiente económica? ¿Quién va a producir el cannabis, quién va a hacer negocio y va a obtener los beneficios? ¿Qué pasa con la brecha de género, por la que las mujeres pagan el pato del crimen organizado? ¿Qué pasa con la ley mordaza? ¿Alguien se pregunta las consecuencias que puede tener para un chaval que le multen con 600 euros por posesión?", reflexiona. Ninguna de estas cuestiones se aborda en el debate del cannabis medicinal.

Los defensores de la regulación creen que en la actualidad el único final posible de este proceso es la regularización. La sociedad española está preparada, cuentan citando un encuesta reciente del CIS que cifra en un 90% el apoyo a la regulación con fines terapéuticos, que desde el PSOE también señalan como decisiva a la hora de medir el pulso social con esta cuestión. También señalan la contradicción injustificable que ven en el hecho de que el Gobierno conceda licencias a ciertas personas para cultivar y exportar cannabis a otros países, ese mismo cannabis que todos los anteriores ministros de Sanidad han rechazo regularizar porque "no hay evidencia científica suficiente". Pero incluso aquí hay avances, como una mayor predisposición del Gobierno: la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) cada vez otorga más licencias de este tipo, tanto para el cultivo y producción con fines de exportación como para la investigación médica, una de las cuestiones por la que los científicos piden la regulación terapéutica: con una normativa, se facilitaría mucho la investigación.

Desde el OECM confían en que los grupos parlamentarios implementen la subcomisión lo antes posible. Será una oportunidad de vital importancia para escuchar a los legisladores en materia de sanidad de aquellos países con legislación y regulación ya establecida en base a la regularización del cannabis medicinal, así como a investigadores, sanitarios y juristas participantes en la creación de estas leyes.

Y, por último pero no menos importante, es necesario destacar el cambio de postura de la Organización de Naciones Unidas (ONU) el pasado mes de diciembre al eliminar el cannabis de la lista IV de sustancias estupefacientes, que no tienen propiedades terapéuticas y están sujetas al control máximo, para recalificar el cannabis en a lista I, donde están las sustancias que sí tienen potencial médico.

De igual manera, entendemos que la presencia de pacientes que ya se han beneficiado de normativas reguladoras permisivas del uso del cannabis medicinal en sus países de origen, será igualmente un factor a tener en cuenta como precedentes esenciales.

La presidenta del OECM Carola Pérez desde hace años ha venido manifestando su postura ante el bloqueo existente al consumo de cannabis con fines terapéuticos: "Somos pioneros en sacar cepas. Tenemos los mejores investigadores y licencias para cultivar. Nadie lo entiende" "El 70% de los pacientes crónicos no encontramos ninguna solución", nos explicaba. Otra "batalla fundamental", dice Pérez, es saber "qué patologías van a estar incluidas y por tanto quién puede acceder al cannabis medicinal: si el dolor crónico, el neuropático, el cáncer sí o no...". Pero para eso queda tiempo, solo queda esperar. Este jueves se ha dado solo otro paso más.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.